Ollas y sueños, el documental sobre la gastronomía peruana

Ollas y sueños, el nuevo documental sobre la gastronomía de Perú se estrenó recientemente en Caracas en los espacios de la Universidad Nacional Abierta ubicada en la urbanización San Bernardino en Caracas

Con este documental, el embajador de Perú en Venezuela, Mario López Chávarri, expresó: “este documental nos quiso mostrar un Perú cercano, lleno de historia, que se lleva en el corazón y en el paladar, gracias a que la gastronomía se ha desarrollado en Perú a base de un cambio social».

El embajador también agregó: “Tenemos la oportunidad de vincularnos entre las universidades en cuanto a contenido académico, humano y cultural, la clave es la cooperación entre alumnos y profesores”.

La proyección invita a viajar junto a Ernesto Cabellos, realizador de este documental, por varias ciudades europeas como Londres, Paris, Madrid y Amsterdam amén del propio Perú.

Estas capitales son sede de maravillosos restaurantes peruanos donde los diferentes chefs ofrecen su gastronomía en una explosión de ingredientes y sabores, mostrando un pueblo mestizo que conserva su comida de manera artesanal en sus cocinas y así, gracias a ella, el mundo conoce sus tradiciones e historia de las que se sienten muy orgullosos.

Perú, además de su restauración, posee más de 4.000 calidades de papas y los peruanos recuerdan con orgullo cómo el imperio Inca se alimentó con las papas preservadas por el trabajo de las mujeres, conservando hasta hoy los rituales ancestrales de la papa.

También este país maneja el 98% de biodiversidad del planeta, siendo los terceros a escala mundial en gastronomía después de Francia y China. La cantidad de productos autóctonos es enorme y han generado una revolución gastronómica que se ha infiltrado por todo el mundo.

Tal ha sido el reconocimiento y el respeto hacia Perú, que en 2007 la región de Pisco fue sacudida por un terrible terremoto y enseguida muchos de los grandes cocineros del mundo viajaron hasta allá para unirse a sus colegas peruanos, improvisar cocinas en las calles para alimentar y ayudar al pueblo en esos momentos de angustia, dolor y necesidad.

Hoy día se puede decir que Perú y el resto del mundo comen peruano mientras se sienten orgullosos de lo que son y representan.