Pastelera venezolana presenta una dulce "Obra" de arte en Miami

Rodeada de una familia de cocineros, podemos decir que María Laura Aguirre es una pastelera venezolana de nacimiento ya que cultivó su amor por el dulce arte mucho antes de llegar al mundo.

María Laura Aguirre es una pastelera venezolana que se describe a si misma como «una persona como cualquier otra persiguiendo su sueño de vida, la pastelería».

A los 17 años decidió emigrar por primera vez a Estados Unidos, en 2012, para realizar sus estudios de Mercadeo en Xavier University, Cincinnati. Cuando culmina esta carrera, en 2017, vuelve a tierras venezolanas.

De regreso en Venezuela, María Laura realizó un curso profesional de Panadería con especialización en Masas Quebradas y Bollería en el Instituto Europeo del Pan, Iepan.

Ese mismo año decide regresar a los Estados Unidos, pero esta vez para estudiar la carrera que desde pequeña robaba sus sueños, Pastelería en The French Pastry School, Chicago.

Foto: María Laura Aguirre

«Más que una pasión, es amor»

Su amor por el dulce vino muchísimo antes de pisar el mundo, ya que su mamá, durante su gestación se dedicó a preparar numerosas tortas. Recuerda con cariño aquellos aromas que inundaban su casa cuando horneaban tortas como, también, el sabor de cada una de ellas.

Desde pequeña quiso ser como su madre, quien le comparte que, cuando era una niña, se quedaba mirando fijamente las vitrinas de las panaderías y ella no sabía si era por simple curiosidad, un interés más profundo o solo por su fascinación por lo dulce. Además, desde pequeña su mamá la inscribía en cursos y campamentos de pastelería.

Su mayor inspiración son su mamá y su abuela, quienes han sido piezas clave en su formación profesional. También se inspira de aquellos sitios en los que ha viajado o vivido. «Aún me queda un mundo que visitar y miles de sabores por probar».

Para esta pastelera venezolana, una cocina es el lugar perfecto para compartir y aprender con los suyos. 

«Siento que en una cocina convives tanto con tus compañeros que verdaderamente se vuelven tu familia y, sin darnos cuenta, cocinamos para todo tipo de ocasiones, con el fin de hacer felices a nuestros comensales», comparte.

En Venezuela realizó sus pasantías y trabajó en varios restaurantes de Caracas, donde tuvo su primer contacto dentro del alta cocina. Además, durante este tiempo obtuvo grandes conocimientos de la mano del chef Carlos García.

«Aprendí mucho de este ambiente y de lo que es trabajar bajo las condiciones en las que viven actualmente los venezolanos. Puedo decir que en este capítulo aprendí de humanidad, aprendí que en Venezuela existen guerreros y personas que aman su trabajo pese a cualquier condición y que es un país lleno de oportunidades», dice la pastelera venezolana.

 

Foto: María Laura

Foto: María Laura en acción

En Obra Miami, el restaurante que Carlos García tiene en esa ciudad de Florida, la pastelera decidió preparar un postre característico de las panaderías y pastelerías venezolanas: bombas rellenas. Cuando tuvo la oportunidad de intervenir los ingredientes de un postre tan icónico para los venezolanos, decidió presentar en el menú una bomba con una lluvia de azúcar de moras liofilizadas, rellena con un chantilly de mora sobre un gel de mora ácida; acompañada por un crumble y helado de coco. «Este es uno de los platos más femeninos, artísticos y deliciosos que he creado».

Foto: Bomba rellena con un splash de mora por debajo y una quenelle de helado Crédito: Obra Miami

Foto: Bomba rellena con un splash de mora por debajo y una quenelle de helado
Crédito: Obra Miami

Trabajar en Estados Unidos ha sido una experiencia única de crecimiento en el ámbito profesional y personal. Al mes de haber empezado sus estudios ya contaba con pasantías en restaurantes como Boka Restaurant Group-Boka, que cuenta con una estrella Michelin y Somerset (Michelin Bib Guide).

Actualmente, es la chef pastelera de Obra Kitchen Table y está concentrada en darse a conocer como pastelera y cocinera en sus redes sociales, dónde constantemente está compartiendo su trabajo.

Mauricio Morales, sous chef, asegura que María Laura se ha vuelto una pieza clave para el team Obra. Su talento y disposición al trabajar le brindan al restaurante el toque que tanto estaban buscando.

ch

María Laura agradece cada enseñanza que le ha dejado trabajar con grandes profesionales.

«Creo que es el momento de aprender y viajar por el mundo, mis compañeros y jefes en Obra Kitchen Table se han encargado de enseñarme y entrenarme en el área de la cocina. Quisiera seguir creciendo en esta área, aprender de diferentes culturas, para así poder enseñar y tener mi propio negocio», expresa.

Foto: Pie de cítricos con espumas arriba de limón y de parchita, está decorado con unas flores comestibles y una quenelle de merengue flameado a un lado

Foto: Pie de cítricos con espumas arriba de limón y de parchita, está decorado con unas flores comestibles y una quenelle de merengue flameado a un lado

«Al momento de preparar un postre, prefiere irse por lo complejo, pero también resalta que los platos más simples son los mejores»

«Tuve la oportunidad de crear unos ‘churritos’ de plátano con una salsa de chocolate picante ¡y quedaron fuera de este planeta!»

Churros Plátano

Se describe como una mujer perfeccionista. Así como le gusta que las cosas queden bien en el hogar, lo mismo pasa con la cocina y cada creación que materializa. Su mayor reto son los postres. Hasta el momento, lo más difícil ha sido lograr un croissant perfecto, aunque contó que cree estar bastante cerca de lograrlo.

Siempre hay espacio para un postre

Un buen postre puede hacer la diferencia en cada comida. Esto María Laura lo tiene presente a diario, ya que sus recuerdos más bonitos los ha vivido frente a una mesa acompañada de un exquisito postre.

María Laura recomienda a todos aquellos quienes quieren unirse al mundo de la pastelería a no tener miedo de arriesgarse. Estando dentro tendrán la oportunidad de crecer, aprender y enamorarse  de la cocina, un lugar que considera lleno de oportunidades y personas dispuestas a tenderte una mano. «El mundo de la pastelería, como cualquier otro, es muy bien retribuido, especialmente cuando las cosas se hacen con amor, dedicación, paciencia y profesionalismo»

 

 Coordenadas 

Instagram.  @mlauraguirre y @obramiami