<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Rulo y los perros calientes más famosos de Las Mercedes

Su verdadero nombre es Alfonso Restifo pero sus propios comensales lo bautizaron como Rulo. Desde hace 46 años elabora los perros calientes más famosos de Las Mercedes.

 

Rulo apenas tenía 12 años cuando hizo, por primera vez, un perro caliente para un cliente. A esa edad comenzó a ayudar a su papá, Giuseppe, en su carrito. Nadie se imaginaba que, unos años después, ese niño se convertiría en uno de los perrocalenteros más famosos de Caracas.

Su verdadero nombre es Alfonso Restifo, pero sus propios comensales lo bautizaron como «Rulo», nombre que se convirtió en su propia marca.

Desde hace 46 años, Rulo vende sus perros calientes en la esquina de Las Mercedes, detrás del centro comercial Tolón. Poco a poco su negocio ha crecido. Ahora tiene un amplio carrito y 9 empleados.  A punta de perros calientes, y con el apoyo de su esposa Ana, hizo universitarios a sus dos hijos.

Rulo

Rulo con su esposa Ana, su apoyo durante 30 años

Ayer 30 de enero, Rulo recibió un homenaje sorpresa de la marca Plumrose, porque siempre ha utilizado salchichas de la marca. «Si se me ocurriera cambiar de marca, el cliente lo notaría. Y la calidad está siempre por encima de todo», dijo.

Representantes de Mercadeo de Plumrose, liderados por Rafael Sandia, sorprendieron a Rulo con un diploma y una caricatura enmarcada, para agradecerle su fidelidad. Es la primera vez que la marca hace un homenaje a un perrocalentero. «De verdad estoy muy emocionado», dijo varias veces.

Rulo

Cuida todos los aspectos. Algunas salsas, como su famosa de ajo, las hacen ellos mismos.  El pan es suave, esponjoso y con una elasticidad perfecta que le impide desmoronarse. Rulo lo encarga a dos panaderos artesanales, con los que trabaja desde hace muchos años.

Él es el primer comensal de sus propios perros y así lo confiesa:

«Todos los días me como dos perros calientes. Uno con todo y el otro a veces sin cebolla, o con menos salsas, o sin papas… para sentir que como algo distinto», cuenta.

Rulo

«Estoy muy orgulloso de mi trabajo. Me ha dado satisfacción completa. Me gusta atender bien a mis clientes, es bonito. Mi esposa dice que conmigo no se puede salir, porque todo el mundo me saluda», dice Rulo, sonriendo.

Rulo es de trato pausado, de sonrisa fácil y naturalmente amable. Es fácil sentirlo amigo. Los clientes lo sienten cercano y siempre vuelven.

Los perros calientes del street food caraqueño son un icono. Las salchichas se mantienen en agua caliente, muchas veces aliñada con cebolla, cilantro y otros vegetales, y el vapor que emanan suaviza los panes.

A todo eso se le añaden hilos de papitas fritas, cebolla cruda picadita, a veces repollo blanco, queso blanco rallado y, sobre las tres salsas básicas de ketchup, mostaza y mayonesa, infinitas opciones como tártara, de maíz, picante, alemana, rosada, curry, todo depende de lo que quiera ofrecer el maestro perrocalentero y del toque que le ponga.

Coordenadas

Ubicación. Entre calles Orinoco y Nueva York de Las Mercedes.

Horario. De lunes a sábado, de 11.30 am a 7 pm.

Instagram. @rulolasmercedes

Catering. Monta su carrito en fiestas. Reservaciones por el 0414-323.0767