La chef venezolana Solange Sarmiento, su ley es la cocina

Entrevistar a Solange ha sido un ejercicio muy gratificante. Ambos tenemos historias y cariños compartidos. La conozco desde que presentó, en 2000, su prueba de admisión en la Casa Amarilla de Los Caobos, sede del CEGA, famosa escuela de cocina fundada por el Profesor José Rafael Lovera en 1988

Su primera labor dentro de una cocina profesional, mucho antes de comenzar la escuela, fue como ayudante del recordado y hoy desaparecido Le petit bistrot de Jaques —donde el chef francés Marc Provost ofrecía una propuesta que muchos extrañamos por estas tierras.

Solange es abogado pero cambió los códigos penales por las sartenes y el derecho romano por el merengue italiano. Su pasión por la cocina le permitió dejar la carrera de derecho y dedicarse en cuerpo, alma y corazón a esa maravillosa experiencia que es cocinar.

Contó con instructores como Oliver Balteo, Miguel Alfonzo y Mariana Montero, a quienes recuerda siempre con cariño y admiración. Al finalizar su curso, la invitaron a formar parte del cuerpo docente de la institución, además de encargarse valientemente de las clases de etiqueta y protocolo y de la función de jefe de sala del comedor del CEGA.
También la llamaron a ser sous chef de pastelería de Mariana Montero de quien comparte: “Dirigíamos la cocina de nuestra alma mater. Yo recuerdo, con mucho cariño, que en esa época teníamos un gran ambiente laboral. Siempre nos sentimos en familia y mucho de ese bienestar lo lográbamos gracias a la labor gerencial y humana de Marisabel Lovera campeona del CEGA”.

En el año 2004 Solange recibe una gran oportunidad para trabajar como sous chef del Grupo Grillo, perteneciente a un querido y famoso gastronauta venezolano, el señor Héctor Soucy. Para celebrar su primer año con esta nueva organización gastronómica, hace dos pasantías muy importantes.

Para complementar su formación, se traslada a Madrid y se enrola en la cocina del famoso chef Alberto Chicote, en su restaurante Nodo. Hizo suya su propuesta que mezcla la cocina asiática con ibérica. Luego pasa a ser cocinera de Andrés Madrigal —en el recordado Balzac de Moreto 7.

Al regresar de la “Madre Patria”, Sol, como la llaman sus amigos, fue nombrada chef ejecutiva del Grupo Grillo y así comenzó a tener cinco cocinas bajo su mando. En ese peregrinar de mucho trabajo y mucha paciencia pasó cinco años.
Como toda emprendedora, la chef Sarmiento, luego de haber cumplido su etapa de servicios de 200 cubiertos, largas jornadas y 100 empleados a su mando, decide aventurarse con su propia empresa: Catara Global Cuisine. Empresa dedicada al catering para eventos de diversos tipos, al mismo tiempo que se encarga de la pastelería El Tartufo, todo un clásico para los caraqueños.

A principios del año 2013, recibió el llamado de profesor José Rafael Lovera y recibió la propuesta de volver a la escuela, esta vez como su jefe instructora. Se encarga de la formación de los estudiantes, del servicio de comedor que prestan de miércoles a viernes a partir de las 12:30, así como de los famosos cursos de técnicas básicas.

PIN PONG de Solange
• Un olor: a canela
• Un sabor: el jengibre
• Un ingrediente: el ají dulce
• Un país: Venezuela
• Una mujer: mi madre
• Un hombre: mi padre
• Una película: Comer rezar, amar
• Una canción: “Viva Venezuela”
• Un animal: el perro
• Un postre: espuma de chocolate venezolano