<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Te salva lo que comes: Alimentos que combaten el cáncer

Saber escoger lo que se ingiere puede ser clave para evitar que el cáncer se desarrolle. Algunos alimentos combaten las células malignas con más eficiencia. Hoy, que es Día Mundial de la Salud, decimos cuáles son y para qué sirven exactamente

 

«Lo que no mata, engorda», decimos con frecuencia para comer sin cargo de conciencia lo que es poco beneficioso para la salud. Pero también sabemos que «eres lo que comes» y, en este sentido, mejor deberíamos decir: «Te salva (o te mata) lo que comes». Existen alimentos que combaten el cáncer, y se ha comprobado con varios estudios científicos.

Los oncólogos estiman que cerca de 30% de los casos de cáncer en el mundo occidental se vinculan con una dieta inadecuada. La buena noticia es que la nutrición también actúa al revés: una buena alimentación previene y combate enfermedades, incluido el temible cáncer.

Existen alimentos que poseen propiedades anticáncer comprobadas con largos y completos estudios científicos. Algunos reducen el crecimiento de las células tumorales, otros evitan que se expandan y unos más incluso provocan que esas malas células se suiciden, con un proceso que se llama apoptosis.

Estos alimentos que combaten el cáncer no son tan complicados de conseguir. Muchos están en nuestra despensa diaria o en los mercados. Tampoco requieren que se consuman por toneladas.

La influencia de la dieta en el desarrollo de tumores malignos se nota en las diferentes tasas de tipos de cáncer comunes entre algunos países y otros.

Un caso es la India, donde el cáncer de próstata es 25 veces menor que en Occidente, 10 veces menor el de mama y nueve veces menos frecuente el de colon. Todos esos tipos de cáncer están entre los cinco más comunes en países occidentales.

Los oncólogos piensan que se debe a las especias que utilizan en sus comidas, especialmente a la cúrcuma, poderoso antiinflamatorio que repotencia su poder al mezclarla con pimienta o jengibre.

Científicos que apuestan por los alimentos

Tres grandes estudiosos del efecto anticáncer de los alimentos han sido Richard Béliveau, bioquímico canadiense; Gilberto Chéchile, médico del Instituto Médico Tecnológico de Barcelona en España y el neuropsiquiatra francés David Servan-Schreiber, quien, además, lo comprobó por sí mismo al sobrevivir más de dos décadas con un agresivo tumor cerebral que, se suponía, acabaría con él en pocos meses.

Esto lo logró con una estrategia alimentaria a la que añadió una buena dosis de estilo de vida integral saludable. Su «dieta anti-cáncer», que es también el nombre de su libro se convirtió en su obsesión. Y en su propia vida.
9788467049749

Según lo que pudo investigar, revisando los historiales de décadas de casos de éxito en la lucha contra el cáncer, es que el declive alimenticio de Occidente y su avalancha de enfermedades, comenzó en 1940.

En esa década se comenzaron a sustituir fibras, verduras y frutas por grasas, harinas y azúcares refinados y la agroindustria aumentó el uso de químicos en toda la cadena alimentaria. Ese hallazgo fue clave en el diseño de su plan de vida anti-cáncer.

En muchas de sus propuestas científicas coinciden Béliveau y Chéchile. Por su parte, en Venezuela, la Sociedad Anticancerosa ha identificado alimentos que ayudan a prevenir tumores comunes, como el cáncer de próstata.

Bocados poderosos

Todos los científicos mencionados en este artículo detectaron, en sus investigaciones, que la glucosa es el principal nutriente de las células cancerosas. Es más: Es lo que los tumores necesitan para crecer.

En eso es particularmente contundente Gilberto Chéchile que lo plasma en su investigación Ayude a combatir el cáncer.

El organismo transforma en glucosa los azúcares y las harinas que ingiere. Y, según Servan, es lo que junto con las grasas más consume la población occidental, incluidos los venezolanos.

Sugiere que se invierta la proporción colocando en el plato más de la mitad de verdura (mejor si son crudas o poco cocinadas) más un poco de proteínas y otro de carbohidratos.

alimentos que combaten el cancer

Foto cortesía Magda Ehlers de Pexels

En Venezuela, lo usual es que la mayor parte del plato este cubierta por un carbohidrato. Propone complementar esto consumiendo frutas en estado natural, no en jugo ni procesadas.

Para qué sirve cada cosa

Los diversos estudios científicos han definido, casi con exactitud, cuánto poder y exactamente qué tipo de células malignas afectan los alimentos que combaten el cáncer.

 

frutas

Las frutas y verduras contienen fitoquímicos que interfieren en el desarrollo del cáncer. Eso sí, como insiste Servan, deben estar crudas y, por supuesto, bien lavadas.

El tomate es un caso particular porque es mejor procesado en salsas o purés, sobre todo para los hombres pues el calor potencia el poder del licopeno, sustancia que ayuda a reducir el tamaño de las células malignas del cáncer de próstata.

salsa-de-jitomate

Las crucíferas son otro gran poder anticáncer. A este grupo pertenecen el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas y el repollo.

Según la investigación de los científicos, desintoxican el organismo e inducen a las células malignas a autodestruirse, en ese proceso llamado apoptosis.

Richard Believieu descubrió que estas verduras, como el brócoli, la coliflor y el repollo, parecen particularmente efectivos contra el cáncer de vejiga, mama, próstata y cualquier tipo de tumor en el área gastrointestinal.
brocoli

En otro punto en el que coinciden los científicos es en el té verde.

té-verde
Al té verde lo consideran un poderoso anticancerígeno, porque posee muchísimos polifenoles. Es bueno en general, pero particularmente efectivo para prevenir y potenciar los tratamientos en casos de cáncer de próstata, mama, riñón, piel y leucemia.

Ajo, cebolla y todos sus parecidos, son muy recomendables. Sus compuestos fitoquímicos azufrados son particularmente beneficiosos para combatir el cáncer de estómago, esófago y colon.

Sus propiedades son proteger contra los daños de las células cancerígenas y evitar que estas crezcan. De alguna forma, las mantienen bajo control.
sopa-de-cebolla
Por último, la mágica cúrcuma. Ningún estudio científico sobre los alimentos anticancerígenos puede dejar de mencionarla. Parece ser el gran secreto de la baja incidencia en la India de los tipos de cáncer que en Occidente son los más comunes.

Combinada con un poco de pimienta o jengibre (a una relación de tres partes por una), es un poderoso anticancerígeno, que parece proteger contra casi todos los tumores.

Dice Believieu que adicionar una cucharadita al día en las comidas, en las salsas o al preparar el arroz, es un gran escudo anticáncer.

Un dato: No cambia para nada el sabor de los alimentos, sólo los colorea de amarillo (igual que los dedos así que hay que tener cuidado al manipularla). Ahora también se siembra en Venezuela. Se puede comprar en polvo o en raíz.

curcuma, salud, curcumina

La salud entra por la boca. Los alimentos deberían escogerse pensando en la salud, aunque eso no coincida con los (malos) hábitos de siempre. Consumir alimentos que combaten el cáncer es fácil y una gran ayuda para una vida sana.