Vida sana

Mindful eating: ¿en qué consiste este método de alimentación saludable?

Los pasos básicos del Mindful eating se pueden hacer en casa sin ninguna dificultad. Solo se necesita estar dispuesto a comer sin prisas y conectado con lo que está en el plato y a dejar de considerar el acto de alimentarse como un trámite corporal más

mindful eating
Cortesía Pexels
Publicidad

El mindful eating es una tendencia de autocuidado que combina técnicas de relajación y paz mental con la nutrición saludable. El objetivo es mejorar la conexión entre la mente y el intestino, alejando el estrés a la hora de comer, para hacerlo sin ansiedad.

Los pasos básicos del Mindful eating, que puede traducirse como alimentación consciente, se pueden hacer en casa sin ninguna dificultad. Solo se necesita estar dispuesto a comer sin prisas y conectado con lo que está en el plato y a dejar de considerar el acto de alimentarse como un trámite corporal más.

Según Pilar Morales, directora de coaching de Pronokal Group, entrevistada por la revista Woman Madame Figaro, hay pautas básicas a seguir para aplicar el Mindful eating; antes, durante y después de comer.

Los 3 golpes del Mindful eating

Antes de comer. Con el plato o la comida delante, realizar tres respiraciones conscientes (inhalar profundamente y exhalar lento) para «traer la mente al cuerpo», dice Morales en la entrevista. Luego se puede empezar a comer.

mindful eating
Foto Alexander Grey / Pexels

Durante la comida. Hacer los dos primeros bocados con «mindfulness», es decir: atención plena. Fijarse en el trozo de comida, cómo huele, qué aspecto tiene, cómo se siente en la boca con cada mordisco, cómo se mueve el brazo para llevarlo a la boca… todos los detalles posibles.

Para el acto de comer, Christopher Willard, especialista en Mindfulness, sugiere algo muy importante: disminuir la velocidad tanto al masticar como al llevarse la comida a la boca. Y sugiere rescatar aquello que nos decían las abuelas: masticar al menos 25 veces cada bocado y dejar el tenedor entre bocado y bocado.

mindful eating
Foto de Dorukhan Pekcan

«Disminuir la velocidad es una de las mejores maneras en que podemos hacer que nuestra mente y nuestro cuerpo comuniquen lo que realmente necesitamos para la nutrición. El cuerpo en realidad envía su señal de saciedad unos 20 minutos después que el cerebro, por lo que a menudo comemos en exceso inconscientemente. Pero, si disminuimos la velocidad, puede darle a su cuerpo la oportunidad de ponerse al día con su cerebro y escuchar las señales», expresa en la web mindful.org,

Después de comer. No levantarse de inmediato. Pilar Morales recomienda darse un tiempo para reflexionar sobre cómo se siente el cuerpo, y agradecer mentalmente a quien cocinó, a quien hizo posible que los alimentos llegaran a tu cocina e incluso a la Tierra por producirlos. También por poder comer, algo que no todo el mundo puede hacer.

El Mindful eating se anota dentro de la corriente del Mindfulness y ayuda a desarrollar una alimentación intuitiva, en el que el organismo logra manifestar lo que le conviene y lo que no. Destierra las dietas, porque se apoya de manera natural en una alimentación saludable que también es flexible.

Lea también:

Publicidad
Publicidad