Vinos chilenos Montes Alpha hicieron historia en Caracas

El mundo del vino está lleno de mística, historia y fieles adictos que se convierten en coleccionistas, guardan recuerdos y catan momentos. Hace unos días recibí una invitación para hacer una cata vertical de vinos chilenos Montes Alpha, unos de mis favoritos para entender su evolución a través del tiempo

Vinos chilenos Montes Alpha hicieron historia en Caracas

Quién no conozca mucho de vinos, el portal La Vinoteca lo explica de una forma muy sencilla:

Cata vertical consiste en catar distintas añadas del mismo vino. Con este tipo de cata se observa la evolución del vino en el tiempo, su desarrollo en botella y sobre todo se puede distinguir la calidad de las añadas así como analizar los diferentes cambios en el método de elaboración si se hubieran producido.

En el caso de las catas horizontales, consisten en la cata de vinos de la misma añada, de la misma zona o variedad de uva. Esta permite comparar las diferencias en los métodos de elaboración y la influencia de los distintos tipos de suelos y microclimas en una misma variedad de uva.

Una ocasión muy especial

Montes_Alpha_3_Foto_Ligia_Velasquez_Bienmesabe

Montes fue la primera bodega de vinos premium de Chile fundada en 1987. Desde esa fecha siempre han tenido claro que su meta es producir vinos de alta calidad y que mejoren con el pasar del tiempo.

Esta ocasión era muy especial por varias razones: las botellas fueron puestas por el periodista Miro Popic y el Presidente de la Asociación de Sommelieres de Venezuela, Leo Dadazzio, quienes aportaron de sus reservas personales y, Casa Oliveira puso las que tenía de su enoteca.  En este evento hubo botellas que incluso en Chile ya estaban agotadas.

Hubo un total de nueve cosechas que se descorcharon: 1988, 1989, 1990, 1993, 2002, 2007, 2008, 2010, 2011.

Casa Oliveira colaboró con las etiquetas de 2011, 2010, 2008, 2007 y el resto fueron entre Miro y Leo.

 

¿Qué se buscaba con esta experiencia?

Montes_Alpha_4_Foto_Ligia_Velasquez_Bienmesabe

 

Aquí el ejercicio era ver la evolución de los vinos en botella y si tenían la capacidad de aguantar tantos años como los grandes vinos que se producen en Francia. Era un reto pero había que hacerlo.

La actividad que se llevó a cabo en la Academia de Sommeliers de Venezuela, estuvo liderada por Dayana Medina quien recibió un grupo reducido compuesto por invitados especiales, los mejores sommeliers del país y unos pocos periodistas que pudimos catar una de las mejores marcas chilenas y comprobar que su comportamiento con el tiempo da para mucho.

Aquí, apreciaciones sencillas sobre lo que encontramos en cada uno de los vinos catados en el siguiente orden:

 2011

• Color intenso alto
• Destellos hacia el granate
• Vino complejo y estructurado
• Se confirma que por sus características es un vino chileno
• Hay presencia de eucalipto, herbáceo, casis, mora, frambuesa, cuero y aceitunas negras
• Tiene una persistencia larga en boca y al final, se siente un toque de amargura así como de astringencia
• Es un vino que da mucho placer

2010
• Este vino se cosechó 15 después del terremoto
• Hay presencia de notas de eucalipto, pimienta negra y cerezas
• Los taninos son correctos
• Hay una presencia sutil, limpia y elegante de madera
• Podría ir muy bien con unas chuleticas de cordero

2008
• De color rojo granate
• Posee aromas más evolucionados
• Hay presencia de pimentón verde y eucalipto

2007
• Alcohol potente en nariz
• Astringencia educada
• No agrede al paladar
• Casi no hay lágrimas o piernas en la copa

2002
• Hay notas granate con bordes naranja
• Notas balsámicas, mentoladas, cassis, confitura, frutas maduras, regaliz
• Los taninos están domados
• Hay evolución en boca
• Acidez baja
• Muy similar a los vinos franceses en equilibrio y amigables

1990
• En nariz desagradable
• Color granate
• Mejor sabor en boca
• Gusto afrancesado
1993
• Color opaco
• Presencia de animal sudado
• Nota mentolada, eucalipto e hinojo
• Es ideal para beberlo solo

1989
• En boca es perfumado
• Notas balsámicas
• Flores secas

1988
• Tiene fortaleza
• Color ambar hacia marrón
• Presencia de cassis, fresas
• Se puede beber solo, no se necesita hacer una armonía para un plato

Conclusiones de la cata Montes Alpha Cabernet Sauvignon:

Montes_Alpha_2_Foto_Ligia_Velasquez_Bienmesabe

  • Ninguno de los vinos estuvo enfermo ni alterado, lo que habla muy bien de esta bodega y sus productores.
  • En la copa se pudo percibir la evolución de los vinos en aromas, color y sabor.
  • Se probaron vinos de 1988, 1989, 1993, 1990, 2002, 2007, 2008, 2010 y 2011.
  • En líneas generales se puede decir que algunos vinos ya no tenían un aroma atractivo. Sin embargo, en boca estaban espectaculares. Algunos funcionarían para hacer armonías con platos y otros para disfrutarse en la soledad.