166 muertes infantiles se han registrado en 2016 en la Concepción Palacios

Así lo denunciaron médicos y pacientes durante una jornada de protesta llevada a cabo este lunes en dicho centro hospitalario.

Ciento sesenta y seis muertes infantiles ha registrado la Maternidad Concepción Palacios en los primeros seis meses de 2016, lo que representa un incremento sustancial con respecto a 2015, cuando hubo 94 casos.

Así lo denunciaron médicos y pacientes durante una jornada de protesta llevada a cabo este lunes en dicho centro hospitalario.

Los profesionales de la salud se abrieron paso a empujones, entre los efectivos de la Guardia Nacional que custodiaban el centro hospitalario, para permitir el acceso a los periodistas, quienes pudieron constatar con sus cámaras las pésimas condiciones en que funciona esta maternidad, referencia nacional en materia de obstetricia.

«En 2015 hubo 94 muertes infantiles y este año, de enero a junio, tenemos 166 muertes. El 90% son de casos de niños con un peso de menos de 2.500 gramos, pero aun así esto no pasaría en otros países», informó la doctora Gladys Zambrano, directora de epidemiología.

Zambrano también denunció que hasta junio de este año se habían registrado 155 casos de mujeres infectadas.

«Pasan a quirófano y a las 12-24 horas ya tienen una infección quirúrgica. ¿Qué calidad de atención les estamos dando?», cuestionó la especialista, quien aseguró que el hospital está funcionando en un 30-40 por ciento de su capacidad.

«Mi hija tiene 21 días hospitalizada aquí. He visto casos de madres que han dado a luz y sus hijos se les han muerto. Hay mujeres infectadas porque no hay insumos. No hay bisturí para hacerle una cesárea dignamente a una mujer. Aquí hay una paciente a la que abrieron con una tijera por la falta de bisturí. No es justo que estemos pasando esto. No es justo, nuestros familiares se nos están muriendo, nuestros niños se nos están muriendo. De verdad, esto es una crisis grande. Esto no es mentira. Suban a los pisos, vean cómo está, eso está infectado totalmente», fue el testimonio que brindó una madre  a los medios de comunicación.

Otra señora, cuya hija de 21 años lleva 18 días hospitalizada porque se infectó en la maternidad, indicó que los pacientes y sus familiares le dan toda la razón al personal médico, a las enfermeras e incluso al personal de limpieza “porque yo lo estoy palpitando (viviendo) que no tienen ningún insumo para poder trabajar. Yo acá le estoy trayendo el desayuno a mi hija – muestra dos arepas y un jugo – porque no tiene con qué comer. Señor presidente (Nicolás Maduro) usted tiene que venir acá, no enviar a alguien. Venga acá y vea cómo están trabajando todos estos profesionales. ¡Con las uñas! Venga y palpe lo que se está viviendo acá”, dijo con insistencia.

Innumerables fallas…

Moraima Hernández, presidenta de la Sociedad de Médicos de la Concepción Palacios, indicó que la protesta tuvo como objetivo denunciar, por enésima vez, las condiciones de este centro.

«A pesar de que somos un hospital priorizado, según lo dijo la ministra de Salud; aunque ha salido por la prensa información sobre la aparente asignación de una gran cantidad de dinero; y a pesar de que han venido a visitarnos funcionarios de organismos del Estado, la verdad es que no hemos recibido respuesta a las grandes fallas que existen en este hospital», aseguró.

Indicó que en las últimas semanas las fallas han sido muy serias en la parte del laboratorio, del departamento de rayos X y en el suministro de medicinas, lo que «ha hecho que la atención que brindemos sea de muy baja calidad».

Denunció, y así lo corroboraron los periodistas en su recorrido, que la sala de partos está funcionando desde hace dos meses en el área de emergencia, mudanza que fue programada para remodelar la sala de partos.

«Pero los trabajados de remodelación no han empezado siquiera. Nos dijeron que los comenzarían hoy, porque se enteraron de que íbamos a salir nuevamente a decir ante las cámaras la realidad que existe en este hospital», dijo.

Información extraída de Unidad Venezuela.

Un día comenzó a llover sobre Vargas

La lluvia no cesó y hasta olas se formaron en el río Uria. Los sobrevivientes recuerdan los gritos, el llanto de sus vecinos, el temblor de la tierra y el deslizamiento de lodo que se conjugó en un aguacero terrible