Banda criminal azota la Sierra de Perijá asesinando a 3 personas

Gonzalo Pérez Castillo, Armando Pozada y Juan Pablo Amirka habrían sido asesinados en la mañana del domingo 18 de noviembre en las adyacencias del Rio Tukuko, Parque Nacional Sierra de Perijá, estado Zulia, victimas de una banda criminal conocida bajo el nombre de "Los hijos de Anita Femández".

La información fue suministrada este martes por el párroco de la Misión de El Tukuko, Fray Nelson Sandoval, quien refirió que los occisos habrían fallecido en una emboscada, luego de pretender recuperar un ganado que los presuntos delincuentes habrían robado la noche del sábado 17 de noviembre.
«Dicen los trabajadores de la finca Campo Alegre que el sábado, a eso de las 8:00 de la noche, entre 35 y 40 indígenas delincuentes llegaron armados a esa hacienda. Allí amarraron a los trabajadores y los golpearon. Robaron un televisor, una moto sierra, dos desmalezadoras, comida y 69 cabezas de ganado. Al día siguiente, tres de los trabajadores de esta finca se fueron a buscar el ganado robado siguiendo el rastro de los animales. Un segundo grupo, de cuatro personas, salió a las 5:00 a.m. para reforzar el primer equipo y a eso de las 10:00 am escucharon un tiroteo. Al poco tiempo se encontró un cadáver, era el de Gonzalo Pérez Castillo. Media hora después siguieron avanzando hasta llegar a la casa de Anita Femández. Allí vieron a los delincuentes y desde lejos, estos le habrían gritado:  «Vengan a recoger los muertos que tenemos aquí», relata el capuchino.
Sandoval añade que los trabajadores de la hacienda decidieron regresar a la Misión del Tukuko al constatar que el grupo de delincuentes estaba armado. Prefirieron acudir ante los caciques y pedirles apoyo. Con ocho de los caciques de la zona viajaron el domingo por la noche hasta la ciudad de Machiques de Perijá, a una hora de la Sierra, para colocar la denuncia ante el Cuerpo de Investigaciones Cientificas y Criminalísticas (Cicpc).
En cuanto a la Guardia Nacional (GNB) y el Comando Nacional Antidrogas (Conas) -asegura Sandoval- que el «Comandante Troya» habría dicho que para poder ingresar a la zona necesitaba una denuncia formal del cacique, pues se trata de un Área Bajo Régimen de Administración Especial. «Pero después de hacer la denuncia tampoco han entrado», añade.
Capuchino hizo un llamado a las autoridades para resguardar la zona y dijo temer que haya un mayor derramamiento de sangre: La gente está molesta. Hemos tenido víctimas mortales en episodios anteriores. En el año 2013 mataron a un joven de aquí y hoy la comunidad está exaltada. Dicen que ese grupo está protegido por el gobierno y por eso las autoridades no hacen nada. Nosotros no somos administradores de justicia. Así que el gobierno debe resolver este conflicto».
Finalmente pudimos conocer que esta mañana una comisión mixta integrada por CICPC, CONAS y GNB junto con un grupo grande de caciques e indígenas fueron a recuperar los cuerpos en el lugar de los hechos y ya se encuentran los cadáveres camino a la misión del Tukuko.]]>

Un día comenzó a llover sobre Vargas

La lluvia no cesó y hasta olas se formaron en el río Uria. Los sobrevivientes recuerdan los gritos, el llanto de sus vecinos, el temblor de la tierra y el deslizamiento de lodo que se conjugó en un aguacero terrible