<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Caracas vivió los estragos de una noche violenta y agitada

El este y oeste de la capital fueron campo de batalla la noche del 23 de enero. En una jornada que dejó varios puntos políticos para el análisis, la crisis social también tuvo su espacio, con acciones violentas que se extendieron a lo largo de horas.

Caracas vivió los estragos de una noche violenta y agitada

Petare fue uno de los lugares de mayor movimiento. La parroquia ubicada al este de Caracas y dueña de gran cantidad de barriadas fue epicentro del caos cuando grupos armados enfrentaron a efectivos de cuerpos de seguridad, acción que inició pasadas las 7:30 pm y se estiró hasta la medianoche de este jueves.
Ráfagas de disparos y detonaciones presuntamente de granadas formaron parte de la violenta dinámica de la noche del 23 de enero, donde la entrada a la urbanización Palo Verde fue cerrada luego de que manifestantes apostaran un camión y lo incendiaran metros antes del acceso al lugar.
No fue sino hasta pasadas las 8:00 am que fue retirado de la zona.
En el oeste, los vecinos de San Martín vivieron su propia pesadilla. Las trancas con desperdicios comenzaron después de las 8:00 pm, cuando las vías fueron zona de guerra. Barricadas con autos robados y saqueos marcaron la fecha, situación en la que vecinos de la zona reclamaron la falta de acción oportuna por parte de la policía y la Guardia Nacional Bolivariana, quienes no lograron detener el accionar de un grupo de personas que se colaron en varios comercios de la parroquia.
En La Vega, habitantes del sector indicaron que en horas de la madrugada una camioneta doble cabina con hombres encapuchados irrumpió en la zona, amenazando a varias personas y asesinando a un joven apodado “El Cachorro”.
En Catia también denunciaron acciones en las que la intervención de los cuerpos de seguridad se hizo sentir contra manifestantes de la zona. En El Amparo, Stefany Jajoy, de 20 años de edad, murió luego de recibir dos impactos de bala, según confirmó el periodista de sucesos Román Camacho.
En Las Adjuntas, de acuerdo con la propia fuente, perdió la vida Nick Oropeza, de 18 años, bajo las mismas circunstancias. Ambas víctimas se encontraban en las calles protestando.]]>