<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

EEUU sanciona a empresas y barcos por enviar crudo venezolano a Cuba

El gobierno de Estados Unidos sancionó este viernes a otras dos empresas y dos barcos por enviar crudo de Venezuela a Cuba, aliado del chavismo, y amenazó con medidas punitivas en el sector de defensa y seguridad venezolanos por apoyar a Nicolás Maduro.

Las nuevas sanciones y la advertencia son «una respuesta directa al reciente arresto ilegal de miembros de la Asamblea Nacional (AN) por parte del Sebin, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

«La acción de hoy del Tesoro avisa a los servicios militares y de inteligencia de Venezuela, así como a quienes les apoyan, de que su respaldo al régimen ilegítimo de Maduro tendrá consecuencias graves», dijo en la nota el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin.

«Estados Unidos tomará más medidas si Cuba sigue recibiendo petróleo venezolano a cambio de apoyo militar», advirtió Mnuchin.

Las sanciones marcan la primera represalia de Washington al arresto del vicepresidente de la AN, Edgar Zambrano, acusado junto a otros nueve diputados de estar involucrado en el pronunciamiento cívico-militar liderado la semana pasada contra Maduro por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido por EEUU como presidente legítimo de Venezuela.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, exigió este jueves la «liberación inmediata» de Zambrano, pero un tribunal oficialista ordenó este viernes juzgar por la vía ordinaria a ese diputado y recluirlo en Fuerte Tiuna.

Las nuevas sanciones estadounidenses afectan a dos buques petroleros con bandera de Panamá, el León Días y el Ocean Elegance, que según el Tesoro entregaron petróleo venezolano a Cuba desde finales de 2018 hasta marzo de 2019.

También golpean a las empresas propietarias de esos buques, que son, respectivamente, la liberiana Serenity Maritime Limited y la corporación Monsoon Navigation, con sede en las islas Marshall.

El objetivo de las restricciones económicas es castigar «a aquellos actores que han tenido influencia en el sector de inteligencia y defensa de Maduro», lo que incluye «al sector del petróleo de Venezuela», explicó el Tesoro.

Además, Mnuchin decidió el viernes, después de consultar con Pompeo, «que las personas que operan en el sector de defensa y seguridad de Venezuela pueden quedar sujetas a sanciones».

Estados Unidos ya ha sancionado a varios militares venezolanos de alto rango, pero en las últimas semanas ha multiplicado sus denuncias contra la presunta interferencia de Cuba en los servicios militares y de inteligencia.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, aseguró que hay unos 20.000 cubanos infiltrados entre las fuerzas de seguridad venezolanas -algo que Cuba niega-, y que si se fueran de Venezuela, el Gobierno de Maduro caería.

El Tesoro recordó, no obstante, que también está dispuesto a levantar las sanciones a aquellos militares venezolanos que «den pasos concretos y significativos para restaurar el orden democrático», como hizo esta semana con el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, que rompió con Maduro.

Con información de EFE y AFP

Pasan los días y no mejora la distribución de combustible

A cuatro días de que comenzara a aplicarse el nuevo esquema de distribución de gasolina en Venezuela, los problemas y vicios se imponen: la sed por combustible y el desorden conspiran. Y mientras, los venezolanos pasan sus días en fila, a la espera de la oportunidad de abastecer los tanques de sus automóviles

Mariela y el día que el coronavirus llegó a Petare

La alarma corre por Petare: hay casos de COVID-19 en el barrio José Félix Ribas. Cuando llegó la Guardia Nacional a cerrar los accesos el 1 de junio la gente pensó que se reanudaba la guerra contra los pranes del sector. Pero no: la amenaza es otra. Y así se vive

Los venezolanos ante las protestas Black Lives Matter

En pleno auge de la ola de protestas del #BlackLivesMatter, que actualmente tiene lugar en varias ciudades de Estados Unidos, ver el “pasticho” de reacciones del venezolano opositor común es casi gracioso. Pero también es un caso digno de análisis más profundo, aunque sea poco menos que imposible llegar a alguna conclusión