Estiman que al menos 8 personas murieron por crecida del río Táchira

El subdirector de Protección Civil (PC) Táchira, Wilmer Pérez, informó del fallecimiento de ocho personas por la crecida registrada en las últimas horas del río Táchira, afluente que separa a Venezuela y Colombia al noreste de la región andina.

Estiman que al menos 8 personas murieron por crecida del río Táchira

El aumento del caudal del río Táchira durante el pasado viernes 11 de octubre, ha dejado al menos ocho fallecidos en el sector conocido como “La Marranera”, en el municipio Bolívar de la población fronteriza con Colombia.

Comisiones conformadas por Protección Civil de la entidad, Cuerpo de Bomberos de San Antonio y el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), se encuentran en la zona realizando el trabajo de investigación y han logrado el rescate de dos cadáveres, dijo el subdirector de PC Táchira.

Los fallecidos son Edison Giovanni Rivera de 29 años de edad, quien residía en el sector Llano de Jorge, en el municipio Bolívar y su cuerpo fue hallado en la zona de Garrochal, hasta donde fue arrastrado por el agua. Mientras que el segundo cuerpo encontrado aún se encuentra sin identificar.

 

Las labores de búsqueda de desaparecidos  permanece activa con el acompañamiento de los distintos cuerpos de seguridad del estado, agregó Wilmer Pérez.

“La zona se mantiene en alerta y en constante monitoreo por parte de los funcionarios de Protección Civil Táchira, quienes estamos recibiendo apoyo de  Protección Civil municipal y Bombero de San Cristóbal”.

De acuerdo a los testimonios recabados en el lugar de los hechos, los cadáveres encontrados eran personas del sector que intentaban cruzar el río Táchira y fueron arrastradas por el caudal de agua.

“La información que manejamos hasta ahora es que se trata de personas de la zona, tal como lo demuestra la dirección de vivienda de uno de los fallecidos que encontramos durante la madrugada de hoy. En el transcurso del día las investigaciones que adelanta el Cicpc, nos dirán cómo sucedieron los hechos”, acotó.

 

El mediodía del 12 de octubre, los cuerpos de seguridad del estado Táchira buscaban establecer contacto con autoridades de Colombia para conocer cuántos cadáveres han sido recuperados del otro lado del río.

 Mueren huyendo de la crisis

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, Franklyn Duarte, quien se desplazó hasta la frontera,  dijo que las personas que murieron ahogadas mientras intentaban cruzar el rió Táchira, son venezolanos que tratan de escapar de la crisis que vive el país.

“Son personas que huyen de Venezuela, buscando un futuro diferente y ver cómo logran sobrevivir en otro país, ahora quedaron sin vida mientras cruzaban el río Táchira”.

 

El parlamentario no descartó que algunas de estas personas que cruzaban el río en momento en que se produjo la repentina inundación, buscaran burlar los controles migratorios al no poseer el carnet fronterizo ni pasaporte, documentos que se exigen para llegar hasta Colombia a través de los puentes internacionales.

“Muchos de ellos pudieron estar huyendo de la corrupción y el robo de cualquier objeto de valor que se lleve en una maleta, acción que funcionarios de la Guardia Nacional y Ejercito, aplican en los puentes internacionales”, dijo.

Confirmó la muerte de cinco personas mientras cruzaban el río Táchira y responsabilizó de los decesos al gobierno nacional.

“Responsabilizamos antes el mundo y ante los venezolanos a Nicolás Maduro, por estas muertes. Mientras más insiste en quedarse en el poder, aumenta más la crisis en el país y estas muertes son las consecuencias. Todos los días decenas de venezolanos pierden la vida bien sea por la inseguridad, porque la dictadura los asesina y hoy tratando de cruzar la frontera. Algunos de ellos lo hacen para abandonar el país y otros ejerciendo trabajos en el río Táchira, que es una muestra más de las pocas oportunidades de empleo que hay en Venezuela”, declaró el parlamentario.

Cómo romper la adicción de nuestros niños a videojuegos y pantallas

Educar al aire libre a través de la comprensión y no de la obediencia, sería el camino ideal para motivar a nuestros niños y jóvenes a realizar actividades no vinculadas con dispositivos electrónicos. Suena fácil y puede resultarlo si trazamos una hoja de ruta en la que se sientan integrados, escuchados y apoyados.