<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Eugenia Károlyi, sin miedo al juego duro

Un gesto durante un partido entre México y Brasil la convertiría en la imagen del Mundial de 2014. Como vestía la camiseta de México, no llamó la atención de los medios venezolanos, pero pocas horas después se sabría que es más criolla que la arepa. Muchos goles han pasado desde entonces. Hoy, cuando le preguntan dónde vive contesta que no sabe, pues su trabajo como periodista deportiva la ha hecho dar tantos brincos como rebotes de una pelota en el campo del fútbol. Esta es la historia de Eugenia Károlyi. 

Eugenia Károlyi, sin miedo al juego duro

Para Eugenia, esa naturaleza nómada es heredada. Su padre, Stephen, nació en Sao Paulo, Brasil. De él heredó el apellido Károlyi, uno de los más reconocidos y de mayor historia en Hungría. Y de su madre, Gladymar  Popcev, la sangre búlgara.

Todo este cruce de destinos terminaron coincidiendo en Venezuela y a nuestra protagonista la convirtieron en una trotamundos, que tiene su base de trabajo  en España (Madrid y Barcelona). Su vida actual es una metáfora de lo que hacía de niña: dar saltos. Practicó gimnasia olímpica y rítmica, también equitación (al terminar las clases, diariamente acudía a montar). Hasta una “pasantía” como cheerleader se cuenta en su curriculum. Por eso se ganó el apodo de adrenaline junkie. Cuando crees que  ha terminado, dice que también le mete al esquí y al snowboard. “He recibido clases hasta de waterskiing y wakeboard”.

Pero de toda la inmensa lista, la equitación tiene un lugar predominante. «Creo que nací montada en un pony. La equitación es el deporte familiar. Mi mamá monta desde chiquita, estuvo en el equipo panamericano de Venezuela y a nosotros se nos inculcó la pasión y la disciplina desde muy pequeños. Desde los 9 años competí a nivel internacional representando a Venezuela. He competido en Guatemala, Brasil, México, Canadá, Estados Unidos, El Salvador y Colombia. Hoy en día sigo participando a nivel amateur. Mis hermanos, Alejandro y Ángel, si lo hacen a nivel profesional y están en el equipo venezolano. Ángel ganó la medalla de oro en los Centroamericanos y del Caribe el año pasado, en Veracruz».

Scan

A Eugenia Károlyi siempre le gustó estudiar. «Me gradué del Colegio Jefferson en Caracas. Luego hice un diplomado en fotografía en el Art Institute de Fort Lauderdale. Me gradué Cum Laude de Ciencias de la Comunicación y Periodismo en Florida International University. Terminé un master en producción audiovisual y cine en el Miami Intl University of Art and Design y otro de Sports Management en el European School of Economics en Madrid. Creo que no debo dejar de aprender, de hecho hay un Master de la FIFA que me interesa muchísimo».

Supo que quería estudiar comunicación rápidamente, aunque preocupó a su entorno, que la deseaba ver como administradora para llevar los negocios de la familia. No obstante, se reveló, logró el apoyo y hoy es la cara mediante su productora independiente de canales de la talla de ESPN.  «Mientras estaba en la universidad en Miami, escribía y grababa canciones. Desde chiquita me encantaba cantar, estuve en clases de canto, de piano y de guitarra. Cuando terminé la carrera empecé a estudiar actuación y presentación de televisión en el Actor’s Workshop. Hice un par de capítulos en la serie Guayoyo Express en Televen con Sabrina Seara y Willy Martin. Tuve un papel pequeño en una película con Paris Hilton e hice de doble de Adriana Fonseca en la novela Bajo las Riendas del amor (ella montaba caballo y yo era su doble montando). Arranqué un proyecto digital de noticias de entretenimiento con una amiga pero rápidamente me di cuenta que la farándula no era lo mío».

Károlyi explica que como reportera trata de ir mas allá del juego, mas allá del futbolista. «Todos queremos saber cómo es Messi como persona, qué hace en sus tiempos libres, qué le gusta comer, ¿no?. El fútbol mueve tanta gente, sin importar la nacionalidad, la religión o la raza que siento que hay mucho más que podemos hacer por un beneficio mundial a través del deporte. La mayoría de los medios deportivos hoy en día se dedican a buscar polémica donde no la hay, pocos se dedican a informar y transmitir la verdadera esencia del fútbol, lo que pasa alrededor de un campo, las verdaderas historias. Además, es muy diferente la experiencia del espectador a través de la televisión, que la experiencia del que está en la cancha, y eso es lo que yo quiero proyectar. Deseo que el que me sienta que está ahí conmigo, en el estadio, viviendo esa energía que solo puedes percibir en un estadio con 90,000 personas. Todos con un mismo objetivo y una misma pasión».

messi-eukarolyi

 El partido que cambió su vida

El México-Brasil de 2014 cambiaría la vida de la venezolana. Su rostro no volvería a pasar inadvertido. «Ese fue el partido más visto del Mundial. Yo estaba en la grada con unos amigos mexicanos y una camisa del equipo de su país. En el minuto 89 el partido iba 0-0, un empate con sabor a victoria para México. Andrés Guardado tiró al arco y estuvo muy cerca del gol, pero lo paró Julio Cesar. Ahí fue mi reacción, a pesar de que muchos dicen que fue una parada de Memo Ochoa (portero de México), que ese día tuvo el partido de su vida. Yo lo vi en la pantalla del estadio en Fortaleza, eso sí, jamás se me pasó por la mente que estaba saliendo en la señal de la FIFA en todo el mundo».

Pero un incidente tecnológico retrasaría la sorpresa de Károlyi. «Yo estaba sin pila en el celular. Cuando salí del estadio que prendí el teléfono tenia 289 mensajes de whatsapp, y el número no se me olvidará jamás. Casi me da un infarto del susto. Dije: ‘algo pasó’. En cuestión de horas pasé de 13K a 70K seguidores en Twitter y media de hora después ya estaba unos de los periódicos deportivos más grandes de México haciéndome una entrevista en el hotel. Fue una locura. Tenía decenas de medios llamándome para entrevistarme. Luego me nombraron la Musa da Copa o la Novia del Mundial y los medios en Brasil también empezaron a buscarme como locos. Cada vez que llegaba al estadio o a un aeropuerto eran cientos de personas pidiéndome fotos, y lo mejor… Todos querían que les hiciera la cara que había puesto. Me fui de Brasil con dolor de mandíbula (risas)».

i01-2

Su tono cambia cuando habla de su amigo Andrés «Chepito» Rodríguez, deportista ecuestre que falleció el 04 de enero de este año, en un accidente de tránsito. «Hay personas tan especiales que se merecen estar en un lugar mejor. Andrés es una de esas personas. En todo el 2015 creo que no lo vi ni una vez sin una sonrisa en la cara. Fue el año más feliz de su vida. Ganó la medalla de plata en los Panamericanos de Toronto, haciendo historia para el ecuestre de nuestro país. Clasificó para la los JJOO de Rio 2016 y se casó con el amor de su vida. Andrés es de mis mejores amigos, fue mi primer amor, mi hermano, mi amigo y mi roommate. Es de esas personas que sabes que estarán siempre en tu vida, y ahora más que nunca. Una de las cosas que más me impresiona es ver el legado que dejó, me impresiona, más no me sorprende. Conozco ese enorme corazón desde que teníamos 10 años. Tengo miles de recuerdos suyos: cuando llenamos el ascensor del hotel en Sao Paulo de extintor, me acuerdo como si fuera ayer y teníamos tan solo 12 años… En el 99 fuimos a montar con Neco Pessoa en Bélgica y de camino paramos en Paris. Queríamos entrar a la discoteca Queen en Champs Elysees y Andrés me dice: ‘Vamos a entrar agarrados de mano para que nos dejen entrar y no nos pidan ID’. Nos mega rebotaron, y resulta que era una discoteca gay. Jajaja. En el hotel de Bélgica no había ascensor, a Andrés no se le ocurrió nada mejor que tirar las maletas por las escaleras. Así tengo miles de cuentos, de travesuras en las cuales fuimos cómplices. Pero el recuerdo más bonito que tengo de él es precisamente el primero. Regresando de un concurso en el Club Hipico, ‘Chepita’, su mamá, me iba a dejar en mi casa. Andrés y yo íbamos sentados en el asiento de atrás del carro, y cuando me bajé me dio un papelito que decía: “te quiero y quiero que seas mi novia».

chepito

Pero su verdadero amor sería otro…

«Conocí a Iago en Barcelona. Él es de allá. Estaba trabajando en mi restaurante favorito (Carles Abellán), mientras que yo estaba viviendo en Miami. El día que llegué a España, en abril del 2012, fui directo del aeropuerto al restaurante a comer mi plato favorito, un bikini 24 (un sandiwch con jamón serrano, queso mozarella y trufa rayada). Imagínate, con el jetlag parecía una loca. Creo que no le gusté mucho pero a mi me flechó. Al día siguiente pasé otra vez por en frente del restaurante camino al Camp Nou y ahí si iba ‘montada’: shortsito de jean, camisa del Barça y plataformas. Pasé caminando y me gritó ‘Visca Barça’. Seguí yendo cada día al restaurante pero este chamo era como lento, jajaja. Hasta que le dejé una servilleta escrita con pintura de labio roja: «YAGO TE AMO» (se escribía Iago no Yago como se pronunciaba, por cierto) y mi tarjeta. Al día siguiente empezamos a salir y no nos hemos separado hasta el día de hoy y espero que nunca. Nos comprometimos en abril y aunque no tenemos fecha exacta ni lugar todavía ya estamos viendo las opciones que más nos hacen ilusión y esperamos que la boda sea a principios de octubre».

euyiago003

El matrimonio será una mala noticia para todos los hombres, que la consideran muy sexy. «Me han dicho cualquier cantidad de barbaridades, jajaja. Creo que hace unos años era menos común y eso lo hace más atractivo, no había tantas mujeres involucradas en el mundo deportivo y eso lo hacía lo más hot del mundo para los hombres. Cuando arranqué con el periodismo deportivo en el 2010, tenía una campaña que decía ‘es sexy saber de deportes’. En entrevista le preguntaba a todos los jugadores si les parecía sexy una mujer que supiera de deportes… Cinco años después, es más común que las mujeres se involucren en el futbol y los deportes en general. Igualmente las marcas deportivas se enfocan más en el público femenino y eso me llena de orgullo. Yo soy super girl power. Al fin y al cabo, lo sexy no es que sepamos de fútbol sino que sepamos de todo, porque el fútbol, como la historia, la geografía, el arte, es parte de la cultura general y no hay nada mas sexy que una mujer (o un hombre) culta/o».

download (1) copy

Eugenia empezó el 2015 con todo, al punto que aun no sabe en qué momento va a planear su boda. «Estoy co-produciendo un proyecto nuevo para televisión, que voy a presentar yo misma. Se llama Fuera del Área y estará al aire muy pronto en Estados Unidos, España y Medio Oriente. El verano será uno de los más emocionantes con la Copa América Centenario, la Eurocopa en Francia y Los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro. No aguanto las ganas de volver a Brasil. Estoy colaborando también en un proyecto nuevo de Freemantle Media; es un canal de Youtube exclusivamente de noticias del Barça, se llama Nou Nation y me encanta porque me permite expandirme al mercado anglo. Y el proyecto que más me ilusiona: estoy escribiendo mi primer libro. Es una meta que tenía hace un par de años, pero no había tenido ni la inspiración ni el tiempo para comenzarlo. Está en mi lista de propósitos de año nuevo y ya lo empecé a escribir. Ya tiene nombre pero aún es secreto. Será un libro fácil de leer, divertido, informativo y muy inspiracional. Muero de ganas de terminarlo ya».

A pesar de su carácter sibarita y trabajo globalizado, Eugenia Károlyi cuenta los días para volver a Venezuela. «Cuando me fui a los 18 años juré que mis hijos crecerían en Venezuela. Cada día lo veo más cercano y espero que pronto se haga ese sueño realidad. Nada me haría más feliz que volver a ver a todos los venezolanos unidos, a mi familia en un mismo país, volver a ver a todos mis amigos, que involuntariamente nos hemos separado tanto en esta última década. Venezuela me hace una falta horrible, pero todos estos años fuera sólo han logrado que el amor por mi tierra crezca cada día más, y me muero de ganas de poder contribuir a que recuperemos el país en el que nací y la esencia y la calidad humana del venezolano».

Esta entrevista ya fue publicada  y se vuelve a publicar hoy a propósito del Día del Periodista.

arangoIMG_7930