Museo de los Niños logró abrir al público pese a pasar una semana a oscuras

La institución fundada por Alicia Antonia Pietri de Caldera en 1982 logró abrir sus puertas al público este domingo, cuando se celebra el día del niño en Venezuela. A pesar de la incertidumbre por las fallas del servicio eléctrico, que se produjo por el robo del cableado público, el "Museito de Caracas" podrá celebrar su 37mo. aniversario el próximo 7 de agosto.

El Museo de los Niños de Caracas cumple este domingo 21 de julio, cuando se celebra el día del niño en Venezuela, una semana que se vio marcada por los cortes de energía eléctrica en su edificio, sede donde se encuentran la mayoría de sus atracciones y exhibiciones.

Se estima que el valor de los cables robados ronda los 15.000 dólares, que equivalen a 186 millones de bolívares (según el valor estimado del dólar paralelo). El monto equivale a 2.861 salarios mínimos, incluyendo el bono de alimentación.  

El Museo de los Niños de Caracas percibe la mayoría de sus ingresos de la taquilla, pero en los últimos años las visitas han disminuido y la crisis económica que se sigue agudizando no permite que ese dinero pueda ser destinado a otras cosas que no sean salarios y gastos de mantenimiento.

350 metros de cable desaparecidos

Darwin Sánchez, jefe de la Unidad de Educación del museo, denunció el robo de 350 metros de cableado de alta tensión de la sala de transformadores que alimenta al edificio principal del museo, que fue inaugurado en 1982.

En este edificio están ubicadas las oficinas administrativas, además de las exhibiciones de Ecología, Biología, Comunicación y Física.

“El 9 de julio hubo una falla eléctrica, varios equipos de este edificio no encendían. Todavía no sabíamos con precisión qué era y pensábamos que era algo interno”, relató Sánchez.

Agregó que mientras realizaban reparaciones eléctricas en distintos sectores del edificio, ocurrió una falla general.

Sánchez, junto a algunos trabajadores de Corpoelec, revisaron los medidores y convertidores que mostraban que la energía eléctrica estaba siendo distribuida, pero aún así el edificio estaba a oscuras.

Los trabajadores de la empresa del Estado decidieron que se debía hacer un seguimiento del cableado: ver por dónde se reparten los cables y hasta que lugar llegan.

Sánchez y los trabajadores de Corpoelec asumieron que quizás se trataba de alguna tubería o un cableado roto, pero no fue el caso.

El esfuerzo de las autoridades

El jefe de la cuadrilla de Corpoelec asignada a la zona de Parque Central decidió visitar la sala de transformadores en uno de los sótanos del complejo urbanístico, donde encontraron que al menos 350 metros de cables de alta tensión habían sido robados.

El 14 de julio la Fundación Museo de los Niños anunció que se veían forzados a cesar sus actividades, al menos en el edificio principal, de forma indefinida.

Sánchez señaló que el lugar donde se encuentran estos equipos eléctricos está bajo la jurisdicción de Corpoelec, que le comunicó a través de uno de sus empleados que se llevarán a cabo investigaciones para determinar qué fue lo que sucedió.

“Nunca nos han dicho que no nos iban a dar los materiales. De hecho, nos informaron que están buscando todas las formas de reponer el sistema”, indicó Sánchez haciendo referencia a la actuación de Corpoelec.

 

EE-MUSEO-DE-LOS-NIÑOS-DANIELH-7 (1)

Sánchez aprovechó para hacer un llamado a que se reforzara la vigilancia en el área, para evitar que este tipo de actos delictivos vuelvan a ocurrir. La Corporación para la Construcción y Gestión de Urbanismos en el Distrito Capital (Corpocapital) es el ente encargado de los estacionamientos y la seguridad de los sótanos de Parque Central.

El jefe de la Unidad de Educación del Museo de los Niños recordó que la institución es totalmente independiente; es una fundación sin fines de lucro que no está ligada a ningún cuerpo gubernamental ni guarda relación con la Fundación Nacional del Niño Simón (FNNS), antes llamada Fundación del Niño.

Los daños no han sido calculados

“No hemos determinado si hay equipos afectados porque no podemos probar nada. Esperemos que no sea mucho”, comentó Sánchez, quien aseguró que siempre que hay un bajón eléctrico algunos equipos como computadoras, televisores y monitores, se ven afectados.

Denunció que el principal problema luego de cualquier falla eléctrica es con la iluminación. El Museo de los Niños, que fue diseñado por el artista plástico José Blanco, fue pensado como una caja oscura en que la iluminación y el uso de colores llamativos son primordiales.

EE-MUSEO-DE-LOS-NIÑOS-DANIELH-3

Visitar esta versión “apagada” del Museo de los Niños es lo más similar a adentrarse en una cueva: es imposible distinguir lo que hay adentro. El piano gigante y el túnel de colores parecen atracciones de una casa del terror, pero en verdad deberían estar llenando de luces y música el piso número dos del edificio principal del museo.

 

Las ganas de enseñar jugando siguen intactas

El jefe de la Unidad de Educación del museo recordó que “es la primera vez que ocurre esto en los casi 37 años que ya tiene el Museo de los Niños”.

“Tenemos una sala nueva que queremos abrir, tenemos fe en que eso va a ser pronto”, dijo Sánchez. La inauguración de este nuevo espacio estaba pautada para el 37 aniversario que se celebrará el próximo 7 de agosto, pero ahora está en duda que se pueda realizar en esa fecha.

Sánchez afirmó que, a pesar de la situación actual del país, en el Museo de los Niños se realizan trabajos de mantenimiento “los siete días de la semana”.

Indicó que el precio de las entradas generales “se mantiene solidario porque el propósito es que los niños de todos los sectores de la ciudad lo puedan visitar”.

 

“Tenemos mucha fe en que vamos a abrir de nuevo para el Día del niño. Ellos (Corpoelec) dicen que en un día o día y medio ya estaría hecho todo el trabajo”, contó Sánchez.

EE-MUSEO-DE-LOS-NIÑOS-DANIELH-2

Al igual que la mayoría de los museos en Caracas, el Museo de los Niños es un ícono del desarrollo cultural y tecnológico alcanzado por Venezuela en los años 80. Fue fundado por Alicia Antonia Pietri de Caldera, quien fue directora de la institución, y el próximo 7 de agosto celebrará su 37 aniversario.