<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Noruega manifiesta su apoyo a una salida pacífica a la crisis en Venezuela

Noruega ratificó este viernes su disposición a seguir apoyando una solución pacífica a la crisis en Venezuela, tras auspiciar esta semana discusiones con representantes del gobierno y la oposición del país sudamericano en una "fase exploratoria", indicó la cancillería en Oslo.

«Noruega informa de que ha tenido contactos preliminares con representantes de los principales actores políticos de Venezuela, en una fase exploratoria, con el objetivo de apoyar la búsqueda de una solución a la situación del país», dijo el ministerio de Relaciones Exteriores noruego en un comunicado.

Como mediador, «Noruega elogia a las partes por sus esfuerzos. Reiteramos nuestra disposición de seguir apoyando la búsqueda de una solución pacífica para el país», precisó.

En Venezuela, el líder opositor venezolano Juan Guaidó reveló el jueves contactos con Noruega pero matizó la iniciativa al indicar que no había por ahora ninguna negociación con el gobierno de Nicolás Maduro.

«No hay ningún tipo de negociación» con Maduro, confirmó en un acto político en Caracas Guaidó, a quien medio centenar de países reconocen como mandatario interino.

Maduro, sin confirmar los encuentros, había indicado la víspera que Jorge Rodríguez, su ministro de Comunicación y parte de su círculo más cercano, estaba «en una misión muy importante para la paz del país (…) en Europa».

Según la radiotelevisión pública noruega NRK, las conversaciones de Oslo, que se mantuvieron en secreto, duraron «varios días» y las dos delegaciones regresaron a Caracas el jueves.

La cancillería noruega dijo que no quería hacer más comentarios sobre el tema, tras ser contactada por la AFP este viernes.

Según varios medios, en estas discusiones participaron por el gobierno de Maduro, el ministro Jorge Rodríguez y el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez.

Mientras que la oposición estuvo representada por el exdiputado Gerardo Blyde, el exministro Fernando Martínez Mottola y el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González.

Esperando «cese de la usurpación»

El opositor Juan Guaidó se proclamó presidente interino el 23 de enero y es reconocido como tal por unos 50 países.

Desde entonces ha tratado de desalojar del poder a Nicolás Maduro, a quien describe como «usurpador» desde la elección presidencial de mayo de 2018 que consideran «fraudulenta» por anular a partidos políticos y candidatos de oposición y cambiar el cronograma electoral, lo que permitió que el sucesor de Hugo Chávez permaneciera en el poder.

El único objetivo para que haya una reunión directa entre las partes es «que se acuerde la agenda de cese de la usurpación» del poder por parte de Maduro, con miras a establecer un «gobierno de transición» que convoque a «elecciones libres», subrayó Guaidó, rechazando cualquier «negociación falsa» que oxigene al gobierno de Maduro.

Aunque la mayoría de países europeos reconocieron a Juan Guaidó cuando se proclamó presidente interino, Noruega se limitó a hacer un llamado a celebrar nuevas elecciones, una posición que muestra su voluntad de cumplir un papel de intermediario entre ambas partes.

País anfitrión del premio Nobel de la Paz y donde se negociaron los acuerdos entre israelíes y palestinos de Oslo, Noruega tiene una larga tradición de «facilitador» en los procesos de paz, y destaca especialmente entre sus últimos logros el acuerdo alcanzado en 2016 entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

José Manuel Olivares: son 130 los muertos por coronavirus

Que las cifras oficiales de COVID-19 en Venezuela son manipuladas por el gobierno de Maduro es lo que denuncia José Manuel Olivares. Nuevamente, el diputado opositor informa de un número mayor de fallecidos y advierte que los migrantes que retornan se enferman en el país

Las siete vergüenzas del ser humano

En este artículo, Carolina Jaimes Branger exalta el sentido ético como la clave para la convivencia. Pasa revista a formas de comportamiento vergonzantes, tan perceptibles en la Venezuela actual y que corrompen tanto al individuo como al cuerpo social, para concluir en que la fuerza del amor es el único antídoto contra las debilidades y miserias humanas