Periodistas del Táchira protestaron por el derecho a informar

Con motivo del día nacional del periodista que se celebra el 27 de junio, periodistas y estudiantes de comunicación social de la Universidad de los Andes (ULA), salieron a las calles de San Cristóbal para exigir libertad en el ejercicio profesional para denunciar libremente la crisis venezolana

Con consignas como: «¡No nos callaran», «Respeto a la prensa», «Sin agresiones», y «¡No a la censura!» el gremio de periodistas de Táchira, tomó desde tempranas horas del martes las calles del sector de Barrio Obrero, en San Cristóbal y con el cierre intermitente de una de las arterias viales, exigió respeto a informar.

La crisis que vive la región andina respecto a los servicios públicos (falta de gasolina, electricidad, internet, telefonía e inseguridad) hace cada día más difícil para quienes ejercen el periodismo en Táchira, cumplir con sus labores de manera oportuna.

“Hacemos magia, pasamos muchas vicisitudes para salir a ejercer cada porque no hay gasolina, ni electricidad, internet, telefonía fijas y móvil. Pero por si fuera poco el riesgo que corre el periodista tachirense -al igual que en toda Venezuela- a la hora de salir a cubrir la noticia es enorme. Hemos visto desde principios de este año como han aumentado las amenazas, robos y persecuciones a los colegas en la zona de frontera, tal y como sucedió en febrero cuando se intentó ingresar la ayuda humanitaria”, afirmó la periodista Judith Valderrama, representante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa en la región.

Los bloqueos de algunas páginas informativas, el cierre de medios de comunicación impresos (en Táchira, solo queda un diario), además de las emisoras radiales a quienes se les ha arrebatado la concesión y los equipos. Además de mayor presencia de espacios radiales del Ejercito de Liberación Nacional que han proliferado, son parte del escenario que enfrentan los comunicadores sociales del Táchira, dijo Valderrama.

La jornada de protesta que se extendió hasta horas del mediodía, dejó claro que a pesar de la censura y bloqueos,  los periodistas del Táchira, siguen en la calle.

“Somos uno de los estados más golpeados del país para no decir que el mayormente golpeado. Hoy nos unimos al sentir de ese pueblo que sufre los constantes cortes eléctricos, un servicio pésimo de internet, así como la telefonía celular lo que nos hace muy difícil el envío de material. Pero también es la falta de gas doméstico, agua potable y gasolina lo que hace muy complicada la movilización”, destacó Mariana Duque, periodista de medios digitales regionales y nacionales.

La censura y las agresiones son consideradas como una de las principales limitantes para el ejercicio profesional.

“Hasta el mes de abril, IPYS, reportó 244 agresiones a medios de comunicación, más allá de los golpes también se contabiliza los bloqueos informativos y la censura”, agregó Duque.

La vieja escuela protestó

Para Armando Hernández, reconocido periodista del área de sucesos en la región la crisis que vive el periodismo venezolano no es más que la consecuencia lógica de una crisis que no se ha logrado superar porque no se consigue la manera de hacerlo. «Protestamos porque los periodistas estamos en contra de la situación que atraviesan los medios de comunicación. De la paupérrima situación que vivimos como ciudadanos y como periodistas».

Catalogó la situación como grave y los medios de comunicación no tienen como hacer frente a la crisis.

Gustavo Azocar, periodista y profesor de la Universidad de los Andes, se solidarizó con la causa de sus colegas a pesar de no encontrarse ejerciendo el periodismo en la región.

“Veo, siento y padezco lo que mis colegas padecen. Es increíble y heroica la actitud de los periodistas del Táchira para cumplir con el sagrado derecho de informar. Es muy difícil hacer periodismo en un estado sin internet, ni luz, ni gasolina, no hay transporte y por si es poco hay que pelearse con los colectivos, con la FAES, el ejército, la guardia nacional y los grupos armados y bandas criminales que buscan torcer el trabajo de los periodistas”, dijo Azocar.

Los periodistas del Táchira afirmaron que no necesitan ir a Siria, Afganistán, ni a otro lugar para saber lo que es ejercer el periodismo de guerra, para ser corresponsales de guerra y ejercer un periodismo digno.

“Hay que seguir, hoy más que nunca, necesitamos de un periodismo comprometido, combativo y aguerrido que cumpla con el deber de informar a pesar de los obstáculos que se pongan”, agregó.