Proponen colocar cortinas en los escaparates del Barrio Rojo de Ámsterdam

La alcaldesa de Ámsterdam propuso el miércoles colocar cortinas en los escaparates donde se exhiben las trabajadoras del sexo del famoso Barrio Rojo de la ciudad, como parte de una reforma de esta visitada zona.

L

Femke Halsema, la primera mujer alcaldesa de la capital presentó cuatro opciones para mejorar las condiciones de las mujeres que trabajan en la prostitución, reducir el crimen y disminuir el masificado turismo en la zona.

Las luces rojas de los escaparates y las tiendas de sexo junto al canal del distrito de Wallen, cerca de la principal estación de trenes, son una de las mayores atracciones para los 18 millones de turistas que visitan cada año la mayor ciudad holandesa.

«Para muchos visitantes, las trabajadoras del sexo solo se han convertido en una atracción a la que mirar. En algunos casos esto se acompaña de un comportamiento perturbador y una actitud irrespetuosa para con las trabajadoras sexuales en los escaparates», dijo la oficina de la alcaldesa en un comunicado. «Al mismo tiempo, también ha habido un gran aumento de la prostitución sin licencia, clandestina», añadió.

La primera opción de la alcaldesa consiste en cerrar las cortinas de las ventanas de los burdeles, de manera que las trabajadoras y su espacio de trabajo ya  no serán visibles desde la calle. Otra de las propuestas incluyen desplazar algunos de los escaparates a otras áreas de la ciudad, o cerrar todos los de la zona y crear un nuevo barrio rojo en otra parte.

Sin embargo, la ciudad también podría aumentar el número actual de 330 escaparates de los burdeles en el Barrio Rojo, o crear un hotel donde trabajarían las prostitutas.

La alcaldesa se reunirá con trabajadores del sexo, residentes y negocios locales en julio, y el ayuntamiento de Ámsterdam discutirá sus propuestas en septiembre.

La prostitución fue legalizada en Holanda en 2000 y los trabajadores sexuales pueden registrarse en la cámara de comercio local y pagar el impuesto sobre la renta.

Unas 7.000 personas trabajan en este sector en Ámsterdam y alrededor del 75% provienen en especial del este de Europa, según cifras oficiales.