<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

VIDEO &#124; Rodríguez Torres denunciará vínculos del gobierno con capo Makled

Al desmarcarse de las acusaciones del gobierno sobre su presunta vinculación con la CIA, el exministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, anunció este martes que prenderá el ventilador al entregar al Ministerio Público nuevas pruebas sobre espinosos casos que salpicarían a altos jerarcas del chavismo: el del narcotraficante Walid Makled y el del estudiante asesinado en 2014, Bassil Da Costa.

El general Rodríguez Torres, quien estuvo al frente de los servicios de inteligencia durante una década en el gobierno de Hugo Chávez, anunció que ofrecerá «extractos de videos» sobre una entrevista que sostuvo con Makled -un empresario de origen árabe condenado por enviar toneladas de droga hacia Estados Unidos- e informaciones sobre el caso para dar con los asesinos intelectuales de Da Costa.
Estas pruebas serán entregadas «más adelante» ante el Ministerio Público, dijo el exministro en una rueda de prensa ofrecida en Caracas.
La detención de Makled y el asesinato de Da Costa sacudieron a la opinión pública en su momento al vincular estos casos con funcionarios -civiles y militares- que son piezas claves del presidente Nicolás Maduro, cuya gestión está en la mira de agencias estadounidenses por sus supuestos nexos con el narcotráfico.
Al ser consultado por periodistas sobre los nombres que pueden figurar en las pruebas entregadas ante el Ministerio Público, como los jefes chavistas Diosdado Cabello o Tareck el Aissami, el exministro soltó: «cuando veas los videos los sabrás».
«Todo tiene su tiempo bajo el sol», agregó el militar sobre el momento que entregará estas evidencias ante el Ministerio Público.
 

La captura en Colombia y posterior extradición a Venezuela pusieron en la mira a altos funcionarios del chavismo, como el vicepresidente de la República Tareck el Aissami y el ministro del Interior Néstor Reverol con este narcotraficante, condenado en 2010 a 14 años de prisión por lavado de activos y narcotráfico.
Durante una entrevista concedida una televisora colombiana, el empresario acusó al ministro Reverol de manejar sus empresas y quedarse con su dinero cuando encabezaba la Oficina Nacional Antidrogas. También aseguró que mantenía lazos con el El Aissami, entonces ministro del Interior para proteger sus envíos de cocaína al exterior.
 
Makled reveló en ese entonces el general Reverol estaba a cargo de sus empresas que tenía en uno de los principales puertos de Venezuela, las cuales habrían generado en un lapso de 23 meses entre 130 millones y 140 millones de dólares.
«Esa plata debería estar depositada en un tribunal, pero no está. Esa plata se la robó un general. Ese general es Néstor Reverol que es el jefe de la ONA», afirmó en la polémica entrevista.
Seis años después de esa entrevista, una Corte de Nueva York, Estados Unidos, formalizó una acusación en contra del general Reverol y su exsubdirector, Edylberto José Molina Molina, por presuntamente recibir pagos por parte de traficantes de drogas a cambio de ayudarles a distribuir cocaína que sería importada a Estados Unidos.
Rodríguez Torres desmintió las acusaciones de ser testigo protegido de la CIA, publicadas por el diario chavista Últimas Noticias. Consideró las supuestas pruebas como «un documentico. Es un documento de cualquier cosa, menos de inteligencia».
El exministro también ofreció aportar pruebas sobre el asesinato de Bassil Da Costa, quien cayó muerto en un tiroteo en el que participó el Sebin el 12 de febrero de 2014. El fallecimiento se produjo tras una marcha convocada por Leopoldo López a la sede del Ministerio Público en el centro de Caracas y fue uno de los detonantes de las protestas callejeras de ese entonces que culminaron con 48 muertes.
Rodríguez Torres aseguró que el funcionario condenado por muerte del joven era en ese entonces «la mano derecha» del ahora ministro de Agricultura Ubana, Freddy Bernal.
Agregó que también aportará evidencias sobre otro asesinato ocurrido ese mismo día cerca de la Fiscalía, el de Juancho Montoya, líder de un grupo de civiles armados, conocidos como colectivos.
«Estoy dispuesto a ayudar al Ministerio Público en esa investigación», agregó el ex ministro quien se preguntó por qué la policía política Sebin no participó en una reunión de seguridad en la noche antes de la manifestación donde fue asesinado Da Costa, y sí participó en un encuentro con Montoya y Bernal.
Sobre la Asamblea Nacional Constituyente, el exministro insistió que abre las puertas a la violencia y que la solución a la crisis política en Venezuela debe ser negociada con factores sociales y políticos, incluyendo a la oposición.]]>