Tío de joven muerto: “Salimos a protestar porque no encontramos comida”

Neomar Lander, de 17 años de edad, murió este miércoles en Chacao durante la marcha opositora que intentaba llegar al Consejo Nacional Electoral. Los familiares, quienes también manifestaban, se enteraron del fallecimiento por una llamada telefónica. Hasta el momento se desconoce qué objeto le causó la muerte.

“Le hago un llamado al Ministro de la Defensa, que ayer dijo que la Guardia Nacional tenía que parar, que agarre a sus locos y no los amarre sino que los encierre. Enciérralos, Padrino López, basta ya”, dijo este miércoles Mauro Arellano, tío de Neomar Lander, joven de 17 años muerto durante una protesta opositora en Chacao.
La causa del fallecimiento aún no está clara. Tampoco dentro de la clínica, a donde el cuerpo llegó sin vida, dieron un diagnóstico certero. Neomar entró con una gran herida en el pecho producto del impacto de un objeto desconocido hasta el momento –se manejan las hipótesis de una bomba lacrimógena y de la explosión de un mortero–, con quemaduras en los brazos y con una herida en la mano.
Su muerte es la número 68 durante 68 días de manifestaciones.
Arellano llegó a la Emergencia de la Clínica El Ávila acompañando a su hermana Sujemar, madre del muchacho. Ambos habían salido a protestar junto a Neomar en Las Mercedes, se dispersaron y horas más tarde recibieron la llamada de una sobrina que estaba en Guarenas, donde viven todos, quien les informó del fallecimiento.
“Manifestaba por lo que estamos viviendo. Salimos a protestar porque no encontramos comida. Él me decía ‘mira a los chamitos comiendo en la calle, ellos tienen menos edad que yo”, contó Arellano, quien no pudo ver el cuerpo de su sobrino.
 
La familia era de Guarenas y, desde abril, subían juntos a participar en las protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.
“Ya ni de los cuerpos policiales se salva uno. Le hago un llamado al gobierno que basta de tanta matazón. Este gobierno debería medirse. Tu gobierno ya pasó, Maduro. Tienes las dos patas afuera”, señaló el hombre.
Neomar había terminado sus clases del colegio recientemente, apuntó el tío, y actualmente hacía un curso de bartender en Chacao, cerca de la zona en la que cayó en la avenida Francisco de Miranda.
Arellano aseguró que no confía en la justicia venezolana. “Tenemos una Fiscal que sale hablando pero no ejecuta. Debería denunciar a esta cuerda de asesinos”.
Al presidente le pidió que “se ponga la mano en el corazón y que recapacite”. “Él es un empleado de nosotros. Cuando yo soy un mal empleado y me dicen que ‘ya basta’ yo debería irme. Él es un mal presidente, un mal empleado de uno”.
A pesar de la pérdida, el hombre seguirá protestando. “Ahora yo salgo a protestar más. Ahora vamos a multiplicarnos”.
Yorman Alexander Ortiz Herrera, estudiante de actuación y compañero de protestas de Neomar, manifestó que él se encontraba en Las Mercedes cuando se enteró, a través de las redes sociales, que Lander había recibido un supuesto impacto de bomba lacrimógena.
“Las únicas neveras que están llenas aquí son las de la morgue”, dijo mientras esperaba a que sacaran el cuerpo de su amigo.
“Somos compañeros de lucha, siempre estamos en las calles pacíficamente. Todo el que me ha visto, lo sabe”, afirmó.
También se dirigió al Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, exhortándolo a que se “pusiera los pantalones”, y confrontándolo pues cree que “es esta juventud quien los tiene bien puestos para salir a luchar y mantenerse en las calles. Ustedes también debe tener el valor para defender a este pueblo”.
A la Clínica El Ávila ingresaron otras 13 personas afectadas por la protesta, además del muchacho, entre ellos un bebé de 7 meses asfixiado, una persona con traumatismo ocular por el impacto de un perdigón, otro con traumatismo en el tobillo y otro con traumatismo facial por impacto de lacrimógena.
]]>