Venezolanos mal pagados impulsan a la millonaria Rappi en Colombia

Son las seis de la mañana y Samuel Romero ya está sacando su bicicleta de un pequeño garaje. El migrante venezolano de 21 años de edad enciende su teléfono y se conecta a Rappi, una aplicación a través de la cual se les paga a los ciclistas independientes por hacer entregas alrededor de Bogotá, una ciudad congestionada por el tráfico de ocho  millones de personas.

Comprueba los frenos y se adentra en las frías calles. Es el comienzo de una jornada laboral de 15 horas, en la que Romero espera poder ganar alrededor de 15 dólares, el equivalente al salario mínimo mensual de Venezuela, pero apenas lo suficiente para sobrevivir en una Colombia más costosa.

«Estoy agradecido de tener algún trabajo», dice Romero, quien llegó a Colombia el año pasado. «Pero tienes que dedicarle mucho tiempo a esto para ganar dinero decente».

En todo el mundo, los inmigrantes acuden en masa a plataformas digitales como Uber, Doordash o Rappi para trabajar por cuenta propia, porque ofrecen una rápida oportunidad de ganar dinero en lugares donde los recién llegados luchan por encontrar un trabajo regular.

Pero la «gig economy», o economía digital, también puede ser peligrosa para los migrantes, que terminan trabajando largas horas en ocupaciones que les proporcionan un salario modesto, sin beneficios y pocas oportunidades para avanzar en su carrera.

rappi20_2

En Colombia, que recientemente ha recibido a más de 1,3 millones de venezolanos que huyen de dificultades económicas, miles de inmigrantes como Romero están trabajando en la plataforma Rappi, en su mayoría entregando pequeños paquetes a clientes que pueden acceder a la aplicación para pedir cualquier cosa, desde comida china para llevar hasta una caja de pañales del supermercado.

Pero Rappi -al igual que otras empresas similares- también ha sido criticada por sus prácticas laborales modernas, que reflejan algunas de las deficiencias de la giga economía digital.

«Esta empresa creció tan rápido que se olvidó de nuestro bienestar», dijo Lina Hernández, una ciclista que trabaja para Rappi en Bogotá, ganando menos de $15 en jornadas de 12 horas. Recientemente participó en una protesta frente a la sede de Rappi, donde algunos mensajeros prendieron fuego a sus mochilas de color naranja para expresar su enojo por las condiciones de trabajo de la plataforma.

GettyImages-1053765096

Rappi paga a los ciclistas en Colombia entre 60 centavos y tres dólares por entrega, dependiendo de la distancia recorrida y de la hora del día en que se realiza el pedido. Los mensajeros no son considerados empleados y trabajan por cuenta propia, accediendo a la plataforma a su conveniencia.

La aplicación se ha expandido a ocho países latinoamericanos desde que fue fundada hace cuatro años por un grupo de jóvenes empresarios colombianos, y ha recaudado más de mil millones de dólares de inversionistas de capital de riesgo, convirtiéndose en una joya para la prometedora industria tecnológica del país.

Los representantes de la compañía estiman que los mensajeros pueden ganar entre $2.30 y $2.90 por hora durante las horas pico cuando la demanda es más alta. Eso es el doble de lo que ganan los trabajadores con el salario mínimo en Colombia por hora. La compañía dice que su plataforma está proporcionando oportunidades de trabajo a más de 18.000 mensajeros en toda América Latina.

«Esta es una plataforma que permite a la gente generar ingresos adicionales, de manera flexible», dijo Alejandro Galvis, jefe de personal de Rappi. «La belleza de esto es que a través de la tecnología conectamos a dos personas», lo que permite a los ciclistas con tiempo libre atender a los clientes sin tener tiempo para hacer sus propias compras, explica.

Pero los ciclistas en Colombia se quejan de que los pagos están cayendo a medida que más trabajadores independientes se unen a la plataforma y compiten por cada entrega, lo que los obliga a trabajar más horas para ganar cantidades de dinero similares o incluso menores.

«Esto fue increíble los primeros tres meses», dijo Romero durante una larga pausa a media tarde, cuando la aplicación no le estaba enviando ninguna solicitud de entrega. Dijo que cuando se unió a Rappi en febrero, ganaba casi 22 dólares al día, pero que su cantidad diaria promedio había caído a unos 15 dólares.

_104021572_rappi20_13

Los ciclistas de Rappi también carecen de beneficios que son obligatorios para los empleados con salario mínimo, como seguro médico o licencia por enfermedad. Los mensajeros también deben pagar por el mantenimiento de sus bicicletas, y comprarle a Rappi una mochila naranja que se requiere para trabajar en la plataforma.

Los representantes de la empresa dicen que los mensajeros no son sus empleados, sino «empresarios» que trabajan en su propio horario y utilizan la aplicación Rappi para encontrar clientes dispuestos a pagar por las entregas. Dicen que la aplicación no mantiene nada del dinero pagado por las entregas. En su lugar, cobra a los minoristas una comisión por las ventas realizadas a través de Rappi.

Pero muchos de los ciclistas de Rappi a los que se dirigió The Associated Press dijeron que estuvieron trabajando en la aplicación la mayor parte del día porque tienen pocas opciones de empleo. Los críticos de la aplicación dicen que un gran número de mensajeros se han convertido básicamente en trabajadores a tiempo completo. Los legisladores de Colombia y Argentina están considerando regulaciones para aumentar la protección de los trabajadores.

«Sólo porque sean empresas de tecnología, no pueden ignorar años de progreso en la garantía de los derechos de los trabajadores», dijo Mario Valencia, un economista que dirige el Centro de Estudios Laborales, un centro de estudios de izquierda de Bogotá.

rappi20_4

Pero mientras los políticos debaten las formas de regular las aplicaciones tecnológicas, un suministro constante de migrantes, así como de trabajadores locales, los mantiene en funcionamiento.

Luis Tarre, de 60 años, dijo que comenzó a hacer entregas para Rappi a principios de este año porque la aplicación no lo obliga a cumplir con un calendario exigente.

Tarre dirigía su propia empresa constructora en su estado natal de Portuguesa, en Venezuela. Pero después de que los negocios sufrieron una fuerte caída, se mudó a Colombia con su familia, y ha trabajado como administrador de edificios, camarero y asistente de construcción.

«Tuve que dejar eso después de una semana porque mi cuerpo no podía soportarlo», dijo, esperando que la aplicación de Rappi lo llamara para una nueva entrega. «En Rappi, sólo trabajo unas seis horas al día, que es lo que mis piernas pueden soportar».

Raúl, el hijo de 20 años de Tarre, también trabaja para Rappi, unas 14 horas al día, ganando entre 20 y 30 dólares. Su esposa ha encontrado trabajo en un restaurante pero ocasionalmente trabaja como mensajera de Rappi en su tiempo extra para traer a casa algún ingreso adicional.

Romero dijo que no es raro que los miembros de la misma familia trabajen en la aplicación. Vive en una casa de dos pisos que ha sido modificada para hacer varios apartamentos-estudios pequeños. Otros cuatro residentes de la casa trabajan como mensajeros de Rappi, todos ellos venezolanos.

«Aquí es muy difícil conseguir un trabajo en su propio campo», dijo Romero, quien trabajaba en Venezuela como ingeniero para la compañía petrolera nacional. Se fue porque la hiperinflación diezmó su salario hasta el punto de que apenas le alcanzaba para comprar comida.

rappi

Sin embargo, la vida no ha sido mucho más fácil en Colombia. Para las 6:30 p.m., comienza a oscurecer en Bogotá, y Romero, después de estar en las calles por 12 horas, había hecho sólo el equivalente a $12 en 10 entregas.

Dijo que aguantaría tres horas más, porque necesitaba dinero para pagar el alquiler y también para pagar una deuda en la que incurrió para arreglar su bicicleta. La anterior bicicleta que usaba le fue robada a punta de pistola.

«Se podría decir que soy desafortunado», dijo riendo. «Pero creo que esto será temporal.»

Romero estaba tratando de conseguir una visa de trabajo para Chile, donde le habían dicho unos amigos que hay más oportunidades para profesionales como él.

«Rappi puede ser mi trabajo ahora mismo, pero no estoy contento con esto», dijo. «Quiero crecer como persona, y pasar a algo mejor».

Bayern Múnich amenaza al Leipzig

Los bávaros estuvieron intratables en la decimonovena jornada de la Bundesliga, acercándose cada vez más al RB Leipzig que no pudo superar al Eintracht Fráncfort y cayó por 2-0. Tanto Bayern como Leipzig aspiran a hacerse con el torneo local y llegar lo más lejos posible en la Champions League