Bolsonaro busca evitar la compra de energía venezolana

El proyecto prevé el tendido de una línea de transmisión de energía para conectar Roraima, estado fronterizo con Venezuela, al sistema nacional. De esta manera, Brasil puede dejar de comprar el 50 % de la energía que necesita al vecino país, como ocurre actualmente.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ratificó este jueves la iniciativa de construcción a partir de este año de una línea gigante de transmisión de energía en la Amazonía para evitar así comprar electricidad a Venezuela.

De acuerdo con el jefe de Estado, se pretende que antes de finalizar este año se comience la construcción de la línea de transmisión eléctrica Tucurui. Dicha obra contará con 700 kilómetros de longitud y unirá a Manaos y Boa vista, dos de las principales capitales de la Amazonía con «energía producida en la región».

Las inversiones para la obra, apuntó Bolsonaro en su transmisión semanal en vivo por Facebook, serán por el orden de los 1.000 millones de reales (unos 250 millones de dólares).

En febrero, el Gobierno declaró la construcción de la línea de transmisión como un asunto de «interés nacional».

El proyecto prevé el tendido de una línea de transmisión de energía para conectar Roraima, estado fronterizo con Venezuela, al sistema nacional. De esta manera, Brasil puede dejar de comprar el 50 % de la energía que necesita al vecino país, como ocurre actualmente.

En su transmisión, Bolsonaro aprovechó también para defender el potencial energético de Brasil con fuentes «limpias» como la solar y la eólica, que pueden sustituir otras fósiles como la de las «terribles» termoeléctricas.

«Nadie tiene más energía solar que Brasil, somos un país en la línea del Ecuador. Tenemos la energía hidráulica, la de biomasa y la eólica. Estados como Ceará (nordeste) están muy avanzados en la producción de esa energía eólica», subrayó el mandatario.

Otras iniciativas

De otro lado, el secretario nacional de Pesca, Jorge Seif Júnior, quien acompañó a Bolsonaro en la transmisión, adelantó que los países del Mercosur pretenden crear un organismo para el acompañamiento de la actividad pesquera marítima y fluvial, iniciativa que cuenta con el respaldo de Brasil y Paraguay.

Es probable que Bolsonaro sancione en los «próximos días» una Medida Provisional para «contemplar» que marisqueros y recolectores de cangrejos y camarón sean incluidos dentro de los subsidios, según el ministro Seif Júnior. Esto, permitirá auxiliar a los pescadores de las zonas afectadas por el «gran accidente ambiental» en el nordeste.

Un derrame de crudo en altamar, el cual se cree que es de origen venezolano, ha llegado a 385 playas de 104 municipios del litoral nordeste, según el informe actualizado este jueves por las autoridades.

La medida que sancionará Bolsonaro, además de incluir a los marisqueros y productores de camarón, también reglamentará la pesca de camarón y langosta en las áreas afectadas por el derrame.