<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Buque hospital llega a Nueva York para reforzar lucha contra coronavirus

No muy lejos del USNS Comfort, se espera que empiece a operar un hospital de emergencia de la Guardia Nacional, que contendrá un millar de camas disponibles. Proyecciones de las autoridades sanitarias ubican para dentro de un mes el pico de la enfermedad en ese estado

Buque hospital llega a Nueva York para reforzar lucha contra coronavirus

El buque hospital USNS Comfort de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (EE UU) arribó este lunes al muelle de Manhattan para reforzar la capacidad de los hospitales, que ya dan señales de desbordamiento. Ello se debe a la cantidad de personas que han enfermado de coronavirus mientras la ciudad se apresura a establecer instalaciones de emergencia.

El USNS Comfort partió este sábado de Norfork, Virginia, con 1.000 camas y una tripulación de 1.200 personas entre médicos, enfermeras, técnicos y marineros.

Empezará a funcionar este martes con la misión de atender a los neoyorquinos que no tengan el virus pero que requieran de atención (médica) urgente para así poder liberar capacidad en los hospitales. Así lo explicó el presidente Donald Trump.

Epicentro de la pandemia en EE UU

El estado de Nueva York se convirtió en el epicentro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, país con más contagios en todo mundo, con cerca 60.000 casos confirmados y 1.000 fallecidos.

La progresión en la ciudad ha sido espeluznante, hace 18 días eran 2.383 los contagiados y 20 muertos. La ciudad de Nueva York es el punto más golpeado, con más de la mitad del total de los positivos del país.

Bajo las órdenes del gobernador demócrata Andrew Cuomo, las autoridades del estado están trabajando contrarreloj para tratar de ampliar su capacidad hospitalaria ante el aluvión de enfermos de Covid-19 que están llegando a los centros y que se espera que se multipliquen durante los próximos días.

«El tsunami está llegando. Lo sabemos, es el momento de reunir suministros y hacer las preparaciones porque ayer fue muy tarde», dijo el gobernador del estado, Andrew Cuomo.

Por su parte, el alcalde de la ciudad Nueva York, Bill de Blasio, aseguró durante la recepción oficial del buque hospital en Manhattan: «Esto es solo el principio. (…), ahora mismo, las semanas más duras están por venir».

Metáfora de guerra

En rueda de prensa celebrada en el muelle 90 de Manhattan, el alcalde insistió en la metáfora de la guerra que utiliza desde el comienzo de la crisis desatada por el coronavirus.

«Estamos en una atmósfera de guerra. Puede que hayamos tenido diferencias en tiempo de paz, pero, en todo lo posible, tenemos que ser uno en tiempo de guerra. Sé que nuestros colegas militares entienden esto, ahora todos tenemos que entenderlo», expresó de Blasio, con el buque militar de fondo y junto al contraalmirante John Mustin.

No muy lejos del buque hospital USNS Comfort, que está atracado en un muelle situado a mitad de la costa oeste de la isla de Manhattan, se espera que este lunes comience a operar el hospital de emergencia que la Guardia Nacional ha habilitado dentro del enorme centro de conferencias Javits Center, y que incluye un millar de camas.

Además, se prevé la puesta en marcha de otros cuatro centros temporales de emergencia repartidos en Brooklyn, Queens, Staten Island y El Bronx, con lo que los cinco distritos de la ciudad quedarán cubiertos.

Mientras tanto, este fin de semana se instaló un hospital de campaña sobre la hierba del famoso Central Park que reforzará la capacidad del hospital Monte Sinaí Oeste, situado en las inmediaciones, con unas 68 camas situadas dentro de carpas blancas que ayudaron a montar voluntarios de una organización cristiana y que previsiblemente estarán listas este martes.

Originalmente, Nueva York dispone de unas 53.000 camas de hospital, 3.000 de ellas en cuidados intensivos. Este número se considera insuficiente para atender a todos los pacientes cuando llegue el pico de la enfermedad a ese estado. De acuerdo con proyecciones que manejan las autoridades, eso podría ocurrir en 30 días.