Cae la primera autoridad argentina tras trifulca en la final de la Libertadores

El ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo, presentó el 26 de noviembre su renuncia al cargo tras los incidentes violentos del pasado sábado en la antesala de la final de la Copa Libertadores, que dejaron varios jugadores de Boca Juniors heridos y una treintena de detenidos por los disturbios.

Cae la primera autoridad argentina tras trifulca en la final de la Libertadores

Si bien se espera una inminente comparecencia de prensa del alcalde de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, para anunciar lo anterior, medios locales ya adelantaron que Ocampo dimitió por el fracaso del operativo de seguridad que se montó en torno al estadio Monumental de River Plate y que el vicealcalde, Diego Santilli, asumirá sus funciones.
Los disturbios hicieron que la segunda final de la Copa Libertadores entre los dos equipos más populares de Argentina fuera aplazada sin fecha por las heridas que sufrieron algunos jugadores de Boca Juniors después de que hinchas de River lanzaran piedras al autobús en el que llegaban al estadio Monumental.
Tras lo ocurrido, se levantó una polémica respecto a si la responsabilidad de la falta de seguridad fue del Gobierno de la Ciudad o del nacional, ya que ambos aportaron agentes policiales de su competencia.
Tanto el Gobierno local como el nacional están convencidos de que el ataque de los hinchas del Millonario al autobús que trasladaba a los jugadores del Xeneize fue organizado por los barras bravas (ultras violentos).
No obstante, en la tarde del lunes, efectivos policiales registraron el estadio Monumental para buscar posible información en torno a la reventa ilegal de entradas, después de que el viernes, un día antes del partido, se registrara la casa de Héctor ‘Caverna’ Godoy, uno de los líderes de la barra brava de River Plate, donde se encontraron 7 millones de pesos (unos 180.000 dólares) y 300 entradas para el encuentro.]]>

"Esta enfermedad es un infierno. Te atrapa y te va consumiendo"

Wilson Díaz tiene 54 años y padece de síntomas asociados a la ansiedad. Vive en una comunidad rural fronteriza de Táchira, donde se habla muy poco sobre salud mental. El desconocimiento sobre enfermedades psiquiátricas reina y quienes las padecen son víctimas del estigma por parte de una sociedad que lucha por otras necesidades básicas. Esta es su historia tras recibir ayudar de Médicos Sin Fronteras

Libertadores: Es hora de atacar la causa del “casi”

¿Qué es lo que pasa? ¿Somos malos? ¿No somos competitivos? Yo estoy convencido que el asunto pasa por tema de actitud, de enfoque, de personalidad. Parecería irresponsable apelar a intangibles como la raza, la cultura futbolística y otros elementos no cuantificables o calificables, pero también tiene algo de eso | Por Carlos Domingues