<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela rechaza decisión del Mercosur sobre asuntos internos

La ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, rechazó la reunión de cancilleres de Mercosur efectuada este sábado en Buenos Aires, por considerar que vulnera la condición de Venezuela como Estado Parte del bloque de integración.

Venezuela rechaza decisión del Mercosur sobre asuntos internos

Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay acordaron instar al gobierno de Nicolás Maduro a asegurar la efectiva división de poderes, tras la ruptura del orden constitucional al abrogarse el Tribunal Supremo de Justicia las funciones de la Asamblea Nacional, que después devolvió al parlamento luego de suscitada una crisis político-institucional.

Además, las cuatro naciones se pronunciaron porque el Ejecutivo nacional respete el cronograma electoral.

Rodríguez, en su cuenta de Twitter, colgó el comunicado oficial en el que señala que los asuntos internos deben ser resueltos por los venezolanos sin injerencismo.

«La derecha regional intolerante, conformada en coalición interventora, solivianta a la opinión pública internacional y convierte un conflicto de poderes perfectamente normal en cualquier democracia vigorosa en groseras justificaciones para avalar su vulgar intervencionismo», reza el comunicado plagado de descalificaciones a los cancilleres de los cuatro países.

A continuación el comunicado:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela expresa su categórico rechazo a la reunión de Cancilleres de Argentina, Uruguay y Paraguay, y el Canciller de facto de Brasil, celebrada hoy en Buenos Aires, quienes excediendo sus competencias y atribuciones, y persistiendo en la ilegalidad de vulnerar la condición de Venezuela como Estado Parte del Mercosur, han tomado decisiones contra Venezuela al margen de la legalidad e institucionalidad de esta organización y del Derecho Internacional.

Esta acción de la nueva Triple Alianza constituye un nuevo intento para desconocer los derechos de la República Bolivariana de Venezuela, con plena capacidad jurídica dentro del MERCOSUR, y atenta nuevamente contra el sistema legal del bloque, afectando no sólo a Venezuela sino a toda la Región, generando falsos positivos mediáticos que pretenden ser legitimados sobre la base de un fraudulento consenso. Denunciamos a la comunidad internacional esta bufonesca injerencia que pretende socavar la soberanía de Venezuela.

Los cancilleres que se reunieron para discutir la «situación de Venezuela» protagonizaron una dantesca escena. Un canciller de facto, una canciller disminuida por las criminales políticas sociales y económicas de su país, un canciller a escasas horas del asesinato de un disidente político y masiva represión en las calles contra el pueblo, son apenas una muestra de la fantochería de quienes con desparramada hipocresía e inmoralidad condenan a Venezuela.

Venezuela reitera, de manera enfática, que sus asuntos internos sólo pueden ser resueltos por las y los venezolanos, sin injerencismo de ningún tipo, tal como expresamente está contemplado en la Carta de las Naciones Unidas e innumerables instrumentos jurídicos internacionales. La derecha regional intolerante, conformada en coalición interventora, solivianta a la opinión pública internacional y convierte un conflicto de poderes perfectamente normal en cualquier democracia vigorosa en groseras justificaciones para avalar su vulgar intervencionismo.

La República Bolivariana de Venezuela exige el cese del hostigamiento, acoso y agresiones contra el país y de los intentos de desestabilización adelantados por este club de gobiernos confabulados de la región y algunos de sus personeros, todos obedeciendo mandatos imperiales, y hace un llamado a los pueblos a defender al Mercosur y la estabilidad política de Nuestramérica. Mercosur nació, y se desarrolló con los Gigantes del Sur, para la integración social y productiva de los pueblos, para el crecimiento compartido, el desarrollo conjunto y la solidaridad.

Caracas, 1 de abril de 2017

FIN/AVN/EI/ORY