<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Carbón, el débil sustituto del petróleo con el que Maduro busca dinero

La enorme caída de la producción petrolera lleva a Maduro a buscar opciones en otras áreas. El carbón es una de ella, aunque es por lejos menos rentable que el petróleo

Carbón, el débil sustituto del petróleo con el que Maduro busca dinero

El Gobierno de Maduro necesita dinero para operar. La caída en los ingresos al país son descomunales. Este año las exportaciones llegarán a apenas 3.500 millones de dólares según el economista Asdrúbal Oliveros, una cifra ínfima para cualquier país, y más para uno petrolero. Ante este ecosistema, exportar carbón empieza a ser una opción para Maduro, aunque en honor a la verdad, una opción muy limitada.

Un reporte de la agencia Reuters señala que Venezuela está aumentando su producción y exportación de carbón a países europeos, según cifras y datos de seguimiento de embarcaciones. Todo esto, como una forma de buscar nuevas fuentes de divisas en medio de las estrictas sanciones estadounidenses destinadas a presionar la salida del presidente Nicolás Maduro.

¿Cuánto aumentaron las exportaciones de carbón?

Las exportaciones de carbón de Venezuela se triplicaron a 310.000 toneladas el año pasado, generando casi 40 millones de dólares, luego que Washington sancionara a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), de acuerdo con información de Comtrade, o la base de datos de comercio de la ONU.

Este año, las exportaciones de carbón van camino a superar esa cifra. Según Reuters, los envíos hasta junio fueron 365.000 toneladas, que generaron 37 millones de dólares.

Sin embargo, estas cifras siguen siendo minúsculas en comparación con los ingresos que el país tenía al ser un país petrolero, aunque es una muestra de cómo la nación OPEP ha encontrado nuevas fuentes de ingresos en el exterior después de las sanciones de Estados Unidos a industrias como el petróleo y el oro.

Ni el Ministerio de Información de Venezuela ni la empresa estatal de carbón, Carbozulia, respondieron a las solicitudes de comentarios sobre el aumento en los envíos o sus clientes.

Dinero que oxigena al régimen

Si bien las crecientes exportaciones de carbón no se acercan a cubrir los miles de millones de dólares en ingresos petroleros perdidos, las modestas fuentes de divisas, son una bendición en la lucha de Maduro por mantenerse en el poder.

Las ventas de divisas de las empresas públicas al Banco Central de Venezuela alcanzaron los 477 millones de dólares a septiembre de 2020, mientras que en 2014 sumaron 40.000 millones de dólares.

El destino del carbón venezolano

Reino Unido, que no reconoce al gobierno de Maduro y tiene sanciones limitadas contra Venezuela, fue uno de los principales destinos de las exportaciones de carbón. Recibió 23,6 millones de libras (unos 30,83 millones de dólares) de carbón venezolano hasta julio de 2020, frente a 13,2 millones de libras en 2019 y ninguna en 2018, según su Oficina de Estadísticas Nacionales.

Una carga que salió del puerto de Maracaibo, en el noroeste de Venezuela, a mediados de marzo con destino a Belfast fue comprada por Lissan Coal Company, una unidad de LCC Group, según un documento del puerto venezolano visto por Reuters.

LCC Group, con sede en Cookstown, Irlanda del Norte, no respondió a las llamadas y correos electrónicos en busca de comentarios. El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido tampoco respondió a una solicitud de comentarios.

Si bien las sanciones estadounidenses no mencionan explícitamente el carbón, sí amenazan con sancionar a cualquier empresa que se considere que ha “ayudado materialmente” al gobierno.

Peter Harrell, experto en sanciones en el Departamento de Estado bajo el mandato del expresidente Barack Obama, dijo que probablemente le da a Estados Unidos la autoridad legal para expandir las sanciones al sector del carbón, pero es poco probable que sancione a los compradores europeos sin previo aviso.

“Sería muy inusual que el gobierno de Estados Unidos sancionara a una empresa que comercializa carbón venezolano sin antes sancionar específicamente a la empresa estatal exportadora de carbón”, agregó Harrell.

Enlaces a empresarios sancionados

La producción anual de carbón de Venezuela aumentó de menos de 100.000 toneladas en 1988 a 8 millones de toneladas a mediados de la década de 2000, lo que la convirtió en el tercer mayor productor de América Latina detrás de Colombia y Brasil, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La producción disminuyó después de que el gobernante Partido Socialista Unido decidiera aumentar el rol del Estado en la industria y para 2017 el país produjo solo 170.000 toneladas de carbón, según el Ministerio de Minería.

El salto en las exportaciones se produjo luego que la estatal Carbozulia formara una empresa conjunta con una compañía turca, Glenmore Proje Insaat, en 2018, una de las varias alianzas estratégicas hechas con empresas extranjeras en un intento por impulsar la producción.

La empresa conjunta, Carboturven, tiene una licencia de 20 años para extraer carbón en el estado noroccidental de Zulia.

Una persona familiarizada con las operaciones de la mina Paso Diablo, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la producción había mejorado desde que se formó la empresa conjunta.

Glenmore, que desde entonces cambió su nombre a Glenmore Dis Ticaret Ve Madencilikis, es propiedad total de una empresa británica, según una revisión de los registros corporativos turcos y británicos.

La firma británica Glenmore Solutions Limited, con sede en Londres, ha sido objeto de escrutinio por parte de las autoridades italianas como parte de su investigación de lavado de dinero contra Alex Saab, un empresario colombiano cercano a Maduro, según una persona familiarizada con la investigación.

Los abogados de Saab, quien está detenido en Cabo Verde luchando contra un intento de extradición a Estados Unidos por cargos que incluyen lavado de dinero, declinaron hacer comentarios.

Información publicada por la agencia Reuters

Argentina: a 65 años de la “Revolución Libertadora”

Juan Domingo Perón mostró desde el inicio de su gobierno (1946) una tendencia a la hegemonía política, en abierta contradicción con el ideal democrático. Aunque el movimiento surgido el 16 de julio de 1955 intentó revertir al peronismo, tuvo el efecto contrario por la intolerancia del gobierno que encabezó el general Pedro Aramburu