Cárcel para hombre que defraudó a 33.000 venezolanas con senos de silicona

El Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence, en el sur de Francia, confirmó este lunes la pena de cuatro años de cárcel dictada en primera instancia contra Jean-Claude Mas, fundador de la empresa que fabricaba y comercializaba los implantes mamarios fraudulentos PIP y que engañó a miles de mujeres en todo el mundo, especialmente en América latina.

PIP llegó a obtener el 84 % de su facturación fuera de Francia, esencialmente en América Latina, donde en países como Venezuela se estima que 33.000 mujeres recibieron esos implantes.

En línea con la sentencia de diciembre de 2013, se le consideró culpable de fraude agravado y fraude contra la empresa alemana de certificación TÜV, a la que engañó durante años sobre la composición del gel de las prótesis.

El empresario deberá también pagar una multa de 75.000 euros y tiene prohibido ejercer una profesión en el ámbito sanitario o médico.

El tribunal ratificó igualmente la culpabilidad de otros cuatro antiguos empleados de la empresa, condenados a penas de hasta tres años de cárcel, para dos de ellos exentas de cumplimiento.

Mas, de 76 años, fundó en 1991 la empresa Poly Implant Prothèse (PIP), que se convirtió en el cuarto fabricante mundial de prótesis mamarias gracias a sus implantes de bajo coste fabricados con un gel no homologado por las autoridades.

La acusación estimó en el juicio en primera instancia que, hasta la prohibición de esas prótesis en 2010, poco después de que se multiplicaran los incidentes por su uso, la empresa se ahorró un millón de euros anuales en gastos de fabricación.

 

Mas, que en 2012 cumplió ocho meses de detención provisional, admitió en 2013 que utilizó una silicona industrial, pero afirmó que sus prótesis no suponían ningún riesgo sanitario y acusó a las mujeres que lo llevaron ante los tribunales de ser «frágiles» y de pretender «sacarle el dinero».

Oposición denuncia ante Bachelet persecución por parte de Maduro

"Es necesario mencionar que el círculo cercano del presidente Guaidó ha sufrido constantes amenazas, hostigamientos e intimidaciones por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, así como de los llamados colectivos armados actuando con amparo del propio régimen de facto", reitera el documento entregado a la alta comisionada.