Caso Fernando Albán: 2 mentiras, 2 contradicciones y 1 amenaza de Tarek William Saab

Después de 31 meses y ante la exigencia de la Corte Penal Internacional de entregar un informe de Derechos Humanos, el fiscal general reconoció el homicidio (culposo) de Fernando Albán. Sobre la base del informe ONU recordamos lo que en ese momento dijo

Caso Fernando Albán: 2 mentiras, 2 contradicciones y 1 amenaza de Tarek William Saab

El concejal opositor Fernando Albán murió el 8 de octubre de 2018 cuando, estando en custodia de la policía política del Sebin, cayó desde una ventana del edificio donde se encontraba. En ese momento, durante más de dos años y pese a todas las evidencias en contra, el gobierno de Maduro y su fiscal general, Tarek William Saab, aseguraron que fue un suicidio.

Este sábado 1 de mayo de 2021, el mismo fiscal reconoció el homicidio de Fernando Albán. No tenía más remedio ante el avance en las investigaciones que, sobre el caso, hace la Corte Penal Internacional y la obligación del gobierno de entregarle un informe sobre los Derechos Humanos.

Lea también: Fiscal chavista Saab reconoce asesinato de opositores Pernalete y Albán

¿Cómo reconoció Saab la prolongada mentira? Anunciando, 31 meses después del asesinato, la aprehensión de dos funcionarios del Sebin por “homicidio culposo”. Es decir, sin querer. Y también dando a entender que el detenido se “fugó”.

Once días después de la muerte de Albán, Tarek William Saab dio una rueda de prensa donde sostuvo toda su teoría del suicidio. No solo eso. Aseguró que la “autopsia” estaba disponible y que desmentir que había sido un suicidio era “un delito” que investigarían. Para leer la reseña de esa rueda de prensa puede hacer clic aquí:

Saab: Habrá consecuencias para quienes dicen que a Fernando Albán lo mataron

Tarek William Saab también reconoció “negligencia” en los custodios de Albán, pero los exculpó completamente. Puede leerlo aquí:

Saab: Custodios “negligentes” del concejal Albán no son responsables de su muerte

La turbia tesis del gobierno sobre la muerte de Fernando Albán fue desmontada en el informe de la ONU, publicado en septiembre de 2020. Allí se registran dos mentiras, dos omisiones y una amenaza que en esa ocasión hizo Tarek William Saab. Son las siguientes:

Primera mentira

El primero que informó sobre el supuesto suicidio de Fernando Albán en el edificio sede del Sebin fue, precisamente, el fiscal general Tarek William Saab. Lo repitió muchas veces más, según el informe de la ONU.

En esas declaraciones, se dijo que Albán se había lanzado desde el piso 9.

La investigación de la ONU encontró esta teoría imposible: la ventana en cuestión solo abre 30 grados, es decir, muy pocos centímetros. Suponiendo que Albán no hubiera estado esposado y hubiera tenido tiempo de acercarse a la ventana para lanzarse, tenía que forzarla para que su cuerpo de 1.73 metros saliera a través del hueco.

Pero en el análisis de las huellas digitales solo se encuentran rastros dactilares de un funcionario del Sebin.

«Funcionarios de alto nivel consideraron la muerte del Sr. Albán como un suicidio, aunque la información forense suscita dudas sobre esta conclusión, como se detalla a continuación», dice el documento de la ONU.

ONU

Segunda mentira

Unos días después, el gobierno cambió el piso del que supuestamente se había lanzado Albán. Ahora era el piso 10.  Entonces, el fiscal general dijo que no había cámaras en ese nivel. La ONU lo desmintió.

“El fiscal general Tarek William Saab dijo que las grabaciones de las cámaras de seguridad del décimo piso no existían. La ONU comprobó que la división de Análisis de Sistemas de Tecnología de la Información del Ministerio Público recogió y almacenó las imágenes«.

Es decir, según las Naciones Unidas, sí había cámaras grabando y los funcionarios a cargo de Saab recogieron las imágenes.

La misión de la ONU, además, dijo que habían investigado que en ese piso, los detenidos “están esposados y acompañados” todo el tiempo, incluso para ir al baño. También que testigos aseguraron que Fernando Albán tenía puestos los zapatos y que iba esposado con las manos hacia adelante. “El cuerpo fue encontrado sin esposas y sin zapatos”, reitera la ONU.

Dos omisiones

Los expertos de las Naciones Unidas también encontraron sospechosas omisiones en el informe redactado por los funcionarios de Saab sobre la muerte de Fernando Albán.

En sus declaraciones, la Fiscalía dijo que el cuerpo de Albán había caído sobre un aparato de ventilación del Metro. Y que por ello había perdido mucha sangre. Pero en el informe de la propia Fiscalía no está tal foto, como debería ser. En su lugar solo hay una imagen del cadáver de Albán en una camilla.

Tarek William Saab. Foto: Twitter del Ministerio Público

La segunda omisión tiene que ver con la autopsia. La ONU señala que Saab dijo que el cuerpo presentaba fracturas en las extremidades, incluidos los brazos. “Eso no se registró en el primer certificado de defunción del médico forense”, expresaron los investigadores de las Naciones Unidas.

La amenaza

El informe de la misión independiente de la ONU recalca que Saab aseguró varias veces que Albán se había suicidado. Llegó a amenazas diciendo que era un delito argumentar lo contrario.

“Los va a colocar en una situación delicada. Mentir sobre un hecho es algo delicado. Es un delito y estamos evaluando todo eso”, sostuvo Saab en relación a quienes aseguran que Albán fue asesinado en custodia.

Cuando este sábado 1 de mayo de 2021, Saab tildó de homicidio culposo la muerte de Albán, también reconoció el asesinato del joven Juan Pablo Pernalete, a quien mataron durante una manifestación contra Maduro. El gobierno, hasta ahora, también había sostenido que las fuerzas de seguridad no eran culpables.

Una nota más extensa sobre el capítulo sobre el caso de Fernando Albán en el Informe ONU, se puede leer aquí:

Fernando Albán y su extraño “suicidio” por una ventana de pocos centímetros