<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Centro de DDHH de la Ucab urge dictar medidas de protección para migrantes

La directora del CDH-UCAB, Ligia Bolívar, advirtió que el deterioro de la situación económica, social y política seguirá forzando a miles de compatriotas a abandonar el territorio.

Centro de DDHH de la Ucab urge dictar medidas de protección para migrantes

Para Ligia Bolívar, directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH-UCAB) constituye un hecho de suma importancia el que organismos como la Agencia de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se hayan pronunciado públicamente exhortando a los países de la región a dictar medidas especiales que protejan a los miles de venezolanos que están cruzando diariamente las fronteras.
La socióloga y activista está convencida de que las declaraciones no solo reflejan la alarma que ha generado esta situación en la opinión pública internacional sino que confirman la gravedad de un fenómeno inédito en la historia venezolana.
“Aunque las declaraciones no son de carácter vinculante, la ACNUR y la CIDH están admitiendo que en Venezuela hay una crisis que va más allá de lo político, que está afectando la capacidad de las personas para asegurar su subsistencia en el país. Sin decirlo, la directriz reconoce que los venezolanos se están enfrentando a una crisis humanitaria y que merecen protección internacional”.
Bolívar asegura que el CDH-UCAB tiene tres años advirtiendo que esto ocurriría, luego de trabajar desde 1998 en la asistencia integral de inmigrantes y refugiados que venían al país y ver cómo la realidad en esta materia fue cambiando.
“Desde hace 3 años comenzamos a observar una inversión del flujo migratorio. Venezuela dejó de ser un país receptor para convertirse en un país productor de migrantes y eso nos hizo revisar nuestras estrategias y enfoques para atender esta nueva realidad”.
 
Según la más reciente Encuesta de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI), entre 2012 y 2017 más de 815 mil personas salieron del país y 80% lo hizo en los últimos dos años de ese período. Además, 12 de cada 100 emigrantes venezolanos son de los sectores más pobres.
Ligia Bolívar echa mano de otros datos para advertir que en los últimos cuatro años el flujo migratorio nacional ha crecido de manera exponencial.
“De acuerdo a Aikatarina Kitidi, portavoz de ACNUR, el número de venezolanos que buscan asilo en el mundo ha aumentado un 2000% desde 2014, al pasar de 4.040 casos en 2014 a más de 94.000 en 2017.
Pero más allá de las cifras macro, hay datos que indican la magnitud del impacto de este fenómeno en los países vecinos: En Boa Vista, Brasil, 1 de cada 10 habitantes es venezolano; en Aruba, 5% de la población es venezolana, y en Perú, nada más en enero ingresaron diariamente 1000 venezolanos por la frontera ecuatoriana. Estas son cifras oficiales de la Organización Internacional para las Migraciones y ACNUR”.
Información de la Ucab]]>

Cada 33 horas asesinan a una mujer en Venezuela

Los feminicidios han aumentado 120 % en 2020, debido a la pandemia y a la falta de acciones de un gobierno que, contradictoriamente, se autocalifica de "feminista". Ni siquiera ha hecho cumplir la sentencia internacional por el caso de Linda Loaiza, torturada en 2001 con aquiescencia del Estado

Gerentes chavistas de Pdvsa son torturados en el limbo de la “justicia revolucionaria”

Cerca de nueve meses han pasado desde la detención de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, el 28 de febrero de 2020, señalados por el Ministerio Público de estar incursos en los delitos de corrupción propia y divulgación de información estratégica. Sus familiares dijeron a El Estímulo que a partir de su detención, hace 262 días, tanto Alfredo como Aryenis han sido torturados por militares y el proceso judicial no avanza.

Acabar con la violencia de género es un compromiso de todos

Para el caso de Venezuela, el aumento de femicidios, el último eslabón en el ciclo de violencia contra la mujer, es una realidad dolorosa y una noticia demasiado frecuente en los medios. La labor de organizaciones y medios de comunicación es muy importante como mecanismo de denuncia. Se estima que entre enero y septiembre de 2020, fueron asesinadas 195 mujeres en el país, una media de cinco cada semana. Una sola víctima ya es demasiado.