<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Centro Nacional de Bioética cuestiona experimentos con vacunas cubanas

Advierten que la población en la que experimenten la Soberana 02 y Abdala corren grave riesgo y que la situación del coronavirus en Venezuela no está para probar productos, sino para actuar sobre base científica

Centro Nacional de Bioética cuestiona experimentos con vacunas cubanas

El Centro Nacional de Bioética emitió un comunicado para cuestionar las intenciones del gobierno de Nicolás Maduro de probar dos vacunas desarrolladas en Cuba en la población venezolana.

Los dos candidatos cubanos a vacunas que se planean ensayar con los venezolanos son, según el comunicado del Centro Nacional de Bioética, Soberana 02 y Abdala.

La posición del Centro Nacional de Bioética coincide con la de la Academia Nacional de Medicina que también rechaza esa aplicación experimental.

Al decir de los científicos de ambos organismos, la población sometida a estas vacunas cubanas «se enfrenta a grandes riesgos e incertidumbres». El Centro Nacional de Bioética asegura que en el país no existe tecnología adecuada para hacer seguimiento a los resultados de tales ensayos.

 

En Venezuela, según Nicolás Maduro y otros de sus funcionarios, se experimentó con la vacuna rusa a finales de 2020. Sin embargo, nunca se conocieron ni las características del ensayo ni los resultados.

Por otra parte, los científicos alertaron que la grave situación del coronavirus en Venezuela «no da cabida a ensayos que no tengan base científica».

La negación de Maduro a AstraZeneca

Hasta ahora, a Venezuela han llegado apenas millón y medio de dosis de vacunas rusas y chinas, que solo protegerán a 750 mil personas de los 30 millones de habitantes que tiene. Maduro y todo su entorno ya fue vacunado.

A la par de tal escasez de vacunas y mientras se planifica experimentar con productos cubanos, el gobierno de Maduro se negó a aceptar las 12 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca que la oposición venezolana negoció con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).  Estas vacunas del fondo Covax de la OPS serían destinadas a personas mayores de 65 años, las de mayor riesgo en esta pandemia. Maduro no contempla vacunarlas aún.

Esto generó fuertes protestas en redes sociales, posicionando la etiqueta #Dejenentrarlavacuna