<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Chavismo atribuye a brasileños masacre de Ikabarú

El fiscal general chavista Tarek Saab informó de la detención de ocho personas, entre ellos dos hombres de nacionalidad brasileña

Chavismo atribuye a brasileños masacre de Ikabarú

El fiscal general designado por la constituyente, Tarek Saab, atribuyó este jueves a una «banda delictiva» la masacre de ocho personas ocurrida el jueves 22 de noviembre en el estado Bolívar (sur, limítrofe con Brasil) para apoderarse de una zona en la que se practica la minería ilegal de oro.

«Un grupo de personas presuntamente pertenecientes a una banda delictiva (…) ingresaron a la población de Ikabarú y dispararon contra un grupo de personas que se encontraban en un establecimiento de expendio de bebidas alcohólicas, de lo que resultó el fallecimiento de ocho personas y un herido», dijo el funcionario.

Saab explicó que entre los muertos estaba un sargento retirado de la Guardia Nacional Bolivariana y un adolescente.

«Los implicados en el ataque armado huyeron (…) en un vehículo que fue robado en ese momento», prosiguió e informó de la detención de ocho personas, entre ellos dos hombres de nacionalidad brasileña.

Cuatro pemones fallecidos

La ONG Provea denunció que al menos cuatro de los fallecidos eran indígenas de la etnia pemón, una comunidad asentada en esa zona.

Tanto el fiscal chavista como la ONG aseguran que la banda responsable de el ataque es liderada por un sujeto, conocido como alias El Ciego, que tiene orden de aprehensión y sigue prófugo.

En esta zona venezolana rica en oro y diamantes, se han registrado en los últimos tres años al menos cinco matanzas de mineros con un saldo de más de 20 fallecidos.

En la región se encuentra el Arco Minero del Orinoco, una zona especial declarada así por el régimen de Nicolás Maduro en 2016 para explotar unas 7.000 toneladas de riquezas.

Este complejo abarca unos 111.000 kilómetros de los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro, donde el Ejecutivo espera generar 36.000 millones de dólares en los siguientes seis años a través de la explotación de diversos minerales.