<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Chelsea se corona como campeón de la Premier League

Con el título decidido, quedan por establecerse los equipos que jugarán la próxima Champions (cuatro primeros). La pelea continuará este fin de semana

Chelsea se corona como campeón de la Premier League

El Chelsea conquistó este viernes el título de la liga inglesa de fútbol, sexto de su historia, al imponerse en el estadio del West Bromwich Albion 0-1 con un tanto del suplente belga Michy Batshuayi.
El delantero internacional sustituyó al español Pedro en el minuto 76, y 6 más tarde, anotó el gol de la victoria de su equipo que le permite al Chelsea del italiano Antonio Conte recuperar el cetro de la Premier League.
«Hay oportunidades que se presentan y hay que aprovecharlas a manos llenas. Nos ha costado toda una temporada estar donde estamos, fuimos consistentes. Hemos sido el mejor equipo de la liga y nos lo merecimos», dijo, eufórico, el defensa Gary Cahill, aún sobre la cancha.
 
Pese a que el Mánchester United parece preferir concentrarse en la Europa League (finalista ante el Ajax), hay cuatro equipos en liza para las dos últimos puestos de acceso. Los Red Devils, sextos con 65 puntos, visitan el domingo al Tottenham, ya clasificado para la máxima competición europea.
El Mánchester City, cuarto (69 puntos y 35 encuentros) recibirá el sábado (11h30 GMT) al vigente campeón Leicester (9º) con el objetivo de distanciarse del Arsenal, quinto (66 puntos y 35 partidos), que visita al Stoke (13º).
El Liverpool, tercero (70 puntos en 36 encuentros) visitará el domingo al West Ham (12º), que llega tras ganar al Tottenham por 1-0.]]>

"Kingdom", la apuesta de Netflix a las artes marciales

La vida ordinaria de peleadores dispuestos, como dijo Hemingway, “a cambiar su vida por un buen espectáculo de violencia”, es narrada desde un drama familiar que evoca tanto al yonqui de Burroughs, el realismo sucio de Bukowski y lo grotesco de Palahniuk, en una serie deportiva que, quizás, terminó demasiado pronto