<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

CIDH confirma visita a Venezuela entre el 3 y 7 de febrero

En un comunicado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos confirmó su visita in loco a Venezuela para constatar la grave situación de derechos humanos en el país entre el 3 y 7 de febrero.

CIDH confirma visita a Venezuela entre el 3 y 7 de febrero

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos confirmó su visita in loco a Venezuela para constatar la grave situación de derechos humanos en el país.

La CIDH informó a Gustavo Tarre, embajador de Venezuela ante la OEA que visitará el país entre el 3 y 7 de febrero.

La comisión resaltó que cualquier gobierno que los invite, debe cumplir con las facilidades necesarias para llevar a cabo su misión y garantías necesarias.

Especificó que el gobierno debe garantizar que no se tomen represalias contra personas o entidades que cooperen con la CIDH con informaciones o testimonios.

Además, la Comisión Especial podrá entrevistar, libre y privadamente, a personas, grupos, entidades o instituciones.

El Estado debe otorgar las garantías necesarias a quienes suministren a la Comisión Especial informaciones, testimonios o pruebas de cualquier carácter. De igual forma debe garantizar que los miembros de la Comisión Especial tendrán acceso a las cárceles y todos los sitios de detención e interrogación y podrán entrevistar privadamente a las personas recluidas o detenidas; el Estado proporcionará a la Comisión Especial cualquier documento relacionado con la observancia de los derechos humanos que ésta considere necesario para la preparación de su informe.

¿Dónde están los presos políticos olvidados?

“Mi calabozo hoy en día es mi oficina, es mi lugar de trabajo, leo, escribo y produzco. En lo posible, a diario hago algo de ejercicios y los días de visita preparo todo para recibir a mi familia, lo importante es evitar el ocio. No puedo cambiar mi mundo exterior, pero sí mi mundo interior. Por ninguna razón me voy a domesticar al régimen. Soy un preso político, no un perro”, escribió Iván Simonovis en su libro El Prisionero Rojo publicado en 2013, antes de que le otorgaran la medida de casa por cárcel que aún pesa sobre este comisario condenado a 30 años de prisión por los sucesos del 11 de abril de 2002.