<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cierre del año escolar se hará en condiciones limitadas

El cambio repentino del modelo pedagógico venezolano, forzado por la emergencia del coronavirus, deja sin posibilidades de maniobra a estudiantes y profesores. En muchos lugares del país no hay servicio de internet y la energía eléctrica falla constantemente, lo que representa un serio obstáculo para este plan de educación virtual

El planteamiento del gobierno de Nicolás Maduro de la culminación del año escolar a distancia a través del proyecto “Cada Familia una Escuela” implica educación por medio de plataformas virtuales y de la televisión. Noelbis Aguilar, directora del Programa Escuela de Fe y Alegría, asegura que por la rapidez de la toma de esta medida no se consideraron determinados parámetros para cumplir con el derecho a la educación y la protección de la vida.

Ante la aplicación de la encuesta sobre la modalidad de educación impuesta por Nicolás Maduro, Aguilar asegura que “ojalá que esa encuesta le permita al gobierno nacional y a los decisores en materia educativa, darse cuenta de las limitaciones que existen para poder llegar bajo una modalidad a distancia”. Esto, tomando en cuenta el nivel de vulnerabilidad que presentan zonas del país donde no hay conexión a internet ni servicio eléctrico.

Aguilar sostiene que es pertinente, además de evaluar las condiciones para los niños, niñas y adolescentes, identificar los recursos con los que cuentan los maestros. Es esencial asegurar que tengan todo a disposición para poder cumplir con su labor.

Explicó que actualmente hay 176 escuelas de Fe y Alegría, con una matrícula que se aproxima a los 97.840 estudiantes a escal nacional. El 27 de marzo culminaron el segundo lapso, es decir, cumplieron con más de la mitad del año escolar.

La docente hizo énfasis en que se debe considerar el uso del televisor, de las redes sociales, de plataformas tecnológicas y del papel de líderes comunitarios. Estos últimos pueden acercarse a los hogares más retirados y desprotegidos para que se mantengan los hábitos de estudio.

Reprogramación tardía

Olga Ramos, experta en gestión educativa y miembro de la Asociación Civil Asamblea de Educación, asevera que desde la suspensión de clases por la cuarentena social con motivo del registro de casos de Covid-19 en Venezuela, el Ministerio de Educación debió realizar una reprogramación del año escolar porque coincidió con el cierre del segundo lapso.

Ramos declaró a En Este País Radio que el cambio del sistema de educación lleva tiempo. Sobre todo pasar de un modelo 100% presencial a un modelo híbrido em el que se combina la educación en casa con educación a distancia. Un escenario que tomó desprevenida a la sociedad venezolana.

En este contexto, la profesora Ramos plantea que el programa de televisión elaborado por el gobierno es deficiente. Además, parte de los maestros venezolanos no tienen acceso a internet ni teléfono inteligente, herramientas de para comunicarse de manera efectiva e inmediata.

Ramos alegó que este modelo educativo no fue bien diseñado e incrementa la desigualdad entre los niños y adolescentes que reciben la educación, así como también entre los docentes.

Datos útiles para mejorar nuestra comunicación remota

El uso de los dispositivos electrónicos se ha vuelto de uso obligatorio para mantenernos en contacto con nuestras audiencias de interés en estos tiempos de aislamiento forzoso. Estos recursos externos, así como los internos, pueden ser muy útiles y eficientes, cuando los sabemos aprovechar bien para una mejor comunicación.