Clifford Owensby: nuevo escándalo racista de la policía de EE.UU, esta vez contra un parapléjico

Los agentes le solicitaron al hombre de 39 años que saliera del auto, para revisarlo en busca de drogas. El argumentó que era parapléjico y rechazó la ayuda de los agentes para salir del auto. Lo sacaron a la fuerza. Dentro del vehículo encontraron 22.500 dólares y un niño que no usaba el cinturón de seguridad

Clifford Owensby: nuevo escándalo racista de la policía de EE.UU, esta vez contra un parapléjico

Clifford Owensby, de 39 años, es parapléjico pero a la policía de Dayton, en Ohio, le importó poco. Lo conminó a salir rápido del auto en el que estaba, cosa que el hombre no podía cumplir, así que lo sacaron tirándolo del pelo.

Es cierto que Clifford estaba violando algunas normas: tenía vidrios oscuros -prohibidos en varias zonas de Estados Unidos- y un niño de tres años en el asiento  de atrás, sin utilizar silla especial de seguridad. En todo EE.UU. eso es una infracción. La policía lo detuvo y le pidió que saliera del auto para revisarlo (lo que es el protocolo normal). El les explicó que no podía hacerlo por sus propios medios.

El hecho ocurrió el 30 de septiembre y fue grabado por las cámaras corporales que llevan los agentes. La alcaldesa de Dayton, Nan Whaley, las hizo públicas, anunciando una investigación de los hechos.

“No puedo salir. Soy parapléjico”, respondió Clifford Owensby. Un policía contesta que un agente podía ayudarle, pero Clifford responde que tiene miedo de que le hagan daño. Entonces pide una “camisa blanca”, es decir, la presencia de un supervisor de la policía. Los agentes le contestan que lo solicitarán cuando salga del coche, según cuenta el diario El Mundo.

Uno de los oficiales pierde la paciencia. Lo amenaza con sacarlo a la fuerza. Finalmente, entre varios agarran a Clifford de los brazos y el pelo mientras él grita. Ya en el piso, lo esposan.

Además de llevar un niño sin condiciones de seguridad y con los vidrios ahumados, en el auto de Clifford encontraron 22.450 dólares. Piensan que por ello se negó a aceptar ayuda para salir del vehículo. El hombre también está acusado de obstruir la actuación de policías y por resistencia al arresto.

El presidente de la Logia de la Policía de Dayton, Jerome Dix, defiende la actuación de los agentes. Asegura que cumplieron con los procedimientos cuando se trata de individuos “que no colaboran”. “Esto no es bonito pero sí es necesario para mantener la seguridad pública”, dijo Dix.