Celumetrajes, una manera distinta de crear en un país en crisis

Para contar historias solo hace falta ganas, eso es lo que quiere transmitir Jimmy Castro, un creador que desde principios de siglo realiza celumetrajes. El celular no es sino una herramienta más que amplía las posibilidades para el mundo audiovisual venezolano

“Esta es la herramienta comunicacional más importante del momento”, dice en sus conversatorios -levantando su celular-, Jimmy Castro. En ellos habla sobre los celumetrajes, un producto audiovisual hecho con teléfonos móviles. A sus 42 años, el caraqueño es uno de los tantos inquietos creadores venezolanos que incursionan en el mundo audiovisual sin pensar en barreras económicas o técnicas.

No existen excusas para este licenciado en Artes, mención cinematografía, de la Universidad Central de Venezuela. Solo hace falta pensar en buen contenido, y tener un celular. Es así como él invita a crear a quienes tienen ansias de hacer algo, de contar una historia.

Jimmy Castro no tiene limitantes al momento de crear.

También comenta que hay que cuidar el sonido, la iluminación (dos aspectos de alta vulnerabilidad en las grabaciones con celulares), las actuaciones y la dirección, para que el audiovisual sea de calidad. “Si el objetivo final es presentar el material en TV o en cine, e incluso, en festivales, lo recomendable es ahondar en estos temas y conocer más sobre lo audiovisual; sonido, musicalización, fotografía, iluminación y otros”, recomienda Jimmy.

“Yo diría que cualquiera que tiene un teléfono de última generación puede competir con cualquier equipo (de video) de última generación”

Se va abriendo, entonces, un mundo de posibilidades frente a las personas que tienen la intención de relatar, y no tienen una cámara profesional. El teléfono móvil ha sido modificado tantas veces como las empresas que los fabrican lo consideran necesario. Han sido años de cambios y constante renovación que buscan darle cabida a las cambiantes exigencias de las audiencias.

Lo que en un principio fue utilizado para solo transmitir o recibir llamadas y luego mensajes, hoy puede ser usado para tomar fotografías o grabar video a la altura de una cámara profesional.

El primer aparato en conseguirlo fue el Kyocera VP-210, lanzado en Japón en mayo de 1999, recuerda Android Authority. Permitía tomar fotografías con una resolución de 0.11 megapixeles. La surcoreana Samsung comenzó a vender el SCH-V200 en junio de 2000, con una cámara capaz de registrar imágenes de 0.35 megapixeles. Hoy en día las resoluciones no bajan de 12 MP, en los modelos de alta gama.

El Samsung SCH-S250, pudo grabar y tomar fotografías en una resolución de hasta 5 megapíxeles en el año de su lanzamiento, 2004. A partir de entonces el video en celulares sería una realidad.

El informe anual de la Asociación GSM, que agrupa a alrededor de 1000 operadoras móviles y empresas relacionadas, estimó que en el año 2018 alrededor de 5.1 billones de personas en el mundo estaban suscritas a servicios de móviles, lo que representaría un 67% de la población en el mundo. Este mismo documento estima que en Latinoamérica casi el 70% está conectado por estas tecnologías. Así, se prevé que para 2025 alrededor de 71% de población mundial estará conectados por smartphones, con una tasa de crecimiento anual de casi un 2%.

“Hoy Apple va a reinventar el teléfono”, dijo Steve Jobs en una conferencia al estrenar el primer dispositivo de la serie Iphone en el año 2007. Ese mismo año ese celular ganó el “Invento del año” de la revista Time. Más de una década después, Jimmy utiliza un aparato de esa empresa para realizar cortometrajes (de entre uno y 10 minutos). Reporteros, influencers, e incluso las mismas compañías de celulares, han entendido esto. Él sabe lo que tiene en las manos.

En Venezuela estos aparatos son costosos. Pero aún más caro sale comprar una cámara Nikon o Canon, por ejemplo. Nuno Gómez y Luis Bond, dos profesionales de lo audiovisual, opinan que lo importante es el contenido. “Yo diría que cualquiera que tiene un teléfono de última generación puede competir con cualquier equipo (de video) de última generación”, comenta Bond.

“Veo que en Venezuela se ha ampliado bastante ese recurso para contar historias y lo aplaudo completamente. A veces uno se crea excusas y decimos que no tenemos los equipos necesarios para contar historias. Afortunadamente, contamos con celulares que colaboran a esta tarea. El celular hoy es una herramienta importante para decir lo que siento y lo que pienso”, agrega Nuno.

Un producto audiovisual rentable

Para este año 2020, los dispositivos móviles más utilizados en el mundo serán los de las marcas Samsung, Apple, Xiaomi y Huawei. Jimmy Castro utiliza en sus grabaciones los teléfonos de gama media-alta. En específico, Iphone y Samsung.

“A veces los equipos de producción no tenemos cómo cubrir los costos de una cámara y un celular con buena calidad en video, ya ahorra el alquiler de la cámara. Si se tiene pulso y se sabe manejar el equipo, uno mismo puede manejar el celular, sin la necesidad de incluir un camarógrafo”, comenta Castro.

Pero lo que no se gasta en video durante la elaboración del celumetraje, se invierte en mejoras en sonido, en efectos especiales, iluminación, ambientación, maquillaje y vestuario, con el único fin de que el resultado sea una pieza que se pueda exponer tanto en una sala de cine, como en un canal de Youtube.

Esto pasa porque, aunque los celumetrajes sean una manera rentable de producir historias, el equipo en sí mismo tiene limitaciones, y hay que darles frente de alguna forma. Aquí la creatividad e innovación juegan un rol muy importante.

Por otra parte, el celumetraje además de ser rentable, es más inmediato, más rápido. “Aunque estos procesos creativos siguen la misma línea que los proyectos grandes, se acortan en los tiempos de entrega. Es una de las cosas más resaltantes de trabajar con un celular”, expresa Jimmy. Y aunque se reduzca al máximo el equipo de trabajo, los costos, y en general, la producción de los celumetrajes sea más rápida, también es cierto que la estructura misma en guion no varía. Incluso, es más rápido de editar y compartir, dependiendo del proyecto, comenta el director.

La democratización de lo audiovisual

Los celumetrajes colaboran a la tarea de hacer más accesible lo audiovisual a todos. “No solamente los celulares, si no las cámaras están siendo más accesibles al público. Cada vez tienen mayor calidad a menor costo. Así pasa con los celulares que vienen con mejores cámaras. Vivimos en una época donde todo el mundo está generando material audiovisual. Los celulares están llenando esa demanda de un público que quiere generar contenido. Tal vez no a un nivel de Hollywood, pero sí a nivel personal, para compartirlo en sus redes. Eso ha despertado la vena creativa a muchos”, dice el también director y guionista, Luis Bond.

Se prevé que para 2025 alrededor de 71% de población mundial estará conectados por smartphones, con una tasa de crecimiento anual de casi un 2%

Y si no es en Hollywood, sí puede ser en festivales. Los celumetrajes de Castro han participado como “selección oficial” en festivales de Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Chile y Alemania. “Nuestro gran triunfo es que la mayoría han sido festivales de celumetrajes, sino de cortometrajes convencionales”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jimmy Castro (@jimmyartista) el

Hoy está a la espera de una respuesta en el Just Before Midgniht Film Fest y el Indie For You Film Festival con sus obras Knocking Door, La llamada, Cala y Tragedia, respectivamente.

Ejemplos de éxito

Sergio Guerrero también utiliza celulares para hacer realidad videos, en su caso, principalmente musicales. Con ellos ha estado nominado en los premios Mara Internacional, que se celebrarán en el mes de abril, como Director de cine del año.

Antes, Luis Bond experimentó también con celumetrajes y, de hecho, recientemente sus alumnos le han presentado cortometrajes grabados con celulares. “Puedes tener la mejor cámara del mundo pero si no sabes el ABC de la imagen, no vas a lograr nada. No importa qué tanto avance la tecnología, lo que importa es manejar el lenguaje de la imagen, y ya con eso el terreno está ganado”, dice.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sergio Guerrero Uribe (@sergioguerrerodirector) el

La plataforma Zut.tv desarrolla contenidos para television on demand con teléfonos. Programas de este canal musical web como La ola, Music Traveler y Pop life, son grabados con celulares. El canal de producción venezolana confía en el streaming, en un país cuyo acceso a internet se redujo hasta rondar el 40,5%, según el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos.

“Hay que entender que estamos en un proceso de transición entre lo tradicional y lo digital importante y hay que saber cómo abordarlo”, comenta la profesora de Televisión de la Universidad Católica Andrés Bello, Yasmín Centeno. Para Jimmy Castro, “este es el momento para contar historias”.