Drag Queen, la vida detrás del maquillaje

Lentejuelas, diamantes, escarcha, tacones, vestidos. Un Drag Queen debe tomar en cuenta cada elemento para subirse al escenario todas las noches. Pero un artista que ha elegido esta estética para su trabajo hace más que solo maquillarse: implica una verdadera transformación para crear un personaje, horas y horas frente al espejo para entretener al público. Una vida de show que se vuelve rutina y que requiere de esfuerzo y sacrificio

Suena la música. Las luces se encienden y en el centro del escenario está Arona Backer. Lleva una chaqueta satinada sobre un vestido negro que le sobrepasa la altura y su rostro es vitrina de más de una docena de brillantes que centellean con los reflectores.

Su cara se esconde detrás de maquillaje negro y escarcha mientras danza suavemente, mueve sus manos, mira fijamente al frente y sus labios se abren para sincronizarse con la canción que retumba en el espacio. Unos cuantos bailarines se agitan a su alrededor. Son más de las 12 de la noche y la Drag Queen reconocida como la número uno del país recibe aplausos y gritos alegres del público.

AronaBacker1

Para lograr un show en tarima de casi cinco minutos, Arón Mujica tuvo que pasar más de dos horas sentado frente al espejo para transformarse en su alter ego. Su día de labores empieza a las cinco de la tarde, cuando llega a Cool Cafe, local donde trabaja ubicado en La Castellana, al este de Caracas. En el día va vestido lo más sencillo y cómodo posible, con un mono rojo, un suéter negro y zapatos de goma. Sin una gota de maquillaje ni extravagancias; el glamour es para la noche y sobre el escenario.

AronaBAcker 2

En su bolso guarda todos los elementos que necesita para convertirse en su personaje. Y una vez que todo está afuera, sobre su puesto no hay espacio para más: pinceles, pestañas postizas, joyas, recipientes con polvos de colores y pega loca, el mejor amigo de un artista drag. El primer paso antes de ponerse una sola gota de maquillaje, es afeitarse. Después empieza la magia. Y cuida cada detalle. Base para el rostro, aguacolor de varios tonos, escarcha y luego pegar una a una cada piedrita. Es ahí, frente al espejo y en cada pincelada, donde nace Arona Backer.

Cool Cafe Drag-36

El artista asegura que trabaja con su imaginación para el look de cada presentación, que no repite dos veces. “Nunca copio el maquillaje textualmente de alguien, sino que trato de adaptar. Veo y de uno me gustó el ojo, del otro me gustó la boca. Voy haciendo un mix y voy creando el personaje”. Aunque confiesa que, en muchas ocasiones, la creatividad se queda dormida: se ha quedado en blanco al momento de comenzar su transformación o ha tenido que limpiar y empezar de cero, a pocos minutos del show. “Siempre ando como loco viendo qué me hago”, afirma.

Para él es importante mantenerse actualizado en las tendencias y ojear lo que hacen otros artistas drag queen, no solo nacionales sino de otras partes del mundo. “Buscas inspiración, pero lo adaptas a ti”. Explica que le gusta “lo dark, lo más agresivo”, y la firma que plasmó en Arona Backer, al menos la mayoría de las veces, es montarse al escenario con la cabeza rapada. “Una vez me rapé para no ser cliché y así me quedé”.

Cool Cafe Drag-11

En el camerino, rodeado de una veintena de trabajadores que hacen vida en  Cool Cafe entre bailarines, productores, coreógrafos y artistas que se turnan cada día, Arona Backer es una referencia y una escuela para las más nuevas. De vez en cuando, suelta uno que otro consejo, aunque no se lo pidan. “No te maquilles así, esto te queda mejor”, expresa.

“Soy la abuela de las niñas”. Y es que Arón tiene en su haber 19 años de experiencia siendo Drag Queen. Se inició como asistente de un artista travesti, hasta que él le recomendó crear su propio personaje. Asegura que fue el primero en Venezuela en tener un nombre y apellido, de ahí vinieron los demás. Conoció la noche del artista y nunca la dejó.

Cool Cafe Drag-17Cool Cafe Drag-18

Lo más difícil al momento de comenzar es, dice, crear un personaje. “Que la gente te reconozca cuesta muchísimo porque ven mucha variedad. Entonces tienes que crear algo que te identifique”, dice Arona Backer. Y ese elemento fue una de las cosas que tuvo en cuenta Mckenzie Jacker al iniciar en el mundo de los artistas Drag Queen.

El sello que lo diferencia está en sus maquillajes, en todos los detalles que agrega para alimentar su personaje. “Me gusta ser diferente. Si los otros salen con peluca amarilla, yo tengo azul. Trato de meterle mi toque, no puedo dejar perder mi esencia”, dice el joven que estudió Informática, pero abandonó a la mitad de la carrera.

fotos drag queen 01 diptico 01

Mckenzie Jacker comenzó cuando unos amigos lo incitaron a maquillarse y vestirse para participar en un concurso de travestis. Ganó y desde entonces ha triunfado en siete competiciones distintas. Sus primeros actos fueron doblando a artistas como Pink, Adele o Karina; luego quiso crear algo único.

drag queen diptico 02

Cuenta que aprendió a maquillarse solo, eso no es lo más difícil de ser un Drag Queen. “Lo más complicado es tratar de tener una sonrisa en tarima cuando estás triste. Todo lo malo tienes que dejarlo fuera del escenario y tratar de transmitir buenas energías al público”, explica mientras se maquilla. Y cada detalle, desde lo cosmético hasta el vestuario y los zapatos, merece todo su compromiso y entrega. “Más que un hobbie, esto es mi trabajo. No lo tomo como una jodedera. Hay muchas personas que lo toman a juego porque me pongo una peluca y unos tacones, pero para mí no es un juego”.

MckenzieJAcker1

Lo que más le gusta de su trabajo es poder transmitirle buena energía a la gente que noche a noche va a verlo. “Me gusta muchísimo jugar con los sentimientos en escena”. Y confiesa: “Yo no bailo, tengo dos pies izquierdos”.

El baile sí se le da muy bien a Abiguey Guerra. La joven es de las primeras mujeres en Venezuela en ser Faux Queen, una mujer exagerando rasgos femeninos en escena, con la misma estética que los Drag Queen. “Esto es un arte que no tiene sexo”, asegura la veterana Arona Backer. Cualquier persona, sin importar tendencias, puede hacerlo.

DRAGQUEENS-CLÍMAX-BETANIAIBARRA-9447 DragQueenVP-37

La estética que manejan los artistas dedicados al mundo Drag Queen no está relacionada con la identidad sexual, con un cuerpo o gustos, va más allá. Y hace la diferenciación: “Un transexual es una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre o al contrario, es estar en el cuerpo equivocado”. Un travesti es aquella persona que se viste, temporalmente, con la ropa del género opuesto y en el caso de un espectáculo, es tratar de “personificar a una mujer” u hombre, alguien que ya existe, “tratar de parecerse lo más posible a Thalia, Paulina, Beyoncé. Dejas de ser tú para convertirte en el personaje”, detalla Arona.

Cool Cafe Drag-6

Para los Drag Queen, todo está en la creación de un personaje original. Son entretenedores, artistas, lo que hacen cada noche es un show que no ajuro está relacionado con su modo de vida. Es por eso que heterosexuales pudiesen dedicarse a meterse en la piel de un personaje Drag Queen, aunque Arona Backer asegura que ese no es su caso.

ConchaWork1

Para Abiguey todo inició cuando hace dos años ganó una competencia de baile en Cool Café, que semana a semana ofrece presentaciones de artistas fonomímicos, travestis o drags, y la invitaron a formar parte de la plantilla de trabajadores. En diciembre de 2018 hubo una noche en la que la temática era Drag Queen y ella no quiso quedarse atrás. “A mí que me gusta ser exagerada, me atreví. Fui investigando, metiéndome en el arte. Le gustó al público y a mí también”. A ella le gusta ser lo más colorida posible, incluir arcoiris, plumas, flores, pelucas. Ese es su sello, uno que espera seguir desarrollando.

DivaRosse1

La joven, graduada como técnico dental pero que nunca ejerció, divide su tiempo entre las presentaciones de la noche y las suplencias que hace en una academia de baile durante las tardes. A veces, también, su presencia en el escenario la ayuda a rebuscarse en otros lados. “Hacemos show por fuera, la publicidad nos las da participar en la revista. Por fuera cobramos más”. El trabajo las puede llevar a presentarse en locales en el interior de país.

Cuenta que su rutina se desordenó desde que cambió la noche por el día. Su horario está invertido. “A las 11 de la mañana es lo más temprano que me estoy parando, luego voy a ensayar durante la tarde y a las 5 o 6 vengo a trabajar. Ceno, ensayo los individuales y empezamos a arreglarnos como a las 10 de la noche para salir a escena casi a la 1 de la madrugada”, repasa. Luego espera a que abra el Metro de Caracas a las 5:30 am para subir a su casa en El Junquito. “Estoy acostumbrada a no dormir”.

DragQueenVP-40

Cool Cafe Drag-29

La misma rutina engorrosa la tiene Kevin, aunque sobre el escenario se le conoce como Diva Rosse. “Es complicada porque en mi casa trabajo de martes a sábado y vivo muy retirado de Caracas”, en Los Teques. Para ganarse la vida como Drag Queen, ha tenido que sacrificar algunas cosas, entre esas el compartir con su círculo de allegados. “A veces uno no tiene vida social con amigos cercanos o con los familiares”. También, exigirle al bolsillo: “Invertimos muchísimo porque una base de maquillaje te dura 15 días. Incluye vestuario, pelucas. Debemos estar reinventándonos todo el tiempo”.

CC

La del grupo que tiene más tiempo adaptándose lo confirma. “Es una lucha, lo poco que ganas lo gastas en tu personaje. Tienes que reunir cada dos o tres meses para comprar algo. Yo me rebusco, con ropa vieja o usada, la llevo con un costurero y la adapto”, explica Arona Backer. Y el dinero se va en cada detalle: pega, silicón, lentejuelas, ropa, accesorios.

“Nunca me he sentado a sacar cuenta. Si lo haces, te da la crisis”. La misma crisis que golpea los bolsillos, pero la única opción que tienen es seguir. Noche tras noche, el show debe continuar. “Nos ayudamos entre todas. Todos los días es un invento, tengo 19 años reinventándome”.

Cool Cafe Drag-39 Cool Cafe Drag-44