Moribunda libertad de expresión

La democracia le quedó grande a la modernidad. Sueños de un mundo más libre y justo se quedaron en el imaginario colectivo. La gente no está preparada para tolerar la opinión de los demás, la prueba de esto: siete hechos históricos que castigaron a quienes optaron por informar un poco más de la cuenta. No muy lejos, en Venezuela impiden salir a dueños y directivos de los diarios El Nacional, Tal Cual y la publicación digital La Patilla

Moribunda libertad de expresión

En Septiembre del 2014 la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación ante ciertas medidas en contra de la libertad de prensa en Venezuela. Sin embargo, no es el único país que debe rendir cuentas. El mundo entero ha sido testigo de atrocidades ─capturadas hasta en video─ que amenazan contra cualquiera que desee abrir la boca.

«La verdad es que el periodismo, simbolizado por un lápiz, un bolígrafo, una cámara o un micrófono, está asediado, y de manera deliberada», denunció John Kerry, el secretario de Estado de EEUU durante la inauguración de un seminario en el Departamento Estatal sobre la seguridad de los periodistas. Concluyó: “en 2014, al menos 60 periodistas fueron asesinados, y 73 el año anterior”.

En plena época en la que se alaban los valores de la democracia ─la libertad de expresión siendo uno de ellos─ los ataques en contra de los mismos han conmocionado a todos. ¿Será que no estamos preparados para este sistema? ¿Es la libertad un arma de doble filo? El asunto es grave, en Argentina acaban de asesinar a un fiscal por tener información “de más”. También decapitan a un periodista en el Medio Oriente, para causar terror entre la población. En Francia le disparan a un semanario. Es un hecho, la libertad de expresión y de prensa está en crisis, quizá también los valores humanos.

A continuación, seis hechos que hacen de la libertad de expresión una blasfemia del periodismo. Una de las carreras más peligrosas del mundo:

1. Charlie Hebdo, un golpe duro para el desarrollo: el 7 de enero entraron dos hombres encapuchados a disparar en el semanario parisino. El atentado causó doce muertes, incluyendo la del editor Charb. Cuando los asesinos empezaron a disparar gritaron “Alá es grande”. El 14 de enero Nasser Ben Ali al-Anassi, portavoz de Al Qaeda, confesó que el grupo seguirá reaccionando de esta manera con “aquellos que insultan al profeta elegido».

El semanario Charlie Hebdo había publicado varias caricaturas que hacían alusión a Mahoma, al igual que hacían con otros líderes de diferentes religiones, como Jesús.

charlieh

2. La crueldad de ISIS: el «Estado islámico» se encargó de borrar la delgada línea entre la ficción y la realidad. Las ejecuciones que se realizaron a civiles y que fueron grabadas en video mostraron que la intolerancia no tiene límites.

Los norteamericanos James Foley, un fotoperiodista independiente y Steven Sotloff, también periodista, murieron en manos de este grupo. Posteriormente pedirían por el cuerpo de James Foley 1 millón de dólares.

Las razones de estos asesinatos fueron meramente de índole político. Su trabajo periodístico no los llevó a su lecho de muerte, en cambio su nacionalidad sí.

1

3. Agresión contra la prensa mexicana: el 27 de febrero del 2013 ocurrió, por tercera vez consecutiva, un ataque en contra del Diario El Siglo de Torreón. Tan solo 20 días antes, cinco de sus periodistas habían sido secuestrados por varias horas con la intención de intimidarles y silenciar su trabajo. El diario ya había recibido amenazas en 2009 y 2011. Miembros del equipo dijeron a El Universal de México “no sabemos si todos los ataques vienen de la misma persona, pero estamos seguros que la falta de medidas en el pasado no favorecieron el asunto”.

3

Más tarde la Asociación Iberoamericana de Prensa instó a los miembros del gobierno mexicano a que «reaccionen con firmeza» a los recientes ataques contra el diario  y  «demuestren que las medidas aprobadas para enfrentar la violencia van más allá del mero espectáculo político».

Para sumar a la lista, el 11 de febrero de 2014 se encontró el cuerpo de Gregorio Jiménez, reportero de Notisur y Liberal del Sur. El periodista reporteó ante los medios que un bar llamado “El mamey” servía como lugar de homicidios. Su dueña es una de las principales sospechosas.

2

 

4.El Espectador en Colombia: el 2 de septiembre de 1989 el diario bogotano El Espectador sufrió las consecuencias de haber publicado información en contra de Pablo Escobar y el cartel de Medellín. A las 6:43 am, un camión cargado de 60 kilos de dinamita explotó en la entrada del lugar. El atentado no causó víctimas mortales, pero sí 72 personas heridas. A pesar de lo escombros y ruinas, el medio impreso no flaqueó. Al día siguiente circularon con el titular “¡Seguimos adelante!”, tampoco dejaron de publicar en contra de sus presuntos atacantes.

6 elespectador

 5.Venezuela, un conjunto de atentados sigilosos: no hubo sangre, pero si heridas sociales. También la muestra de que no se es capaz de aceptar una opinión que tenga voz propia. El gobierno del presidente Hugo Chávez no aguantó las críticas de muchos medios de comunicación y, sin dudarlo, abusó del poder.

La lista de cierres a medios de comunicación es larga. Sin embargo hay unas que fueron más evidentes que otras. Comenzó con el cese de las trasmisiones de RCTV. El 27 de mayo de 2007 fue para muchos el inicio del fin de los medios libres en Venezuela. Tras el acontecimiento, se presentaron una lista de 34 emisoras de radio que también iban directo a la rotunda y al silencio.

El paso del tiempo ha hablado aún más. Las multas insostenibles que presionaron al canal privado de oposición Globovisión obligaron a sus directores a la venta del mismo.

La prensa no se queda atrás, menos los caricaturistas. El pasado 17 de septiembre Rayma fue despedida de El Universal por su publicación del día.

saludvzla

 

6.Periodismo en tiempos violentos: dos reporteros murieron cubriendo las protestas en Ucrania. El 24 de mayo del 2014 el reportero gráfico italiano Andrea Rocchelli, y su intérprete ruso, Andrei Mironov, fueron abaleados por proyectiles explosivos.

La directora de investigación de Reporteros Sin Fronteras Lucie Morillon, declaró: “hacemos un llamado a todas las partes en conflicto para que respeten el trabajo de los periodistas, independientemente de las políticas editoriales de los medios para los que trabajan. Es el derecho público a la información lo que se ve amenazado cuando se apunta hacia el periodista”.

7. Prohíben salida del país: La jueza venezolana María Eugenia Núñez emitió el martes 12 de mayo la orden de restricción que impide salir de Venezuela a dueños y directivos de los diarios El Nacional, Tal Cual y la publicación digital La Patilla, tal como lo solicitó Cabello al interponer su demanda por difamación el pasado 23 de abril.

Los tres medios citados reprodujeron una información del diario español ABC basada en declaraciones del militar Leamsy Salazar, antiguo jefe del grupo de seguridad de Cabello. Cita la ABC: «El presidente de la Asamblea Nacional es el cabecilla del cártel de los Soles y por tanto operador del narcoestado en que Chávez convirtió Venezuela»

Los señalados por la jueza fueron:

1. Miguel Henrique Otero
2. Ramiro Óscar Molina Ríos
3. Mariana Otero
4. Argenis Rafael Martínez Mota
5. José Simón Elarba Haddad
6. Oswaldo Karam Macía
7. Luis Carlos Serra Carmona
8. Juan Andrés Wallis Brandt
9. Omar José Delgado Lugo
10. Jorge Papatzikos Gianopulos
11. Vivianne de Lourdes Font Fernández
12. Ramón José Medina Simancas
13. Beatriz Cecilia De Majo de Algisi
14. Carmen Elena Macía Fortique
15. Leopoldo Eduardo López Mendoza
16. Teodoro Petkoff Malec
17. Juan Antonio Rafael Golia Amodio
18. Francisco Layrisse
19. Manuel Antonio Puyana Santander
20. Alberto Federico Ravell Arreaza
21. Isabel Cristina Ravell Nolck
22. David Alberto Morán Bohórquez

 No se mata la verdad matando periodistas