<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Fendi: el vínculo afectivo de la moda

Delfina Delettrez, hija de la afamada Silvia Venturini, cabeza y matrona de Fendi, alumbró una colección que a muchos dejó con los ojos claros y sin vista. Es que los colores, el brillo, la munificencia del ornamento, que caracterizan a las prendas, ciegan de furor a “fashionistas” y adictos a la moda

Nada mejor que el vínculo madre-hija como motor de creación. De la unión entre Delfina Delettrez y Silvia Venturini Fendi nace una iniciativa.
Georgia May Jagger y la legendaria Iris Apfel, por ejemplo, fanáticas de la dupla, ya poseen piezas de esta fabulosa muestra. Fue pergeñada por Delfina para Fendi —la maison fundada por sus bisabuelos Edoardo y Adele en 1925. Su madre, Silvia dirige la casa como creativa. Ella fue la responsable del lanzamiento de las «baguettes» y «croissant» bags que causaron furor en los 90’s.

Para esta colección de primavera, Delfina Delettrez imaginó a una Eva que se fusiona con un ave. Con esta imagen, diseñó broches, zarcillos y anillos enriquecidos con cristales, plumas y pieles de zorro —sin olvidar la esencia Fendi. Es un look primitivo–futurista que resume el ADN de las joyas.

Al preguntarle personalmente a Delfina en qué tipo de mujer se inspiró, respondió: “En mí misma”. Una mujer que gusta de lo exagerado, que es maximalista, que disfruta de las grandes pieles y un maquillaje muy graphic. Una mujer que luce como un loro tropical muy sofisticado.