<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Fútbol americano, un deporte para perder la cabeza

Un estudio de la Academia Americana de Neurología reveló que 43% de los exjugadores de fútbol americano tienen traumatismos cerebrales. La cifra alarma y aumenta las preocupaciones sobre los efectos a largo plazo de la práctica del deporte más popular en Estados Unidos

40 jugadores retirados de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) se sometieron a resonancias magnéticas y a pruebas de inteligencia y de memoria para desarrollar la investigación. Los deportistas tenían entre 27 y 56 años y jugaron un promedio de siete años en la liga. La mayoría abandonó la NFL hace menos de cinco años y todos reportaron un promedio de ocho contusiones cerebrales. «Éste es uno de los estudios más amplios hasta el momento sobre jugadores retirados con vida de la NFL y uno de los primeros que muestra evidencia objetiva y significativa de daño cerebral en estos exjugadores», indicó el autor del estudio, Francis Conidi, del colegio de medicina de la Universidad de Florida según reseña la agencia France Presse. «La tasa de trauma cerebral fue significativamente mayor en los jugadores que en la población general», añadió.

Las resonancias magnéticas avanzadas midieron el movimiento de las moléculas de agua en la materia blanca del cerebro —que controla cómo opera su funcionamiento— para determinar la medida del daño. Diecisiete jugadores, es decir 43%, presentaron niveles de movimiento por debajo del estándar de gente saludable de la misma edad. «Esto se considera evidencia de trauma cerebral con una tasa de error de menos de 1%», especifica la investigación.

«En las pruebas de inteligencia, cerca del 50% tuvo problemas importantes en sus funciones ejecutivas, 45% en aprendizaje o memoria, 42% en atención y concentración», reseña el informe divulgado poco antes de una presentación en el 68º encuentro anual de la Academia Americana de Neurología en Vancouver, Canadá. También indica que las posibilidades de sufrir daño cerebral aumentan con la cantidad de años inmersos en la práctica deportiva

Un tercio de los participantes manifestó que durante su carrera sufrieron varios golpes que no habían sido lo suficientemente fuertes para ser diagnosticados como contusiones. Este hallazgo aumenta la presión sobre la NFL que desde hace tiempo ha sido cuestionada por minimizar los efectos de las lesiones. Las denuncias se han elevado hasta la pantalla grande con Concussion, la película que narra los descubrimientos del doctor Bennet Omalu, interpretado por Will Smith, con respecto al tema. El descubrimiento de Omalu se publicó en 2005 y fue desacreditado por los científicos miembros del Comité para Lesiones Cerebrales de la NFL. El conjunto de expertos no contaba con ningún neurólogo, por lo cual la investigación cobró auge. Este nuevo avance de la Academia Americana de Neurología pone en duda la veracidad de la Liga Nacional de Fútbol.