Jägermeister embriaga de alegría a la cocina

Las hierbas naturales de Jägermeister sazonaron el primer evento de la marca en 2016: el Backyard BBQ, en el que la creatividad culinaria se mezcló con la receta del licor tendencia entre la juventud mundial

En un encuentro pensado para el redescubrimiento, la marca Jägermeister presentó recetas culinarias y de cocteles que desafían el tradicional shot a temperaturas heladas. Un mojito de bienvenida a base del licor “del venado” recibió a los invitados del Backyard BBQ, primer evento de la marca en 2016 realizado en la terraza del chef Guaicook el pasado 07 de julio.

Jagermeister3

Con cinco años en el mercado venezolano, el licor alemán muestra su versatilidad en el país caribeño. “Queríamos dar a conocer esa parte distinta de Jägermeister que se separa de la rumba después de las tres de la mañana. Demostrar que se puede tomar solo o en distintas presentaciones, por su calidad”, afirma Marcos Noriega, gerente de la marca.

Creado por primera vez en 1935, su preparación ostenta niveles de calidad de exportación. Luego de una maceración de un año en barricas ubicadas en Wolfenbüttel, Alemania, la bebida pasa por un aparato de última generación que analiza que no haya contaminación alguna. Antes de distribuirse, las botellas han pasado un total de 383 pruebas de calidad. El otrora tradicional remedio contra la tos y problemas digestivos -dado el origen natural de sus hierbas- migró a América en los años sesenta y en los noventa se disparó su popularidad.

Jagermeister4

El evento giró en torno a la exaltación las propiedades gustativas del licor, gracias a sus ingredientes conocidos –y desconocidos. Jägermeister posee una receta casi tan celada como la de la Coca Cola: “De las 56 especies de las que está hecha la bebida, la casa solo ha revelado 10, las demás son secretas”, explica Noriega, quien apunta que tan solo cuatro personas en el mundo conocen la receta. Dentro del lado claro de la luna, la marca trajo al público del Backyard BBQ distintas opciones culinarias con frutos secos, conchas de naranja, jengibre y anís estrellado, “para que la gente conociera la base del licor”.

Guaicook deleitó a los participantes con un menú degustación con alternativas gustativas para todos los paladares, acompasado con las entonaciones de Alberto Añez, quien presentó su nuevo proyecto “Recordatorio”. Se ofrecieron cotufas con polvo de kale y naranja, chips de batatas con salsa de Jengibre y wasabi, hamburguesas con carne de chistorra y maní, brotes chinos, cebolla caramelizada y una salsa BBQ. Para cerrar, una torta de vainilla, ralladura de naranja y canela.

Jagermeister2

Mientras, el equipo de Caracas Bar se encargó de preparar una variedad de cocteles a base de este licor con 35 grados de alcohol, entre los que destaca el mojito de bienvenida, “era el más pedido, la gente seguía repitiendo ese”, ríe el gerente de la marca. Además, se presentó el licor en tragos con jengibre, ginger ale, jugo de naranja y soda.

Sin embargo, el consumo tradicional del licor estuvo a disposición de quienes así lo desearan con la Tap Machine, que dispensa Jägermeister a -18° C para ser consumido en un shot. En esta y demás presentaciones que desafían la imaginación, el licor está a la venta en discotecas y locales nocturnos de las principales ciudades del país, ofreciendo sus bondades a ese consumidor de estilo rockero, indie y bohemio que encaja en el prototipo de Jägermeister.

Jagermeister1