<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Libros universitarios: de la escasez a la fotocopia

El conocimiento también pasa hambre en Venezuela. A la escasez de alimentos y medicinas se suma la de libros de consulta y técnicos universitarios. La educación de tercer nivel resiente en su actualización y su competitividad global, mientras los alumnos y profesores hacen maromas para tener qué leer e instruir

Libros universitarios: de la escasez a la fotocopia

Thais Palencia cancela 3.950 bolívares  a la chica que le atiende en CopyCom, un centro de copiado de San Antonio de los Altos. La cantidad corresponde a la copia de 368 páginas y la encuadernación de las hojas. No es un trabajo universitario ni un documento personal, lo que fotocopió la joven estudiante del Iutirla fue el libro Diseño de un sistema tributario óptimo, de James Mirrlees, fundamental para sus estudios de Administración Tributaria. No es el primer libro que fotocopia, porque juntar separatas en vez de libros originales se ha convertido en su manera de abordar la escasez de textos especializados. Es cosa común entre aquellas aulas. “Esa ha sido la norma”, dice.

Conseguir textos especializados en línea se logra con cierta habilidad técnica. Cosa común entre universitarios, acostumbrados a visitar cada vez menos las librerías y más la red, única fuente de información actual, sin control cambiario. “En Internet consigues muchos libros pirateados. Tienes que tener el navegador TOR para poder saltarte muchos controles y conseguir los torrents correctos. Pero hay muchas cosas específicas de cada país para las cuáles no sirven esos libros. Entonces allí debes recurrir a videos, clases en línea, monografías de estudiantes de otras universidades, etc”, explica la estudiante de los Altos Mirandinos.

cita3

Pero el principal problema que ve la estudiante no es el de sus compañeros, sino el de sus profesores. “No solo cuesta conseguir libros para nosotros, los profesores no consiguen libros o no tienen para comprarlos. Muchos de esos profesores no son usuarios de internet, por lo que no se actualizan. Recientemente un compañero corrigió a un profesor en clases que no sabía cuáles eran los países donde se aplicaban las tasas del IVA, ni a cuál porcentaje estaban. Y no es la primera vez”, agrega Palencia.

El de ella es uno de los tantos casos de estudiantes que se han quedado sin material para estudiar. En una breve consulta a varios alumnos en los pasillos del Instituto Universitario de Tecnología Dr. Federico Rivero Palacio (IUT) y de la Universidad Central de Venezuela (UCV), la opinión es generalizada: los libros fotocopiados son la respuesta a la escasez, cada vez mayor, de textos especializados.  “Siempre ha sido así”, dice Morelba Rodríguez, una pelirroja que engulle un tequeño en el cafetín de Ingeniería de la Central: “el estudiante es muy pelabola por naturaleza, por lo que siempre se ha resuelto con copias. Mi hermana mayor lo hacía así a veces. Pero el peo ahorita es que no hay libros, ni siquiera para fotocopiar. Antes los podías comprar, eran medio caros pero los comprabas. Ahora no. Los propios profesores te lo dicen: algunos te remiten a consultar directamente en Internet al tiempo que te advierten que te recomendarían leer tal libro, pero que es caso perdido porque no lo vamos a conseguir”. Termina su fritanga y comparte una anécdota reciente: “Hace días fui a VDL Books en el Sambil y me dio un arrecherón. Un libro que el profesor había comentado el semestre pasado, y que no pude conseguir en su momento, estaba allí a la venta… ¡En veinticinco palos! Eso es imposible de pagar. Salí muy triste de allí”. La ucevista sabe la carga que debe soportar por estas particularidades de la educación superior venezolana. Asume  que su valor en el mercado laboral se deprecia a ritmo de inflación y Cencoex. “A veces siento que estamos aislados, que recibimos una educación medio tapa amarilla”, lanza sosteniendo que tal cosa es “lógica” porque “estamos desconectados de lo que pasa en el mundo”.

En la UCV la desazón camina por los pasillos de Carlos Raúl Villanueva. En uno de los sobrevivientes jardines de la Facultad de Odontología, Richard desgasta los minutos luego de alguna de sus clases. Aprovechando el silencio comparte su preocupación: quedarse atrás. “Hay avances tecnológicos, nuevos procedimientos, que son registrados en libros actualizados que no se encuentran o se consiguen a precios absurdos. Yo sé que esos precios son normales cuando los calculas al dólar paralelo, pero ¿cómo hago? Yo tengo un ingreso de sueldo mínimo por un trabajo que hago paralelo a mis estudios. Eso me alcanza para comer aquí y salir con mi novia al cine, si acaso; de resto, dependo de mis padres, que se esfuerzan mucho”. La realidad la atenúa con las sempiternas copias fotostáticas, incluso adquiriendo libros completos replicados en hojas de papel bond encuadernadas que venden listas para llevar. “Yo suelo comprarles a los vendedores así, que no sé cómo consiguen esos textos”, dice desconcertado quien se ve aplicando lo aprendido en la universidad pública en otras fronteras. “Aquí no voy a crecer”, justifica.

cita2

El pasillo de Ingeniería es punto de referencia habitual al momento de adquirir libros para tratar de vencer la sombra que combate la UCV. Pero ahora el negocio ya no es solo de libreros, sino de todo el que pueda. Un espigado joven que exige anonimato revela que “un hermano mío vive afuera y me manda libros que yo sé que andan buscando los estudiantes. Por ejemplo, este…”, comenta mientras muestra un ejemplar calcado del Diccionario de Medicina Oceano Mosby. “Lo fotocopio con buena calidad en las imágenes y lo vendo en 2.500 bs. ¿Qué es lo malo? Esto en librerías vale el triple, como mínimo”, dice sin ironías, aunque no lo parezca. Está seguro de que brindar tal servicio –o aprovecharse de la coyuntura- no es algo negativo, “aunque me miren feo”.

Puertas adentro del negocio editorial, la realidad se cuenta en divisas. Un editor de una casa de libros técnicos asegura que “con una moneda tan devaluada, no puedes vender al precio real un libro que afuera se vende, como mínimo, a 40 dólares. Por eso ya no estamos interesados en hacerlos para estudiantes, sino para especialistas, gente que investiga y que sabe que la investigación es costosa”. A cambio de resguardar su nombre, confiesa que los textos para alumnos de pregrado, llamados “libros básicos” dentro de su oficina, dejaron de producirse “porque el mercado del estudiante no tiene capacidad para comprar libros, que de por sí siempre han sido costosos. Ahora los fotocopian”.

En reportaje reciente publicado por el diario La Prensa, del estado Lara, se informaba que en el Decanato de Ingeniería de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), la biblioteca había dejado de funcionar. En la Rafael Belloso Chacín (URBE) del Zulia sigue funcionando, pero con ejemplares desactualizados. En el IUT de Caracas aún se disfruta de libros de Informática que corren con estos tiempos, pero tal respiro no lo tienen otras carreras como Procesos Químicos y Tecnologías de los Materiales. En la UCV, donde cada escuela y facultad tiene biblioteca, amén de la Central, los edificios están activos, las puertas abiertas, pero los usuarios son exiguos. Los volúmenes contenidos en sus estanterías poco sirven para consultas debido al añejamiento de su contenido.

Allende a la capital del país, la situación se agrava porque los libros ni siquiera llegan. Yara Saavedra, estudiante de Administración mención Mercadeo, en la Universidad Rafael Belloso Chacín, asegura que “hacer una investigación es casi que un reto. Hemos optado por comprar libros en digital en PDF”. Para ella, como para quienes cursan su misma carrera, la preocupación es transversal: la actualización de contenidos, estar siempre en la cresta de la ola, ahora marcada por el estudio de “la influencia de las redes sociales para vender o para promover las ventas”.

Los primeros días se clase se han convertido en momentos de crudeza y honestidad. Los profesores son los primeros que alientan esta suerte de piratería a recomendar, de entrada, acudir a la compra en digital, en páginas como MercadoLibre. “Hace poco compré por allí dos libros de 2010. Ni tan recientes, pero fue donde los conseguí. Creo que lo único que se encuentra fácilmente que esté aplicado a mi carrera son las leyes, reglamentos y todo eso. De resto, pocos textos”.

cita1

En Maracaibo hay un punto de venta referencial para estudiantes de Mercadeo. En la capital zuliana, los alumnos comentan que “la librería Europa es una de las pocas que tiene ese tipo de material, pero por tiempo limitado y no quiero ni hablar de precios. Mientras en MercadoLibre uno digital puede valer 50 bolos, allá lo consigues por no menos de 1.500, y en ediciones viejísimas”, puntualiza Saavedra, quien explica una nueva tendencia: recurrir a fuentes de conocimiento más allá del papel o del PDF. “Utilizo como herramienta de aprendizaje las conferencias, cuyas entradas oscilan entre los 1.000 y 3.000 bolívares”, dependiendo del especialista invitado.

Por los pasillos de la URBE, como en la UCV y otras casas de educación superior nacionales, agradecen que algunos profesores sean flexibles, y reclaman que otros solo exigen investigar con informaciones generadas de 2006 en adelante. ¿De dónde las sacan? Claro que el sueño es trabajar sobre contenidos, al menos, de 2014. Pero de los sueños a las entregas de los trabajos, hay un trecho. Y, en ocasiones, una pesadilla: la cantidad de proyectos y realidades “no aplicables” a Venezuela con respecto a mercados internacionales se abulta. Mientras, los estudiantes investigan realidades ajenas, enfrentados a su propia brecha global.