<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

The time has come

Creo que esperé a que la inteligencia artificial estuviese así de pulida como está en este momento para emprender proyectos en el zigzag ascendente y rompe caminos del periodismo digital. La historia de la “IA” podría contarse —hasta ahora— como el descubrimiento y perfeccionamiento continuo de técnicas de búsquedas “más inteligentes”. Todo se reduce a poder encontrar el mejor resultado. Es una selección en donde lo más apto sobrevive, o en este caso sobresale, encabeza, destaca ¿Suena familiar? El que puntea gana, ¿y cómo se gana en este juego excluyente, complejo y matemático?

The time has come

Resulta que, como en la propia naturaleza, se vence con las fortalezas reforzadas, con rasgos distintivos y heredables y con condiciones de progresar y replicarse. El contenido informativo es un concepto fascinante que para ser óptimo y exitoso necesita ser impecable en su fondo y estar blindado con las comprobadas técnicas que faciliten o propicien su difusión e ímpetu de ser compartido.

Si de algo estoy segura es que en revista Clímax tenemos nueve años preparándonos para principiar el resultado de una inteligencia digital aplicada a nuestra pasión, a nuestra razón de ser. Los mares de la información se hacen ahora navegables de forma segura. Nuestras letras se unen y danzan en mareas con un destino seguro. Nuestra audiencia deseosa de estímulos cautivadores, historias inéditas e informaciones que despierten el intrépido apetito de quienes nos leen y nos sienten.

En vísperas de nuestra nueva apuesta en los medios de comunicación digitales, decimos en voz alta un sentimiento compartido por varios millones: Venezuela sí tiene quien te sueñe.