Tibisay Lucena, la voz contra el voto

Su impulso a la constituyente hizo que el Departamento del Tesoro estadounidense la incorporase a su "lista negra". Rectora principal del Consejo Nacional Electoral tiene más de 10 años en el cargo, y aún le faltan cuatro para soltarlo. Tibisay Lucena, la mujer de ademanes controlados, siembra el escollo electoral. Rechazó el Referendo Revocatorio y no obsta a la Asamblea Nacional Constituyente, al contrario, la aplaude

Ella dice en el programa del periodista, activista y excanciller José Vicente Rangel que “es tiempo de política y hay que reiterar hasta el hartazgo el llamado al diálogo”, pero el Consejo Nacional Electoral (CNE), del cual es cabeza, organiza una constituyente para convertir a Venezuela en estado comunal y cambiar la constitución vigente y lo hace ¡sin convocar previamente a las elecciones reglamentarias para decir si se quiere tal atropello o no! ¿No es eso una forma artera de violencia?
Quienes la conocen desde los tiempos universitarios aseguran que la autora de la tesis que versó sobre los sistemas electorales más confiables, los elaborados con metodología científica, siempre le dio gran importancia a la saludable distancia que debe haber entre los que organizan votaciones, consultas populares, referendos, sufragios o plebiscitos, y los competidores que participan. Sin embargo portó en señal de ¿adhesión? ¿Sintonía? ¿Militancia? una banda en el antebrazo con el tricolor, como todos los partidarios y funcionarios que se mantuvieron en primera fila en el sepelio de Chávez. “Un honor llevar el brazalete bolivariano, robinsoniano y zamorano, que surgió como toda la inspiración del MBR 200”, dijeron todos los que portaban el símbolo patrio como insignia propia, como distintivo de su cofradía —Movimiento Bolivariano 200.
cita-TL-7
Tiene voz mesurada, no sonríe ni hace esa mueca o rictus ladeado con la boca como su fraterno Jorge Rodríguez; se transa en el rol de sensata, pero rechazó la propuesta democrática del Referendo Revocatorio, le dio vueltas ella y el comité de damas colegiado en la institución de las 19 elecciones y dejó el asunto así, con argumentos de tiempos, la rémora propia como propicia ayuda. “Su acción directa resultó decisiva para despojar al pueblo venezolano del derecho constitucional a un referéndum revocatorio en 2016”, dijo el abogado Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Desde el CNE, desplegó una estrategia arbitraria, aplazando indefinidamente la recolección de firmas, forzando los calendarios, imponiendo recuentos inéditos, rediseños distritales y regionales a conveniencia, para impedir así definitivamente la convocatoria del referéndum y la expresión de la voluntad popular”, continuó.
Foto-TL-3
La contradicción es una cualidad inherente a la condición humana; lo habitual es desdecirse, cambiar, rectificar. Pero a veces asombra la manera en que, simultáneamente, asumen algunos la incompatibilidad entre lo que dicen y hacen. Tibisay Lucena no parece ver discordancia entre jurar que unos grupúsculos saboteadores amenazan con torpedear las elecciones del 30 de julio y que firmemente serán repelidos y no mencionar en ninguna declaración, por ejemplo, la muerte de los más de cien jóvenes caídos por protestar —es un derecho democrático— o la irrupción el 5 de julio de 2017 de los paramilitares en la Asamblea Nacional (AN), cuyos integrantes fueron escogidos por el pueblo en absoluta mayoría.
cita-TL-6
“Cuando se postula como miembro del CNE viene avalada por una imagen blindada que le otorga su perfil de técnico que sabe lo suyo, de experta que no confunde las cosas y las contamina”, la describe un observador desde la primera fila, “era de izquierda pero no militante de ningún partido, es en el camino que se va identificando con el proyecto revolucionario, diría que el punto de quiebre es cuando el CNE, ella aun no es la rectora, hace alianzas con la empresa Smarmatic; con Jorge Rodríguez entra en el juego, del que no saldrá ni a tomar respiro”. “No, no es así”, refuta otro que le ha seguido los pasos y prefiere no desvelar su identidad por temor a persecuciones. “No dudo de sus credenciales: de ella sabemos que es una mujer muy preparada; y también que es chavista desde el primer día del chavismo y que llegó a donde llegó de la mano de Ameliach y haciendo migas con Jorge Rodríguez”.
Nacida en Barquisimeto el 26 de abril de 1958, muchos más son los saltos de eje de su vida. “Era una hippie, vestía con descuido y sus postulados existenciales eran comeflores. Por cierto, que jamás se maquillaba, ahora sí, está persuadida del rol que protagoniza y no sale ante las cámaras sin que el apoyo de quien trabaja para ella en asesoría de imagen, ella cree, con razón, en la importancia de la credibilidad y de lo conveniente de convertir la apariencia en adecuado mensaje”. Su decir bien modulado y sin altibajos, sin exasperaciones, sin la compañía de los ademanes de sus cofrades —recordar el gesto de Hugo Chávez, el puño izquierdo encajando de un sopetón en el cuenco de la derecha— Tibisay Lucena, cuando habla, habla con aplomo, sin giros inesperados en el tono. Su voz estudiada está expresamente contenida. Y es que la voz cantante del CNE, vaya asombro, es realmente una cantora “y tiene una melodiosa afinación, de verdad canta hermoso…”, aquí coinciden quienes la oyeron animarse en reuniones fraternales, cuando las diferencias no eran abismales ni dramática la ruptura.
cita-TL-5
Mujer que ama las artes, pudo haberse dedicado a la música, su pasión, agregan. Intérprete del violoncello, hizo una sorpresiva aparición el domingo 8 de febrero de 2015 en el Teresa Carreño, para tocar con la Sinfónica Simón Bolívar, dirigida por Gustavo Dudamel, en el concierto por el cuadragésimo aniversario del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. “En su iPhone solo tenían cabida, quizá siga siendo así, los clásicos y autores celebérrimos, Mozart, Beethoven y compositores patrios como Antonio Lauro”, añade quien la cuenta. Que no otra cosa llegaría hasta su cultivado tímpano, por supuesto, descartados los reclamos del país. “No se perdía un concierto, supongo que ahora, que cambió tanto, que vive tan distinto, los verá por el cable”, deduce el informante. “No se expone, no la ves en ningún palco de un teatro, vive encapsulada y se traslada en una camioneta de vidrios ahumados y con chofer a la que flanquean dos o tres camionetas más, una va adelante, una o dos atrás, y motorizados a los lados, una comitiva”.
No sería una ambición suya dirigir el Sistema de Orquestas, ni ser la sucesora de José Antonio Abreu, pero sí le gustó llevar las riendas, mandar, y su foco está, sin duda, en colaborar con la permanencia en el poder de la llamada revolución. “Igual que todos que siguen junto a Maduro, todos, por cierto, caciques de distintas facciones, los Rodríguez, Cabello, El Aisami o Jaua, en realidad quieren, más que al presidente, a la boya que representa paradójicamente en medio del naufragio, les interesa sobrevivir, postergar lo más posible la entrega de la silla. Es la apuesta de los que se han comprometido medularmente con este gobierno desprestigiado, de actuar ilegítimo, forajido”.
cita-TL-4
En diciembre de 1999, durante el régimen de transición del Poder Público, promovido por su predecesor, Jorge Rodríguez, actual alcalde de Caracas e integrante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fue designada por la Asamblea Nacional Constituyente como rectora suplente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. Presidente del organismo electoral desde el 30 de abril de 2006, el 26 de diciembre de 2014, fue reelecta como Rectora Principal por designación del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Se supone que estará hasta el 2021. ¿Que cómo ha sido su desempeño? Durante su gestión ha sido favorecido el chavismo, coinciden los analistas: recordar por ejemplo la reorganización de los circuitos electorales que le dieron ventaja al PSUV en las elecciones parlamentarias, o el acomodo del cronograma electoral, siempre el CNE remolón —“los cómplices necesarios”— cuando perder es lo previsto. Los Runrunes del 28 de diciembre de 2014 ofrecen la respuesta cuando comentan que es obvio y reiterado el sesgo. “Lucena también ha tolerado la apropiación y el uso ilegal de bienes y recursos públicos por el PSUV en campañas electorales” —peculado de uso. Y añade el recuento: “Se rehusó a imponer sanciones al expresidente Hugo Chávez, quien usó las cadenas de manera deliberada y excesiva para difundir mensajes electorales y hacer campaña a través del sistema de medios públicos; ha sido complaciente con el Gobierno y participado en actos en los que se difundieron mensajes político partidistas y, cero cuidar las apariencias,durante las exequias del presidente Chávez, se mostró públicamente portando el brazalete de la militancia chavista”.
Foto-TL-1
cita-TL-3
Señora de nado sincronizado, pues, se mueve en aguas turbulentas, salvo cuando se trata de las mansas y tranquilas de la pizpireta piscina de su nueva casa por estrenar. Dicen que, aunque ha invertido muchísimo dinero en remodelar la casona que por diez años fue de Maruja Beracasa, ha dejado intacta la seductora alberca, así como el primoroso jardín que la orilla; todo lo demás, paredes y estructuras, columnas y pisos, han sido trocados o demolidos. El entusiasmo por no dejar piedra sobre piedra podría ser alegoría a la identidad —Cabrujas decía que la demolición era nuestro más característico rasgo arquitectónico— o más bien la forma de conducirse de sus pares que, con hoz, coz y martillo, arremeten contra la democracia.
Lo cierto es que los vecinos de la Alta Florida son asombrados testigos de la refacción de Lomaalta. Ahora su nueva dueña, Tibisay Lucena Ramírez —no se sabe si consiguió una rebaja o pagó lo que ofertaban los anuncios virtuales tasados en miles de dólares— la adecúa a su gusto, picota en mano, como antes lo hizo con la quinta Santa Marta de la urbanización Ávila, cerquita del colegio Humboldt, esa institución educativa tan codiciada por los personeros del gobierno para sus hijos. La sentencia de que ser rico es malo parece un incómodo cangrejo colgado de alguno de los cables pelados de la ruinosa revolución. O de la larga remodelación.
cita-TL-2
Acaso para la socióloga graduada de la Universidad Central de Venezuela (UCV), que haría currículo transitando en el Instituto de Estudios Superiores IESA, y cursara estudios en el imperio, donde se prepararía en el tópico de la participación ciudadana y la rutina democrática de las elecciones, amable de trato y fuerte de carácter —“ella manda”, acotará un empleado del CNE— la mudanza y el profundo remozamiento de su nuevo nido obedezca a un deseo de cambio. Sin duda, los querrá en su delicada salud. Coincidiendo con su reverenciado Hugo Chávez en el diagnóstico y en la tozudez, tampoco quiso desvincularse del cargo, “con todo y lo complejo que sin duda tiene que ser”, cuando se le fue revelado el cáncer, y optó por asumir el riesgo de permanecer al pie del cañón, o sea, a cargo del CNE.
Gracias a los aviones de Petróleos de Venezuela (PDVSA), que le dan solidarias colitas hasta el reputado hospital libanés de Brasil, se ha hecho un tratamiento sin duda exitoso. Luego de una primera intervención en la Clínica Metropolitana de Caurimare, descartó con inteligencia a Cuba como destino de sanación, acaso tras ver los dramáticos resultados que aquellas fallidas curas produjeron en el caudillo de los rojos. Como él, se dijo que la enfermedad habría afectado su zona pélvica. No, no tuvo hijos. Ha criado a su querido sobrino tras el fallecimiento de su hermana, por padecimiento similar al que tiene, y ella batalla duro, gana.
“No creo que ella sea muy feliz, no debe serlo viviendo esa vida de aislamiento, solitaria, que lleva junto a guardaespaldas que la acompañan hasta para cepillarse los dientes, temiendo un escrache, que por cierto, no pocos le han hecho frente a su casa tras cada elección, o como aquél cacerolazo histórico del que fue objeto en La Puerta –Trujillo-; sí, debe ser incómodo y acaso ese miedo la encierre más, aunque no tanto como para no haber escuchado las palabras que le dedicó Luis Almagro”. El secretario general de la OEA le dijo: “En los últimos meses, el régimen en Venezuela ha terminado de sepultar la democracia, la separación de poderes, la justicia, las garantías civiles, los derechos políticos, económicos, sociales y todos los principios que hacen a un gobierno legítimo, y Tibisay Lucena ha sido instrumento indispensable en tal derrumbe institucional, al aceptar la convocatoria a una Asamblea Constituyente ilegítima, inconstitucional y fraudulenta”.
Tan indispensable ha sido que la el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) anunció la incorporación de 13 altos funcionarios venezolanos en su lista negra. Allí se incluye el nombre de Lucena por ser un peligro para la democracia en Venezuela. Su añadidura en el listado implica que todos sus vienes en el país norteamericano serán congelados y que los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con ella.
cita-TL-1
Además de los cien muertos en las marchas y de todos los tormentos patrios que, según el diputado José Guerra, tienen que ver con su tozudez, “el haber secuestrado el Revocatorio”, no parece, según Almagro, que tenga pizca de congoja por lo que será: la ejecutora del fin de la democracia en su Venezuela. Lucena ha dicho: “El modelo de elección territorial y sectorial como forma de sufragar para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del 30 de julio, profundiza la democracia participativa y protagónica”.
Foto-TL-2
Y deja claro que “no es propuesta para resolver problemas económicos, es propuesta política para vernos las caras, en el CNE nos afecta el país, la violencia no nos es ajena, queremos civismo y paz”. Carlos Ocariz, el alcalde del municipio Sucre de Caracas, se suma a los que la indician. “El Consejo Nacional Electoral es el culpable de la crisis del país”, dijo en Globovisión en Primera Plana, y aseguró que “es un descaro que acceda tan rápido a las solicitudes de la Asamblea Nacional Constituyente, y en cambio no haber hecho el referendo revocatorio en el año 2016”.
Ocariz cierra como es: “El mecanismo que fue activado por la oposición para la consulta de este domingo 16 de julio está totalmente regido por la Constitución, es la mejor manera de demostrar el descontento con una protesta popular pacífica, democrática, inédita, la más trascendente”. Forma de desobediencia civil, el país no quiere guerra, en efecto, y por para frenar las tantas tumbas, propone estas urnas.


]]>