Venezuela, su pasado en 243 páginas

El nuevo libro de Elías Pino Iturrieta, Inés Quintero y Manuel Donís Ríos, Historia Mínima de Venezuela, se pasea por más de cinco siglos de historia y se aleja de la historiografía canónica y tradicional que exalta a los héroes y estudia el pasado de acuerdo a las administraciones presidenciales. Un acercamiento crítico indispensable para entender el presente

“Los libros de historia son textos de autoayuda en Venezuela”, así le respondió la historiadora Inés Quintero a un periodista de El País en España; y más allá de lo jocoso en su respuesta, no se equivoca. Ante la coyuntura actual, los venezolanos revisan el pasado para comprender su presente. La reedición de la Historia Mínima de Venezuela coordinada por el historiador Elías Pino Iturrieta busca ser una guía para aquellos que se conectan por primera vez con su historia, un resumen hecho desde la crítica y la profesión de historiar.

Publicada bajo el sello de la Editorial Dahbar, la nueva edición de Historia Mínima de Venezuela innova con una estructura que rompe con el enfoque tradicional de la historiografía venezolana y, además, actualiza los contenidos de la versión publicada por Lagoven en 1992, también coordinada por Pino Iturrieta y con el apoyo de Rafael Strauss, Arístides Medina Rubio, Manuel Rodríguez Campos y Ramón J. Velásquez, entre otros, que escribieron desde el período prehispánico hasta las últimas décadas del siglo XX.

Crítico y pertinente

Aunque en esta nueva edición no colaboran los autores mencionados, cuenta con un minucioso trabajo realizado por los historiadores Manuel Donís Ríos e Inés Quintero, quienes no solo trazan el devenir histórico de la nación, sino que contrastan las visiones y los desafíos del pretérito a la luz del presente y de los nuevos aportes historiográficos. “No solamente describe, sino que también es crítico”, aseguró Quintero durante la presentación que se llevó a cabo el jueves 5 de septiembre en los galpones de la librería Kalathos.

Reeditar la obra supuso un esfuerzo monumental en un país donde las casas editoriales han dejado de imprimir y la prensa independiente sólo circula por Internet, pero el mercado de libros digitales no ha calado en Venezuela. Por eso, el Colegio de México y la editorial Turner cedieron los derechos y la Editorial Dahbar pudo publicar la obra. Su editor, Sergio Dahbar, acompañó a los autores en la presentación y destacó el valor que tiene el texto en medio de la situación venezolana y su receptividad en otros países de habla hispana.

LIBROEliasPinoIturrieta-foto1

La demanda de nuevos enfoques

Estructurado en cuatro partes que se distancian notablemente con la tradicional periodización de la historiografía venezolana, el texto recopila, sintetiza y actualiza los últimos estudios históricos en la Venezuela del siglo XXI. Las dos primeras partes tituladas “Un acercamiento a la Venezuela prehispánica” y “Venezuela colonial” fueron escritas por Manuel Donís Ríos, historiador de notable trayectoria publicada, numerario de la Academia Nacional de la Historia y profesor titular de la Universidad Católica Andrés Bello.

La tercera y cuarta parte fueron elaboradas por Elías Pino Iturrieta e Inés Quintero, ambos historiadores y también numerarios de la Academia Nacional de la Historia. “El siglo XIX, o los ‘tumbos’ del republicanismo” se llama el capítulo escrito por Pino Iturrieta donde desmonta la desvalorización del siglo decimonónico que subestima los años posteriores a 1830. Quintero llamó a su parte “El siglo XX: conquista, construcción y defensa de la democracia”, pues en esa etapa el proyecto país se centra en consolidar ese modelo político.

Ante la demanda por revisar el pasado para entender el presente, el libro reeditado constituye una aproximación sucinta y crítica desde el ejercicio profesional de la historia, hecha por historiadores de reconocida trayectoria. Un epílogo escrito a tres manos y una recomendación bibliográfica de 8 páginas, que actualiza y recoge las obras fundamentales para entender el pasado, cierran la reedición de la Historia Mínima de Venezuela impresa en Caracas durante el mes de junio de 2019, de acuerdo a la frase que reza en el colofón.