¿Quiénes son, cuántos son y cuál es el verdadero poder en el CNE?

La distribución de cargos es mucho más desigual que el 3 x 2 anunciado. ¿A quién responde cada rector? ¿Cuál es el rol asignado? ¿Qué está en juego en la Junta Nacional Electoral?

¿Quiénes son, cuántos son y cuál es el verdadero poder en el CNE?

¿3 a 2? ¿10 a 5? ¿11 a 4? La actual composición del Consejo Nacional Electoral (CNE) es mucho más complicada de lo que parece. La razón es que dentro del ente comicial existen tres órganos subalternos, de los que también forman parte los rectores suplentes, y cuyo rol es a veces más determinante que el de los principales.

El CNE está compuesto por 5 directivos principales y cada uno tiene 3 suplentes, por lo que el número total de rectores es de 15. En la reciente designación realizada por la Asamblea Nacional del 6D, tres directivos principales están relacionados con el régimen y dos con la oposición, pero la diferencia es mucho mayor cuando se incluye a los suplentes.

Veamos los perfiles de los rectores seleccionados:

Pedro Enrique Calzadilla Pérez: Principal (Presidente del CNE). Oficialista. Profesor de historia que desde 2011 ha ocupado importantes cargos en el gobierno chavista. Estuvo frente al Ministerio de Cultura desde ese año hasta 2013, luego Nicolás Maduro lo designó ministro de Educación Universitaria, cargo que ocupó por casi un año. Nunca ha dejado de estar vinculado al oficialismo.

Gustavo Adolfo Vizcaíno Gil: Primer suplente. Oficialista. Fue mano derecha de Maduro en la Cancillería, era una especie de asistente personal del ministro. Con la llegada de Maduro a la Presidencia fue designado en 2014 secretario permanente del Consejo de Ministros. En 2016 fue nombrado subcontralor de la república y más tarde director del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME). Hombre de confianza del jefe del régimen y una especie de línea directa entre el SAIME y el CNE, que es clave antes y durante los comicios.

Saúl De Jesús Bernal Peña: Segundo suplente. Otro rector del oficialismo. Economista, fue contralor interno encargado del Ministerio del Ambiente por dos semanas durante la gestión de Ana Elisa Osorio; luego fue coordinador de la Comisión de Reestructuración y Reorganización Administrativa y Funcional del Ministerio del Interior y Justicia en 2003 en la gestión de Lucas Rincón. Tiene más de 5 años como director de Financiamiento del CNE, trabajó de la mano con Tibisay Lucena.

Tania D’ Amelio Cardiet: Principal. Oficialista. Abogada. Fue diputada durante 10 años del PSUV. En 2004 fue incorporada por el presidente Hugo Chávez al comando de campaña del “No” por el referendo revocatorio. Desde 2009 es rectora del Consejo Nacional Electoral.

Leonel Enrique Parica Hernández: Primer suplente. Oficialista. Cercano al gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez. Fue presidente de la Fundación Bolivariana de Informática y Telemática (2014), adscrito al Ministerio de Educación, durante la gestión de Rodríguez, luego fue directivo de Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (Fede) adscrito al mismo Ministerio. Viene de ocupar la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Gobernación de Miranda.

Rafael Simón Chacón Guzmán: Segundo suplente. Oficialista. Fue designado viceministro del Trabajo en 2007. En 2016 ocupó la Presidencia de Fede. Fue miembro de la Junta Administradora del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (Ipasme) durante 2018. Fue electo diputado suplente por lista (PSUV) de Petra Aray en las “elecciones” de 2020.

Alexis José Corredor Pérez: Principal. Oficialista. Hombre de confianza de Nicolás Maduro; militaron juntos en la Liga Socialista. Es profesor de historia y geografía, egresado del Instituto Universitario Pedagógico de Caracas. En el 2017 fue electo como diputado de la denominada Asamblea Nacional Constituyente. En 2020 integró el Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional para elegir a los rectores del CNE, proceso que fue interrumpido porque la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declaró la omisión legislativa de la Asamblea Nacional y designó a los rectores del órgano electoral. Es considerado la línea directa con Miraflores.

Carlos Enrique Quintero Cuevas: Primer suplente. Oficialista. Militar del Ejército. Es un ingeniero en Sistemas, fue suplente de la rectora Sandra Oblitas por ocho años, pero además ocupó cargos de gran responsabilidad dentro del ente comicial como director del Registro Electoral, director de Informática y miembro de la Junta Nacional Electoral. Es persona de alta confianza de Jorge Rodríguez. El oficialismo ha decidido dejarlo en la sombra, como rector suplente, pero su papel es más que trascendente en la Junta Electoral.

Francisco José Garcés Da Silva: Segundo suplente. Ingeniero civil. Es cercano a Diosdado Cabello. Fue director de Funvisis mientras Cabello era el Ministro de Obras Públicas y Vivienda (Mopvi), luego fue nombrado ministro de Transporte y Comunicaciones en 2010 y también asumió la dirección de Conatel. Fue electo en 2013 alcalde del municipio Guaicaipuro del estado Miranda.

Enrique Octavio Márquez Pérez: Principal. Opositor. Ingeniero electricista zuliano. Militante del partido Un Nuevo Tiempo. Ex diputado de la Asamblea Nacional. Presidió el Parlamento en el período 2016-2017. Antes de ser seleccionado como directivo del CNE, mantenía diferencias con la dirección de su partido, ya que mostró interés en forma pública de aspirar a la Gobernación del estado Zulia en los venideros comicios, marcando distancia de la posición de la tolda azul y de su líder Manuel Rosales, proclives a esperar una posición de consenso en el seno opositor.

Griselda Vaniti Colina Hibirma: Primera suplente. Opositora. No es militante partidista sino experta en materia electoral, tras desempeñarse como coordinadora técnica del Centro Carter y directora del observatorio global de Comunicación y Democracia.

Francisco José Martínez García: Segundo suplente. Opositor. Empresario; se desempeñó como presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) desde 2015 hasta 2017.

Roberto Antonio Picón Herrera: Principal. Opositor, Ingeniero en sistemas Fue asesor electoral y miembro del Grupo Técnico de Apoyo Electoral (GTAE) de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Durante el 2005 y 2010 fue director de la organización no gubernamental Ojo Electoral que se dedicaba a evaluar la transparencia de los procesos electorales en el país. Tiene una larga trayectoria como representante de la oposición en el ente comicial y mantuvo especial cercanía con Henrique Capriles Radonski, pues fue el coordinador nacional de análisis y seguimiento de su comando de campaña en 2012.

CNE

Roberto Picón, ¿logrará hacer el contrapeso necesario en la Junta Electoral?

Conrado Ramón Pérez Briceño: Primer Suplente. Representante de la llamada “Mesita” que integran partidos minoritarios que acordaron con el régimen su participación en el proceso electoral del 6D y que la mayoría opositora rechazó. Electo diputado a la AN por lista en dichos comicios por Primero Venezuela, la organización política que surgió luego de que un grupo de parlamentarios, liderados por Luis Parra, fueron expulsados de Primero Justicia. Pérez Briceño es padre de Conrado Pérez Linares, quien fue señalado por dirigentes de la oposición como integrante del grupo de “los alacranes”, que según investigación periodística, presuntamente intentaron desde el Parlamento hacer gestiones para exculpar a empresarios relacionados con el régimen.

León Antonio Arismendi. Segundo suplente. Opositor. Especialista en derecho laboral. El abogado León Arismendi es profesor de la catedra Derecho del Trabajo en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Director del Instituto Nacional de Altos Estudios Sindicales (Inaesin).

Si se ubica a Conrado Pérez Briceño del lado opositor la distribución es 10 a 5, si se le pone del lado del régimen, se tendrían 11 rectores del oficialismo y 4 de la oposición.

Duelo de expertos en la Junta Electoral

Los órganos subordinados del Consejo Nacional Electoral son los que llevan en la práctica el control de todos los procesos comiciales en sus diferentes fases. Están conformados por tres miembros, y sus decisiones son tomadas con el voto afirmativo de por lo menos dos de ellos.

Estos órganos son: la Junta Nacional Electoral: presidida por Tania D’Amelio e integrada también por Roberto Picón y Carlos Quintero; la Comisión de Registro Civil y Electoral: que está presidida por Alexis Corredor e integran Tania D’Amelio y Conrado Pérez Briceño y la Comisión de Participación Política y financiamiento con Enrique Márquez a la cabeza y acompañado de Pedro Calzadilla y Leonel Parica.

Como se observa, en ninguno de los órganos subordinados la oposición tiene mayoría, por tanto estará siempre a expensas de que el oficialismo lo acompañe en sus puntos de vista.

La Junta Nacional Electoral es el órgano que tiene mayor peso. Su labor es planificar y ejecutar todos los actos relativos a la elección de los cargos de representación popular de los poderes públicos, referendos y otras consultas de su competencia, proponer las circunscripciones electorales, establecer el número y ubicación de los centros de votación y de mesas electorales, fijar la fecha de la instalación de las juntas y las mesas electorales, elaborar la lista de elegibles a cumplir con el servicio electoral, y totalizar, adjudicar y proclamar a los candidatos que resulten elegidos, entre otras.

Dos figuras destacan en la integración de esta Junta y los dos son ingenieros en sistemas: el teniente coronel del Ejército Carlos Quintero y el civil Roberto Picón. Un debate entre dos expertos, que quizás sean quienes más conocen de sistemas electorales en el país.

La hermana del militar, Idania Quintero, fue alcaldesa del municipio Cardenal Quintero del estado Mérida por el PSUV. Él es una figura de poca proyección pública, pero su desempeño como jefe de Informática y miembro de la Junta es bien conocido en el órgano comicial y del lado opositor.

El mayor general Hugo Carvajal, quien ocupó el cargo de director de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), remitió el 21 de mayo de 2019 una carta desde Madrid al Parlamento Nacional, ente que debatía un acuerdo en rechazo al “fraude electoral del 20 de mayo de 2018”.

En la misiva, el general –hoy en fuga de la justicia de los Estados Unidos- explica que el teniente coronel Carlos Quintero trabajó en la DGCIM desde 2002 y hasta 2004, ocupando el cargo de jefe de Informática de la Dirección de Comunicaciones de esa entidad militar, año en el que fue enviado en comisión de servicios al CNE para ocupar el cargo de director de Informática durante la gestión de Jorge Rodríguez.

Dijo el “Pollo” Carvajal que con su incorporación a la Junta Electoral, Quintero tuvo acceso a todos los actos relativos al desarrollo de los procesos electorales y de referendos. Añadió que entre 2004 y 2012 el militar era la primera persona en conocer los resultados preliminares de cada elección “yo era la segunda y el presidente Chávez la tercera”.

Señaló que en 2017 se produjo “el mega fraude electoral” de la llamada Asamblea Nacional Constituyente, y que “usaron nuevamente su nuevo artefacto favorito, las elecciones fraudulentas de 2018, ordenadas por Nicolás Maduro y ejecutadas por Carlos Quintero”.

Asegura que el propio Quintero dijo en 2017: “Me basta una llamada de Cilia o de Diosdado para alterar los resultados a nuestra conveniencia”.

Con motivo de la selección de los nuevos rectores del CNE, José Enrique Delgado Rangel, de la organización Súmate, presentó por escrito ante el Comité de Postulaciones Electorales una objeción en contra de Quintero. En la carta señaló: “En el origen y desempeño de su cargo como Rector suplente, el ciudadano Carlos Quintero ha sido responsable de la comisión de una serie de irregularidades, ilegalidades y omisiones”.

Según Rangel, ha sido decisiva la intervención de Carlos Quintero “para la incorporación de la estructura Municipal y Regional del Frente Francisco de Miranda, cuyos integrantes con el transcurrir de los años han ido desplazando a los funcionarios de carrera, con cargos y experiencia electoral”, así como para la manipulación de los cálculos poblacionales, conformación de circunscripciones y distribución de escaños, entre otras supuesta irregularidades detalladas en una carta de seis páginas.

Del otro lado, Picón, primero en su labor en Ojo Electoral y luego al servicio de las coaliciones opositoras, ha tenido el rol de investigar y denunciar las supuestas irregularidades en los distintos proceso electorales.

Ahora estos dos ingenieros se encuentran cara a cara en la Junta Nacional Electoral.