<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Comienza el histórico juicio por corrupción contra Nicolas Sarkozy

El caso 'de las escuchas' tiene su origen en otro caso que amenaza a Nicolas Sarkozy: las sospechas de que recibió financiación del régimen libio de Muamar Gadafi durante la campaña presidencial de 2007 que le llevó al Elíseo.

Comienza el histórico juicio por corrupción contra Nicolas Sarkozy

El expresidente francés Nicolas Sarkozy hará historia este lugar al ser juzgado en Paría por corrupción y tráfico de influencias en el llamado caso de las escuchas, convirtiéndose así en el primer exjefe de estado en ser juzgado por ese motivo en sesenta años.

La fiscalía alega que Sarkozy y su abogado, Thierry Herzog, intentaron sobornar a un magistrado de alto rango, Gilbert Azibert, para que entregara información secreta de una investigación independiente contra el exlíder francés. A cambio, Sarkozy está acusado de ofrecer a Azibert un puesto muy codiciado en el Consejo de Estado de Mónaco.

El caso ‘de las escuchas’ tiene su origen en otro caso que amenaza a Nicolas Sarkozy: las sospechas de que recibió financiación del régimen libio de Muamar Gadafi durante la campaña presidencial de 2007 que le llevó al Elíseo. Los jueces habían decidido pinchar el teléfono del expresidente y fue así que descubrieron que tenía una línea secreta en la que utilizaba el seudónimo ‘Paul Bismuth’.

Según los investigadores, algunas de las conversaciones que tenía allí revelaron la existencia de un pacto de corrupción. Junto a su abogado, Thierry Herzog, Sarkozy habría tratado de obtener información secreta de otro sumario a través del juez Gilbert Azibert.

De ser declarado culpable, el expresidente podría ser condenado a una pena de prisión de hasta 10 años y una multa máxima de un millón de euros (1,2 millones de dólares).

Herzog y Azibert comparecerán junto a Sarkozy, acusados también de corrupción y tráfico de influencias.

El exmandatario de derecha (2007-2012), de 65 años, que niega los cargos de los que se le acusa, prometió que se mostrará «combativo» en este juicio sin precedentes desde la instauración en 1958 de la V República.

Antes de Sarkozy, otro expresidente francés, Jacques Chirac (1995-2007), su predecesor y durante años su mentor político, fue condenado a dos años de prisión en suspenso por malversación de fondos, pero su estado de salud le impidió comparecer ante el tribunal.

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.