<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Comisión teológica del Vaticano aprueba milagro de José Gregorio Hernández

La beatificación de "El Médico de los Pobres" está un paso más cerca. Después de una investigación, la Comisión Teológica del Vaticano validó el milagro que aproxima al venerable venezolano a los altares

Comisión teológica del Vaticano aprueba milagro de José Gregorio Hernández

El cardenal Baltazar Porras dio la noticia a través de su cuenta en twitter. «Nos acaba de llegar la comunicación de la Congregación de la Causa de los Santos, en la que se da un paso más en el proceso de beatificación del Venerable Dr. José Gregorio Hernández».

Según el documento, la Comisión Teológica, compuesta de siete expertos, examinó el presunto milagro de la curación de la niña Yaxury Solorzano y aprobó por unanimidad el estudio hecho sobre el mismo.

Aún falta un tercer paso para que el doctor José Gregorio Hernández llegue a los altares del mundo. La comisión de cardenales y obispos debe reunirse para examinar el proceso y dar su voto. Luego de esto solo queda que el Papa Francisco emita el decreto de beatificación.

¿Cuál es el milagro que llevará a José Gregorio al altar?

El 9 de enero de 2020 el monseñor Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe y administrador Apostólico de Barquisimeto, informó que se aprobó el tan esperado milagro, iniciándose así el camino para la beatificación.

El caso que puede llevar al venerable al altar es el de Yaxury Solórzano, una niña de 10 años de edad que sufrió una herida de bala en la cabeza en marzo de 2017 cuando hampones intentaron robarle la moto a su padres. El crimen se registró en el caserío de Mangas Coveras, en el estado Guárico (región central de Venezuela).

Solórzano tuvo que ser trasladada en bote a través del río hasta la cioudad de San Fernando, capital del vecino estado Apure. Fue internada en el hospital Pablo Acosta Ortiz, cuatro horas después de recibir el balazo.

A pesar de su estado crítico, la menor tuvo que esperar 48 horas por la intervención. Esto, porque no había neurocirujano en el centro médico. Entretanto, la niña empezaba a desangrarse y al centro médico llegó con pérdida de masa encefálica.

El neurocirujano que la atendió no ofreció un pronóstico optimista. En caso de sobrevivir la intervención, lo más probable era que quedara con secuelas graves en la motrocidad, lo lingüístico e, incluso, perdida de visión debido al daño cerebral.

La madre de Yaxury, al enterarse del pronóstico de su hija, le encomendó la vida de su hija al Dr. José Gregorio para que la salvara.

Sin embargo, cuatros días después de la operación, la niña reaccionó de manera positiva a todas las pruebas y exámenes. Casi un mes después, salió del hospital con sus facultades intactas.