Coronavirus en Venezuela: las clínicas no se dan abasto a pesar del discurso chavista

A pesar de las cifras modificadas que diariamente publica el régimen chavista, la realidad sobre el avance de las infecciones por covid-19 se refleja en la ocupación de las clínicas privadas en Caracas. Expertos y opositores coinciden en que, si no se toman medidas urgentes, el sistema colapsará

Coronavirus en Venezuela: las clínicas no se dan abasto a pesar del discurso chavista

“¿Cómo salvar vidas cuando no existen las condiciones adecuadas? Mientras en otros países avanzan en la lucha contra el coronavirus, Venezuela se queda atrás: Sin insumos Sin protección Sin condiciones adecuadas Deben salvar vidas, pero cada día es más difícil”, estas palabras, acompañadas de una ilustración de un médico, están en un tuit., pero realmente es un grito de la ONG Provea, ante el desborde de infección que vive el país y las deplorables condiciones presentes.

Paradójicamente, el 10 de marzo se celebró el Día del Médico en Venezuela, pero las noticias sobre el avance del coronavirus no son motivo para prender velas y partir tortas.

Hasta el 9 de marzo y en un año, 354 trabajadores de la salud fallecieron, según datos que maneja la Federación Médica Venezolana (FVM), una organización que defiende los derechos de los galenos. Sin embargo, el chavismo se niega a enfrentar esta realidad.

Según Freddy Ñáñez, ministro de Comunicación de Nicolás Maduro, este el 14 de marzo, se registraron apenas 593  nuevos contagios en el territorio nacional y 8 fallecimientos. Con estos número, el total de casos en el país es de 145.379 y el de fallecidos, 1430. Cifras sorprendentemente bajas, comparadas por las mostradas por los vecinos, Brasil (11.363.380 infectados,  275.105 fallecimientos) y Colombia (2.299.082 infecciones y 61.046 fallecimientos), por solo mencionar a dos países.

 

El infectólogo Julio Castro, a finales de febrero, en su cuenta de Instagram ofreció un Live, que siguió El Estímulo, en el que indicó que estábamos en “la segunda ola de contagios”, y que existían irregularidades en los números oficiales.

“Basados en esto, nos damos cuenta que estamos en plena segunda ola de contagios. Las clínicas tienen un porcentaje importante de pacientes y otra buena cantidad de personas en terapia intensiva. El número de fallecidos está igual que en agosto de 2020 pero los casos no. Esto puede deberse a dos cosas: a pocas pruebas realizadas de PCR o a que la gente se siente cómoda con la enfermedad y se trata en su casa. Es decir, no van a centros asistenciales”, explicó.

Recalcó que “este es el momento con más transmisión en el país, estamos en medio de la segunda ola epidémica”. Y agregó: “No es buena idea empezar el lunes (1 de marzo) que viene las clases”.

Clínicas al borde

Mauro Zambrano, dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, aseveró este 13 de marzo que los centros de salud de la capital excedieron su capacidad para atender a pacientes infectados con covid-19.

“Desde los hospitales de Caracas nos reportan el incremento de pacientes con covid-19, hay muy poca disponibilidad de camas de terapia intensiva y de hospitalización. Los pacientes visitan varios centros de salud para ser atendidos y no hay capacidad”, dijo en su cuenta de Twitter.

En Monitor de Salud, una cuenta que agrupa a trabajadores médicos, se publicó un hilo de tuits en los que se aseguraba que en dos de los siete hospitales centinelas, en Caracas, se sobrepasó la capacidad para pacientes con covid-19.

En el hospital de Lídice, según esta cuenta, se destinaron 14 camas para atender a los contagiados y actualmente ya hay 19 personas hospitalizadas, mientras que en el hospital Pérez Carreño se habían dispuesto 36 camas, pero habían recibido a 56 pacientes.

Los otros cinco hospitales centinela de Caracas son: el Clínico Universitario, el hospital Vargas, el Algodonal, el JM de los Ríos y el hospital de Coche.

Igualmente, en las redes sociales, otros usuarios denunciaron este fin de semana que el estacionamiento del Urológico San Román, es utilizado para ubicar pacientes infectados ante la falta de espacio en la propia institución.

No es una paranoia o conspiración. En una nota publicada el 10 de marzo, en el sitio web Bloomberg, se explica que el aumento de enfermos  en las clínicas se podría explicar por el permiso que dio el chavismo para que los venezolanos disfrutaran del carnaval, sin restricciones.

“Yo lo llamo ‘la cepa del carnaval’”, dijo a Bloomberg el Dr. Herman Scholtz, presidente del Centro Médico La Trinidad en el este de Caracas, que tiene 60 pacientes de Covid, su capacidad máxima, en comparación con seis menos de tres semanas atrás.

De acuerdo con el medio, un trabajador de un laboratorio privado dijo que los casos positivos casi se triplicaron en la última semana y el Dr. Félix Oletta, exministro de Salud, expresó que los casos graves ahora representan un tercio de todos los detectados, seis veces más que en noviembre.

En este contexto, el chavismo no ha ofrecido más información. Ni del proceso de vacunación, que empezó favoreciendo a los diputados de la Asamblea Nacional chavista, ni de la situación actual con la segunda ola.

De hecho, tanto Ñáñez, como Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Maduro, se han dedicado a culpar indirectamente a la cepa brasileña del aumento de casos: “La presencia de la variante P1 proveniente de Brasil representa un nuevo desafío para nuestro país por tener una capacidad infecciosa superior a lo ya conocido…”, dijo el ministro de Comunicación en su último informe.

Sin embargo, el 9 de marzo, el opositor José Manuel Olivares, que se define como “Comisionado Presidencial para Emergencia en Salud y Atención Sanitaria al Migrante”, publicó un video en Twitter, en el que señaló que “el 71% de las UCI del país están ocupadas. El COVID19 en Venezuela sigue avanzando y no es por ninguna variante, es porque Nicolás Maduro es un irresponsable”.