<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Coronavirus en Venezuela: 134.319 contagios y 1.297 muertes, según el chavismo

Los fallecidos en las últimas 24 horas son dos hombres de 41 y 44 años del estado Miranda, otro de 70 años del estado Nueva Esparta y 2 mujeres de 69 y 74 años del estado Aragua, dijo Freddy Ñáñez, ministro de Comunicación de Nicolás Maduro

Coronavirus en Venezuela: 134.319 contagios y 1.297 muertes, según el chavismo

Venezuela alcanzó este miércoles un total de 1.297 muertes por covid-19, luego de 11 meses de presencia de la pandemia por coronavirus en el país, informó el ministro de Comunicación de Nicolás Maduro, Freddy Ñáñez.

A través de Twitter, explicó que en las últimas 24 horas se sumaron cinco decesos por esta enfermedad, entre ellos tres hombres con edades comprendidas entre los 41 y 44 años, así como dos mujeres de 69 y 74 años.

También este miércoles se registraron 392 nuevas infecciones por covid-19, de las cuales 371 se produjeron por transmisión comunitaria dentro de las regiones de Venezuela, principalmente en los estados La Guaira y Miranda, ambos cercanos a Caracas, que sumaron 77 y 66 casos, respectivamente.

Los otros 21 contagios, prosiguió el ministro en la misma red social, corresponden a la lista de «importados», al tratarse de personas que ingresaron al país en vuelos internacionales, en esta ocasión procedentes de México, Turquía, República Dominicana y Panamá.

Todos estos pacientes, subrayó, ingresaron al país a través del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, que sirve a la capital del país.

De este modo, 339 días después de que se detectara la primera infección por covid-19 en Venezuela, el país contabiliza ahora 134.319 contagios, de los cuales el 94 % ya se recuperó, siempre según el balance gubernamental.

Europa se deja tentar por un "certificado de vacunación"

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno europeos reveló que crece el interés por desarrollar una suerte de pasaporte de vacunación. Y aunque se plantean dilemas éticos por la posibilidad de que se convierta en instrumento de discriminación, es algo que ya está en camino. Solo le falta fecha