<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Crecida de los ríos en Delta Amacuro podrían &quot;desatar una situación compleja&quot;

La diputada a la Asamblea Nacional y al Parlamento Amazónico, Larissa González, advirtió sobre la crecida de los afluentes fluviales del estado Delta Amacuro y las consecuencias humanitarias y epidemiológicas que podría ocasionar a los pueblos indígenas de la entidad.

Crecida de los ríos en Delta Amacuro podrían &quot;desatar una situación compleja&quot;

Según González, la situación hizo un llamado «urgente» porque, a su juicio se puede desatar una «situación epidemiológica compleja. El Delta Amacuro tiene situaciones muy graves con el dengue, el sarampión, con el zika, con tuberculosis y malaria. Producto de la situación que se pueda presentar con la creciente del río, la falta de fumigación y la falta de vacunas puede producir una crisis de salud muchísimo más grave que la que ya se presenta y que la hemos venido denunciando desde hace ya varios años”, señaló la diputada a los medios de comunicación.
Acompañada de la bancada de Acción Democrática, desde los Jardínes del Palacio Federal Legislativo, la legisladora recordó las graves consecuencias que originaron el año pasado las fuertes lluvias en Delta Amacuro y resaltó que actualmente ya hay comunidades afectadas por la crecida del río Orinoco.
“Específicamente la zona del Delta medio y Bajo Delta ya se están inundando sin que las autoridades hagan nada al respecto. El año pasado las inundaciones fueron muy graves y este año se pronostica que puedan ser peores”, agregó.
 
En ese sentido, González exhortó a las autoridades a que se evacuen las zonas de riesgo, principalmente las comunidades indígenas, el pueblo warao del Delta Amacuro. “El año pasado se perdieron un número considerable de viviendas y todavía a estos waraos no les han respondido por las viviendas, tampoco por los cultivos y los enseres ni por el ganado que se perdió”, enfatizó la portavoz de la tolda blanca.
Al mismo tiempo destacó que hay sectores que tienen hasta cinco años sin escuela: “Hay comunidades que no tienen agua potable y en su mayoría no tiene luz. Esta situación crea un ciclo de muerte que nosotros hemos venido denunciando y visibilizando”.
Por último, reiteró su contundente rechazo a las acusaciones que hizo en su contra la gobernadora de Delta Amacuro, Lizeta Hernández, en relación con el incendio del hospital Luis Razetti de Tucupita: “Estamos pidiendo una investigación imparcial y que determine las responsabilidades del caso y que no se sigan buscando culpables de terceras personas por su propia ineficiencia e incompetencia”, reiteró]]>

Jugar es algo serio

Una insólita y nostálgica exposición de juguetes antiguos en Roma nos traslada a otros tiempos, enseñándonos cómo esos pequeños objetos, con los que se divirtieron tantas generaciones de niños durante siglos, pueden convertirse en un patrimonio cultural y artístico/artesanal que no hay que descuidar

Regreso a la normalidad en Medellín: el arte de vivir con fe

En Medellín, Colombia, las autoridades se basan en las bajas cifras de contagios, para asegurar que la ciudad está lista para volver a una normalidad vigilada aún con el coronavirus presente. En palabras cristianas: regresar a los centros comerciales, iglesias y bares. Pero en la práctica, el éxito de esta normalización recae en los ciudadanos y lo visto en las primeras semanas no invita al optimismo